Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

miércoles, 11 de junio de 2008

Parece Navidad

Mira, aquí estamos.
Y digo nosotros
-repetiste mientras subrayabas en el papel tu nombre-,
porque cuando me mencionan,
están hablando de ti, Luna Líquida.
Porque somos lo mismo.
TOC

Somos niños jugando al mundo. Aquí jugamos a que tu eres el Rey y yo la Reina ¿Va?

Acá, a que esto es de melón y yo me voy con sandía.

Desde que iniciamos este proyecto, las prioridades empiezan a pintarse de colores y yo intento discernir si no me equivoco al dedicarme a creer en mí, más que en el entorno.

Cuando haces lo de hoy, y dices: me dejaste solo, recuerdo que te importo y que no son solo juegos... ni juguetes electrónicos (mis favoritos) de 30 mil pesos que me das a cada rato, sino que son nuestras ideas proyectadas hacia una ciudad que empieza a creer en lo que decimos.

Te conozco hace tanto y nunca has dejado de sorprenderme. Aunque te equivoques con frecuencia y de las formas más inverosímiles, me fascina el hombre en que te estas convirtiendo. Frente a mi, todos los días. Con todo y gritos y el estrés diario en el que tu eterna infancia me mantiene, debo confesar que no existe ningún hombre que me maraville más que el que serás.

Desde que estamos en esto me haces sentir que todos los días es Navidad. Eres espectacular. Increíble. La bronca es que ¿qué hace una Luna acostumbra a tener una Navidad llena de regalos y juguetes carísimos unas dos o tres veces al mes? ¿A dónde se va después de eso?


Luna Hermana Mayor

No hay comentarios.: