Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

miércoles, 21 de marzo de 2007

Decepción.


Mi papá ya me había advertido:
"M'ija, llegará el día en que alguien querrá rescatarte,
como todo caballero en brillante armadura a su princesa,
también llegará el momento en que se decepcione
al saber que no hay nada de que salvarte,

excepto de ti misma, y entonces,
se de cuenta que es incapaz de luchar contra ti...
por ti
".


Logan: Ya no puedo hacerlo, Verónica ¿Sabes? He estado pensando, y esto no va a funcionar.
No creo que esté a la altura de la persona que quieres que sea y ya no puedo soportar sentirme como una decepción.
Verónica: Logan, yo no...
Logan: Déjame sacarlo ¿de acuerdo? La otra cosa... me dijiste que no estabas hecha para permitir que la gente te ayudara.
Verónica: Eso no es exactamente lo que dije...
Logan: Se acerca. ¿Y sabes qué? No estoy hecho para quedarme al margen.
No lo sé, creo que tenemos una elección. Podemos escoger una dura pero soportable cantidad de dolor ahora... o permanecer juntos... y tratar con un dolor insoportable después.
Logan: Así que yo voto por el dolor ahora. Pero estaré siempre aquí... si necesitas algo... pero tú nunca necesitas nada.


Luna Autosuficiente


PD. Ese día... llegó.

3 comentarios:

Marianne dijo...

Fascinante tu perspectiva de las cosas, Luna.

Saludos

Anónimo dijo...

Ayer intenté dejar mi comentario sobre esta entrada y no me dejo.
Pero la verdad es que tu papá te dijo bien, algunos prefieren rescatar a una princesa que amar a una mujer.


Enrique

Marco dijo...

Me encanta veronica mars y lo que escribes.