Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

martes, 1 de julio de 2008

Todo el mundo sabe quien soy


¡Ya te dije que no quiero que entres a mi blog! ¡No hay nada para alguien tan pequeño como tu! Nada tienes que hacer ahí. No vuelvas a entrar - grité como suelo gritarte -.

Lo malo fue que todos oyeron y entonces vino tu amiga a decirme: ¿A cuál blog te refieres? ¿Al de Luna Líquida?

Y ahí sentí que se me heló la sangre. Reí y le dije: ¿De qué hablas?

Ella entonces me dijo: si te refieres a Luna Líquida, ya todos sabemos que eres tu.

Me reí de nuevo pero fueron de uno por uno a contarme que todos leen éste blog.

Salvo por ella, no sentí preocupación alguna. Pero se me ocurrió pensar lo que será ésta información en manos de alguien que me odia tanto.

Y nada, habrá que esperar.

¿Apostamos?


Luna de Dominio Público

2 comentarios:

GUSTAVO dijo...

Quisiera decirte y me gustaría serte franco y con un par de copitas de merlot/shiraz encima, hablarte. Ahora que te leí y que te veo como periodista reconocida pienso en que no tienes tiempo ni ganas de soportar a un polizonte que apenas conoces. Mi deseo pasa simplemente porque me identifico con lo que escribes y como tanta gente, en como lo haces. Pero algo me corta, imagino lo que podrías pensar… “al tipo no lo conozco (1) nunca lo conoceré en persona (2) y, claro que si me importa, como todos, todos me importan (3)”; y es ahí donde me veo como un “alguien más” digerido como “un tipo extraño”, lo que está perfectamente bien, sé que lo está, y es natural.
Ahora bien, lo que trato de decir, lo que apenas encuentro como expresar, es que me espanta la idea de que los extraños dejen de tener una oportunidad. Porque cuando crecemos aprendemos a sobrellevar tanto el éxito de las victorias como el dolor de las derrotas y obtenemos instintivamente nuestro traje a la medida, nuestra armani-dura para la distancia, la impenetrable vestimenta que nos cubre las heridas viejas pero que nos muestra elegantes, y claro, es comprensible, pues como te decía, tanta vida en carne viva, asusta.
Nomás era eso
Te quiero
Gos

Pd: ¿ahora entiendes lo del fantasma perdido? Es un mal bebedor…¡¡¡pero lo disfruta!!!

Cole dijo...

El anonimato es otra vestidura, invisible, irreconocible pero impenetrable, una vez sin ese velo, solo eres tu. Y nadie mas que tú. Solía cuidarme de que hablaba hasta que vi que por impenetrable que sea esa vestidura, no hay otra mas fuerte que la convicción de tus propias palabras...

Aunque en pasado, esta "Cañón"