Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 3 de agosto de 2008

Curso intensivo para conectar un micro:

Verás, primero hay que tener, por obvias razones, un micrófono.

Posteriormente, aunque puede parecer muy complejo -algunos señalan que en efecto, lo es- hay que conectarlo 'al' PC, ya sea a través del puerto USB -recomendado- o bien del plug rosa -que indica entrada por dispositivo/micrófono-.

Lo siguiente y no menos importante, es pues, que no tenga activado el 'Mute' o 'Silencio'.

Una vez hecho lo anterior, las cosas deben de parecer bajo control y usted podrá comprobar -indicador de rayas mediante, que su micrófono le permite hablar y -por Dios- ser escuchado por la persona del otro lado del mundo con quien pretende comunicarse.

Para su segunda duda solo tengo algo que decir: No te vayas nunca.


Luna sin Tiempo

PD. Hoy, justamente hoy, hallé una carta de hace muchos años -bueno hallé demasiadas cartas, pero entre ellas, esa de que te voy a contar-. La escribí amaneciendo, cuando terminamos esa plática de la que refería en cierto post. En ella detallo la conversación que tuvimos -al menos lo que me atreví a compartir- para mi lectora exclusiva de aquellos años, pero no se la entregué. Decidí que eso quedaría entre ambos, nada más. Lo extraordinario, es que eso mismo, exactamente igual, me lo dijeras el otro día, tantísimos años después: "…siempre supe que las esquinitas de mi alma y la tuya encajaban perfecto. Sé que encajas perfecto en mí desde hace años". Claro, en la carta cuento como en la conversación dices que "pasarán muchos años y estoy seguro de que no cambiaré de idea, Luna, eres perfecta para mi".

Pero entonces -como ahora- el miedo tuyo era el mismo: "tengo miedo de no poder retenerte. Eres escurridiza."

Lo demás, bueno, es intranscribible, lo sabes. Pero me sorprende en exceso que luego de tanto tiempo (¡Son 10 años por amor de Dios!), sigas pensando así. Tendré que hacerte olvidar esas ideas tan lamentablemente equivocadas, porque sigo siendo tan (y más) inconveniente...no, no soy perfecta para nadie. Créeme.

No hay comentarios.: