Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

miércoles, 29 de noviembre de 2006

Contigo.

Anoche dijiste que me tienes miedo.
Que tendría que conformarme contigo.
Que aspiras a quedarte conmigo,
o decides quedarte soltero.

Esta noche,
yo digo que no tienes que conformarte conmigo,
y mejor aspirar a soltero
que el miedo, si decido quedarme contigo.


Luna Soltera.

Aún.

Extraño quedarme dormida contigo y despertar confundida entre lo real y lo imaginario.



Luna Antingua.

sábado, 25 de noviembre de 2006

Egolandia II.

Salí del trabajo, iba tristísima.

A la orilla de la banqueta, un anciano, deteniéndose más por milagro que por el bastón, me detuvo a mí.

"El camión me dejo en el súper Universidad, pero yo le pedí que me dejara en el de Leones. Me ignoró, como no puedo hablar fuerte, no me hizo caso, pensó que no sabría cual era el súper que yo quería", compartió conmigo invadiendo inesperadamente mi ventanilla.

No dudé: "súbase, yo lo llevo", dije hallando el consuelo mas eficaz para mi vidita ensombrecida.

lunes, 20 de noviembre de 2006

Egolandia I.



Estaba sentada en una de esas banquitas que hay en las ferias.

Te miraba mientras me mirabas. Desconcertados nos fijábamos en todos los que estaban ahí.

Nos llenábamos la boca (y la carita) de algodón de azúcar cuando impertinentemente interrumpí a tus pestañas posadas en mis labios.

Y, ¿qué si nosotros hacemos lo mismo todos los días?

sábado, 11 de noviembre de 2006

Egolandia.


Pues no, la verdad es que no era tan tarde cuando mi hermana (la mejor escritora del mundo) y yo, decidimos salir a vagabundear por las nocturnas calles de Egolandia.

Ahí andábamos, de lo más reflexivas cuando, luego de recorrer toda la ciudad, llegamos, como siempre, al mismo milagro. Ahí pedí un capuccino moka, el mejor de mi vida, y me senté a escucharte las heridas.

miércoles, 8 de noviembre de 2006

martes, 7 de noviembre de 2006

Polar.


“Voy a quedarme aqui todo el tiempo que haga falta,
estoy esperando la casualidad de mi vida,
la más grande y eso que las he tenido de muchas clases,
si… podria contar mi vida uniendo casualidades.”


Ana, Amantes del Círculo Polar