Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

viernes, 18 de enero de 2008

El Amor en los del tiempos del periodismo.



Pasa, amigo mío, que me siento vacía con la sola idea de ver muerta nuestra amistad a prueba de balas.

Esto que siento es limpio, profundo, te quiero tanto como ser humano (imbecilmente lo escribo, para aclararte que no sólo te veo como un periodista, o como un hombre, o como un tipo más), que no podría bajarte del pedestal en el que estas. No se bien qué pasó hoy, fue extrema tu crueldad.

Sabía que eras un monstruo a la hora de obtener lo que querías, pero jamás dimensioné de qué nivel hablábamos, porque hasta hoy, no conocía una fuerza tan voraz como la mía. Y esto explica porque estamos juntos.

El día que se terminaba nuestro proyecto, me gritaste mientras me bajaba de tu camioneta: "algún día tendrás que empezar a perdonar".

Azoté la puerta y me subí a mi auto llorando y jurando que no. Que no voy a perdonar nunca.

Luego vino el cine y como tuvimos que salir a media película por la lista interminable de quejas contra mi, de mis amigos, de los weyes que me besan o que dejo de besar, de la idiotez cuando estoy con "tu rival natural", que no entiendes como puedo ser amiga suya y tuya.

La forma en que bromeas dibujándome como una tipa sin escrúpulos que ha tenido "algo" con todos los tarados con los que trabajamos, o que "algo" de mí le agrada a todo wey que me ve. Y luego me confiesas abrazándome que no, que sabes que no hay nadie como yo, que me admiras por ser la mujer más íntegra que conoces -eso se explica porque no conoces muchas-.

Cada vez que te he confiado algún desliz, te me quedas viendo, asombrado, repitiendo "no puedo creer que tu, que tu... con él, por qué con él? No imagino que puedas besar a alguien como él", con tus ojos redondos y asombrados, mirándome como un niño que quiere memorizarme.

Luego guardas silencio por un buen rato, como si te doliera algo que no comprendo, me miras de reojo recordando que soy la misma, solo que fui víctima de labios más hábiles, que toda yo, para salir huyendo a tiempo. Luego me llevas a mi casa y me agarras del brazo todo el camino como si me fuera a salir corriendo en algún alto, porque no imaginas que estando contigo no quiero ir a ninguna otra parte.

La cosa es que hoy, dijiste que no te doy el trato especial que mereces, que te maltrato, que no me gusta que se note que te quiero.

¿Qué quieres que diga?

¿Qué te digo justo ahora que me tienes llorando por ti, como has tenido llorando por ti a media ciudad?

Por razones muy diferentes, pero -me río mientras escribo esto-, al final también soy parte de los ejércitos de niñas que por tu culpa estan tristes y llorando y pidiéndote que no te vayas.

Yo que sólo he rogado una vez en mi vida que no se vayan, léeme pidiéndote que no me dejes.

"No necesitas mecanismos de defensa para ocultar todo lo que sientes por mi. Quiéreme toda, completa y que digan lo que se les pegue la gana", me pediste.

"No sabes cómo te quiero, lo que significas para mí, tu no estas en el mismo nivel que el resto. Lo sabes y te aprovechas de eso. Para mi tu eres única. Necesito saber que te importo. Demuéstramelo, no me trates como a los demás, porque no soy como ellos. Yo soy quien siempre va a estar contigo, quien nunca va a fallar. Déjate caer, nunca me voy a ir de tu lado. Me partes el alma cuando finges que no te importo. Te pasan cosas y soy el último en enterarse. Un buen día desapareces y ando como idiota buscándote, porque a mi si me haces falta, como te lo dije en aquellas flores que te mandé. Te quiero conmigo como antes, cuando me querías. Sé que estas lastimada, pero yo no me voy a ir. Si los daños que provocaste te dejaron herida a ti también, yo jamás voy a hacerte daño, ni de rebote. Créeme, te necesito como antes."


No entiendo cómo he sido tan torpe para que tu, mi amigo más querido no te des cuenta de cuánto te quiero. Porque debes de saber que te quiero, absurda e indudablemente: te quiero todo. Hasta los huesos, hasta el dolor, hasta... un día, quizá un día, el perdón.

Sí, eres alguien que hace lo que sea por obtener lo que quiere, y si lo que quieres es que te quiera a los cuatro vientos, chinguesumadre, así te voy a querer.

Pero por favor, no te vayas.


Luna la peor amiga de todas

Descarga el mp3 "Despedida" de Shakira -soundtrack de "El amor en los tiempos del Cólera"- en box (barrita lateral)

No hay comentarios.: