Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 27 de julio de 2008

Te aviso

¿Alguna vez lo que escribimos va a separarnos?, me preguntó alguien alguna vez.

Considerando que lo que él hace sí es escribir, supongo que mi respuesta fue un no.

Le dije alguna barbaridad como: Nunca juzgaré lo que escribes. Lo que tu hagas con lo mío, es tu rollo.

A la postre sí importó. Y hoy, bueno, hoy somos una historia que nunca apareció dibujada en blog alguno. Aunque en cierto registro civil, dicen, hay unos papeles con nuestros nombres... (por favor, no preguntes).

Y bueno, que saco esto a colación por ti, escritor/locutor (Voz de Cuento).

¿Qué se hace con las ganas de ponerlo todo por escrito, ante la obviedad de tu imposibilidad para decirme lo que las metáforas ayudan tanto a explicar?

¿Cómo le vamos a traducir a éste mundito nuestro ese ¿cómo evito seguir enamorándome? que descaradamente dijiste a quemarropa el viernes?

¿Cómo vamos a guardar la compostura ante los tuyos y los míos? Porque de tu oficina a la mía, nos separan ¿Qué? ¿Cuatro minutos?

Se va a poner difícil. Te aviso.

Con ese descaro, la malvada niña, le escribió la carta, de esas de papel y pluma, al pobre Voz de Cuento que a penas empezaba a despertar del brebaje mágico que ella le habia dejado en una tarde de lunes sobre la mesita de noche de su depto (al cual se llega sin escaleras de por medio).

Luna sin SMS's

PD. ¡Ah! Por el mensaje te preguntas. Cierto, yo sé. Pasa que quizá no es más tu número... pero ¿Qué quieres? Es el último número que me quedó de ti.

No hay comentarios.: