Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

viernes, 7 de marzo de 2008

Imposible.

- ¿Qué carajos te pasó?
- No tengo idea, por favor pídeles a todos que se vayan. Estoy bien.
- Damas y caballeros, ya oyeron: aquí no pasa nada.
(...)
- ¿Cómo es posible que te pase eso? ¡No puedo creer que te pongas así! Explícalo, di algo.
- No tengo respuestas. Solamente que por algún motivo yo creo que...
- ¡Te atrae ese imbécil! No hay otra explicación para que te pasen estas cosas.
- ...Ya me voy, no quiero saber nada de este lugar. Discúlpame con todos. Mañana todo volverá a la normalidad.
- ¡Lunaliquida, pasó al aire, fue a nivel estatal. No hay forma de que esto no explote. Mañana habrá una revolución, serás el objeto de las preguntas!
- No, él es muy inteligente, va a poder solucionarlo.
- ¡Luna, pero cómo es posible, si te advertimos todos que ese wey... no, no, no me hagas esto!
- No puedo decir nada, llevo semanas suplicando que no me pase, pero ya viste, lo vieron todos, no puedo controlarme cuando esta cerca. No puedo pensar, no puedo ni leer.
- ¿Qué te digo?
- Déjame ir. No quiero derrumbarme aquí.
- ¿Te gusta?
- No. Es sólo que compartir esta conducción ha sido lo más difícil que he hecho.
- Bien si el señor no te gusta, entonces explícame qué es lo que te hace perder todo el control y con mucho gusto dejo que te vayas.
- ...


Luna bajo mucho estrés

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo leo y me rehuso a creerlo. Como puede atraerte semejante persona tan ruin y baja?
Lunilla echame un cable, dime que no es cierto. Me quede de a seis leyendo esta entrada. No lo creo posible.

Hector Ruiz.