Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

jueves, 11 de octubre de 2007

Me acostumbré.


El problema es que me acostumbré a tu cuerpo desnudo.

Lo memoricé... lo hice mil veces de tarea, lo traje a mi cama cuando tu ni siquiera podías imaginarlo.

A últimas fechas, me obsesiona saber qué parte tuya es más mía (a veces pretendo averiguarlo cuando te quedas dormido).

Hay noches en las que sólo, calladita, me acomodo entre tus hombros y pecho para recordarme que soy exacta a la medida de tus huesos, porque no sé como explicarte que es la imagen de tu cuerpo desnudo la que me amarra noche tras noche a tus brazos, no la pura sal de tus ideas.

No, no me malinterpretes no es que no valore tu brutal inteligencia, ni tu fina violencia cuando me somete de formas que jamás hubiera pensado. No, es que la luz, la claridad de tu piel cuando la bañan mis manos, me ha dejado inservible para poder pensar en otro hombre.

Pero ya se me pasará... el problema, te digo, es que me acostumbré a tu cuerpo desnudo.®


Luna de Piel

Descarga el mp3 "I Really Want You" de James Blunt en Box (barra lateral).

4 comentarios:

Ana (...) dijo...

Muy dulce y sana costumbre la tuya.

Fabiana dijo...

la desnudez es de una simpleza infinita, saludos.

Anónimo dijo...

Qué ganas. Nomas eso digo: qué ganas.

Yo

Cole dijo...

Que bien encajan los cuerpos cuando los disfraces estan tirados en una silla. Ahi te das cuenta que como dice esa leyenda, sí nos partieron en dos los dioses y por eso nos la pasamos buscando a la otra mitad... Aunque no llegue.