Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

miércoles, 25 de julio de 2007

Vlady.

Fue un 21 de Julio cuando murió Vlady.

Fue el 21 de Julio de 2005.

Yo el Sábado 21 de Julio de 2007, estaba drogada, tumbada en una cama, sintiendo que el aire me faltaba, que todo daba vueltas y que de un momento a otro, yo también iba a morir. Fue ese lamentable episodio el que me impidió venir aquí y acordarme de Vlady en voz alta. Pero hoy, que ya salí del infierno de las drogas, que mis piernas vuelven a caminar conmigo y que no hay más choques de por medio, voy a regalarme un tiempo para hablar de Vlady, mi amigo, el Pintor.
---
La revolución es una utopía, dicen los que dicen que saben, pero el mayor creyente en que era posible, después de mi padre, se llamaba Vlady, aquel conocido como "el pintor de paradojas".

He crecido creyendo fielmente que un amigo es un hermano que uno elige, y eso, convierte el amor que se genera, en una expresión sublime, en la más sublime.

Desesperadamente busqué en los medios algo de ese amigo de mi padre que gestó la más brillante manera de pensar a color y sobre piedra, desde mediados del siglo pasado hasta su muerte.

Me desgasté en la decepción de que se dejara escapar a la vista nacional una pérdida tan increíblemente lamentable como la de un pintor de ideas, de libertad y de "fríos y cálidos" decapitados por la falta de democracia, y quien formo una importante parte de mi infancia. Fueron días mas tarde cuando el mundo se acordó de Vlady, que se programaron homenajes y recintos. Pero ese día, el día que el mundo se acordó de ti, nosotros, los que te quisimos, ya habíamos llorado mucho tiempo tu partida.

Escribo estas palabras como mi tributo a la ausencia de un revolucionario, amigo, maestro, pintor y mexicano (aunque Rusia y Francia me peleen su sangre), cuya historia inicia en mi memoria, un día que lo encuentra una enfermera, intentando suicidarse en un puente de la ciudad de México.

Esa mujer al tratar de salvarle la vida, se entera de que trunca una obra magnifica en que el "suicida" pretende crear un dibujo vislumbrando el tráfico de cabeza, "nada mas lejos del suicidio que la gestación de una obra, mujer", dijo una vez que ella lo rescata de aquella posición.

Vlady, ¿sabes que nos has dejado con un profundo miedo?.

Tenia 6 años, quizá cuando parada en la cima de la escalera que daba a tu recamará vi una de tus hermosas pinturas y dije: "ese cuadro es tan cálido que podría dormirme en él", se lo dije a tu esposa, a Isabel tu enfermera "salvadora", que hoy te sobrevive en la mayor de las devastaciones.

¿Te acuerdas?

Recuerdo que viví una fiesta cuando ella lo comentó mientras comíamos galletas gigantes con cuchillo y tenedor y tu me ponías pruebas para demostrar mi destreza en los cambios de tonos, en "los fríos" y en los sueños de tus cuadros siempre abiertos.

Hoy repaso mi niñez y adolescencia entre tus cuadros -siempre estuviste en mi casa, me la pasaba contigo en la sala, en la oficina, en los pasillos-, metáforas que hoy me hacen intentar escribir el mundo. Si la palabra me define, fue porque no pude hacerlo en colores, pensé que todo lo azul, rojo y mostaza, se había dedicado a ti, a tu universo, pintor de paradojas.

Te supe Vlady, un trotskista, un amigo, y cuando mi padre me llamo y dijo: "se me murió el único amigo que jamás me falló", yo supe que no había esperanza.

Me dieron ganas de salir corriendo a tocar a cada puerta de esta ciudad y del país para darle mi mas sentido pésame a cada mexicano que no contaba ya con un patriota que pintara de cabeza el trafico de la ciudad mas gris del mundo, llenándola con ardientes trazos, mientras hablaba de igualdad y marchaba con causas en las que sólo los poetas creen.

Hoy México es un país más pobre porque nos dejaste, porque ya no contamos con tu amistad, maestro.

"Oye Vlady, ¿por que pintas a personas con sus cabezas en las manos?". ¿No te gusta?, me preguntaste. "No sería mejor que sus cabezas fueran donde deberían ir?, respondí. "Tal vez, pero lo cierto es que no, no están", concluiste.

