Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 24 de febrero de 2008

Bienvenido a mi mundo.

Día 23: Adiós Amor.

H - Terminamos.
L - ¿Cómo?
H - Sí, no tengo tiempo para una novia.
L - Sé lo que es eso.
H - Gracias a Dios que ella vive en otra ciudad si no hubiera sido ridículo jamás poder verla, así por lo menos tenía esa excusa, pero ni los fines de semana me daban para verla. Y en las noches ya lo único que quiero es dormir.
L - Bienvenido al periodismo. Me da mucha tristeza que luego de tantos años termine una de las relaciones más preciosas que he visto. No te va a pasar a ti (como ni a mi me pasó), pero esta es una de las razones por las que los metidos en este rollo acaban siempre relacionándose con los mismos tipos y tipas, porque son los únicos que vemos de manera mas o menos frecuente. Por eso termina todo muy enredado, acaban con el esposo de la compañera de trabajo que cubre la misma fuente, o con la mujer de la competencia que desayuna en el mismo lugar, quien ya fue amigovia de todos los demás. Es una mecánica muy severa.
H - No quiero que me pase eso.
L - Ni yo.
H - Es que no tengo tiempo, estoy cansado, hay mañanas en que no puedo despertarme, no me responde el cuerpo, en verdad. ¿Cómo le haces?
L - No es mérito, es biología; las mujeres resistimos mucho más que los hombres. Será eso.
H - Qué mal plan.
L - Sí, que mal. Lo que es peor: pronto necesitarás una novia... luego necesitarás una vida.


Día 39: Hola Drogas

H - Así como hoy son todos tus días, ¿Verdad?
L - ¿Cómo?
H - Sí, así como me la pasé hoy, te la pasas tu diario.
L - Si, solo súmale el noticiero de las 7 mañana, el programa del medio día, y lo de la prensa, y sí, es un día muy cercano a uno de los míos.
H - ¿Y te odias?
L - Casi todo el tiempo.
H - Pero, ¿Cómo aguantas?
L - Pues ha sido difícil por eso por mucho tiempo me maltraté de algunas formas, ahora lo hago de otras, para poder resistir el ritmo.
H - Pero usas drogas, ¿no? sólo así puedes aguantar tanto.
L - No, aún no le entro a eso, pero no descartes que dentro de poco las necesite urgentemente.


Día 51: Gracias Cruda Moral

L - ¿Qué tienes? ¿Por qué andas de ese genio maldito?
H - No, estoy muriendo de sueño, estoy cansado y tengo una cruda moral espantosa.
L - No invoques el cansancio. Estoy muerta, también con cruda moral y todavía me falta internarme en la empresa hasta la madrugada.
H - ¡No es cierto!, te ves fresca como una lechuga.
L - Me veré como lechuga, pero eso no tiene que ver con la frescura, sino con la costumbre. No se te olvide que aún falta el proyecto más grande, donde ahí sí estamos en la vista de toda la ciudad, falta el tiro más largo. No te canses antes de empezarlo.
H - Apenas llevo 3 meses y ya no puedo más.
L - Si puedes. Vas a poder. Vamos a hacerlo.
H - Estoy agotado y en un rato voy a una cena con Irán Castillo.
L - ¿Quién es?
H - Sabrá Dios, pero la voy a entrevistar.
L - Ok, pero que no sean de esas entrevistas recientes que haces donde siempre terminas con cruda moral.
H - Ok, no prometo nada, pero lo intentaré.


Luna en Programa de Entrenamiento

PD. Lo que no te dije es mi clave: resisto porque estas conmigo, Hermanito. Tan metido o más que yo. Eres mi motor de luz.

No hay comentarios.: