Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

viernes, 23 de mayo de 2008

"Quiero verte..."

Bueno, esa que es la que repites de tarde en tarde cuando llevamos un par de días sin cruzarnos los abrazos, y aquella frase que dijiste rápido (como pensando que no me daría cuenta) mientras hojeaba una revista: "¿Entonces qué? ¿te vas conmigo?"

Me emocionan.

Lo hacen de una forma idiota e infantil (aunque no vaya a pasar nunca)... me hacen sentir algo en el estómago, muy parecido al vértigo cuando vas bajando en una montaña rusa.

Y nada, que tenía que decirlo en algún lado, ya que cada vez que nos vemos, la forma en que me miras y cuidas mis detalles, la manera en que abres los ojitos como si fuera una aparición, en vez de una Luna cualquiera, me deja sin palabras.

A veces, esa forma de observarme, de paralizarte simplemente por mi llegada a tu oficina, me hace desear con toda mi alma poder replicar ese efecto en un solo ser humano más... en uno solo.


Luna en Confesión

PD.- Bueno de forma retorcida, debo confesar que el hecho de que seas absolutamente prohibido le suma elementos al vértigo de saber que quieres algo de mí.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

...lo que quiero no lo puedes dar...

Luna Líquida dijo...

No quiero darlo... aún.

Pero de todos modos, yo sí confio en vos... con todo y tus miles de armaduras y con todo y tu pánico a la soledad. Ya deberías saberlo.

Por cierto, no importa que firmes tus comentarios... ella no creo que aún entre por aquí.

(Aunque nunca se sabe)

LL