Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

lunes, 24 de marzo de 2008

Párpados Azules

Tardé toda mi vida en tener un día de estos...

Rancho - "Ni un te quiero ni un adiós"


Estoy cambiando... puedo oírlo en las noches, cuando mis huesos crujen, cuando mis músculos se platican con la boca llena de días sin sol.

No voy a mentir, me seduce el pánico de quedarme reducida a la nada.

Dicen que cuando uno lleva varios años sin vacaciones con exceso de trabajo, viajes y un corazón descompuesto, le pasan estas cosas, se desconecta y naufraga entre los despiertos.

Hoy sentí que puede decidir mi humanidad desprendida de mi consciencia dejar de ser exageradamente extrovertida para convertirse en callada y meditabunda hasta el desierto de emociones más gélido del que se tenga memoria.

Transcurre la ciudad por la ventanilla del auto cuando yo permanezco con un universo
de flores y estrellas lamiéndome la sangre, dentro...
sin hacer un sólo ruidito para el mundo,
que en días como hoy me pensó muerta.

Puede pasar que me quede sin nada que decir... y tengo tanto miedo.

Mucho, mucho miedo.®


Luna Hueca

5 comentarios:

Anónimo dijo...

... en mi desierto hay un pequeño manantial, a veces es agua cristalina otras es negra, pero para ti siempre habrá de la que deseas para saciar tu sed...

Anónimo dijo...

changos, que fregon escribes.
tambien quisiera oir crujir a tus huesos y platicar a tus musculos con los mios pero no te dejas, en fin.

mauri

Anónimo dijo...

we are sorry, this video is no longer available..

lacastañita dijo...

yo si veo el video

Miss Psycho. dijo...

no recuerdo como encontré este lugar, pero me ha gustado, mucho...un saludo