Tiempo después mi papá me contó que habías dudado mucho sobré qué obras incluir en la exposición que tendrías en breve, me dijo como analizaste las formas y fondos de un anarquista estéril y de un revolucionario constructivo. Supe como mi visión de niña puso una piedra en tu fantástico mecanismo artístico y la evolución de tu obra, que ese día, respingó con mis paseos por tus monumentales cuadros, lienzos, maderas.

Descansa en paz pintor de paradojas y que allá, donde andes, la revolución también se haga a color, con pincel y sin permiso.

Por cierto, si puedes, desde donde estés, regálale un poco de consuelo a tu amigo, a mi padre, que te llora lo que no le pudo llorar ni al suyo, te ama, como yo, a quien a penas, en mi infancia, dibujaste la verdad en acuarela y óleo, con tus leones y dagas.

Hoy la falta de tu risa lastima como lastima la bondad que se mancilla con tiranía. Dueles..., ardes y hoy, quiero agradecerte por sembrar en mi papá algo de lo que lo ha hecho al mejor hombre, padre y mexicano que busca un fin sencillo: hacer un lugar mejor de este país y para quien las referencias de tu amistad, de tus creencias, eran una Biblia, que ya escribió el ultimo capitulo. Te extrañamos, como no imaginaste nunca que podrías ser extrañado, amigo.

Y no me quiero despedir con dolor, porque hubo tanto para volar. Como tu adorable español, fundido con tus viajes por el mundo, así como repasar el cliché que se convirtió tu currículo: "Vladimir Kibalchich Rusakov nacido en Leningrado (hoy San Petersburgo) en 1920. En 1936 sale de Rusia con su padre, viaja a Bélgica y Francia donde comprende su vocación artística, estudia en París en talleres de reconocidos artistas. Desde 1945 participa en numerosas exposiciones individuales y colectivas. En 1951 comienza a participar en bienales, es invitado a exponer e inicia su obra mural". Con murales en Nicaragua, Estados Unidos, México y Japón, tapizado de premios. Hijo de un leal intelectual ruso de primer orden, poeta y novelista: Víctor Serge".

Sabes que me podría entretener hablando de mucho más de lo que en él dice, podrían transcurrir mis letritas sin reparo, acordarme de tu biblioteca y de Nietzsche, Malraux, Élie Faure, Jacob Burckhardt, me sería fácil hablar de los murales que engrandecen la historia de mi México, como esos de la biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, o escribir de tus "violencias fraternas", escribir de tu pulida técnica veneciana, de tu mas reciente fascinación: El Tatic (obispo de Chiapas Samuel Ruiz) y del miedo que dieron tus obras que fueron recluidas, porque aún a finales del siglo pasado tu aterrabas con tu arte, tu revolución.

Incluso puedo recordar lo que me maravillo tu Xerxes allá en tu Cuernavaca, mientras yo jugaba Nintendo en tu casa y tu creabas universos de arte y demonios del siglo que ya se fue, como tu... así como podría hablar de la hermandad valiente que sembraste en los que te conocieron, y te extrañaran por siempre.

Qué fácil fue admirarte, tomar tu palabra como arma y luchar, como mi papá lo ha hecho, por construir lazos "para saltar a las estrellas".

¿Quién puede negar que eres el "pintor de las paradojas" después de verte reír y temblar por el amor o la injusticia, mientras las mezclas con pincel en "La Inocencia"?. Dime tu, ¿Quién podría negarlo?.

www.vlady.org



Luna de Luto

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu vida no tiene mucho de monótona. Pienso que tus posts/entradas más extensas son los que me dejan verte dentro de tus días. Te explican. Das envidia, porque gusta tu vida no solo lo que escribes, como otros que hacen un versito o un cuentito y ya. Eres un paquete completo. A mi me gusta como eres, como piensas, no eres una persona ordinaria ni una con afán insistente/cansante de escritor que cuide obsesivamente cada línea o cada frase. Te sale natural, parece que ni te esfuerzas. Me pone celoso esa capacidad.

Felicidades. Vuelvo seguido a visitarte.

Julian Olascoaga

Marionetta dijo...

No conocia la obra de este pintor en particular pero me generaste curiosidad y busque mas de el. Me gustaron algunas cosas que ha hecho. Soy ignorante en pintura y muralismo pero hoy aprendi algo nuevo.

Besitos.