Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

miércoles, 30 de julio de 2008

Cuando el cielo se caía de tristeza

Entonces, llegó el príncipe y cobijó a la niña que no dejaba de llorar encerrada en su oficina, digo, en su alcoba. Limpió sus lágrimas y le dijo: aquí estoy.

Ella, entonces, dejó de llorar como por arte de magia. Todo volvió a ser color de rosa... (al menos mientras decidian de qué forma matarian eso que no sabían dónde poner).


Luna Vulnerable

PD. Mira. Me hiciste tener otro día de tres posts. Qué cosas, ¿no?

1 comentario:

Humanoide dijo...

ah... otro cuento de hadas...