Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 31 de agosto de 2008

Enamórate de mi

Casi Seminarista veinteañero:

Hasta ahora, nunca se habían atrevido. Mira que no sólo no hacerme caso sino proponerme todo lo contrario. No se si eso cae en la irreverencia o en la insanidad.

No te enamores, no lo hagas, por lo que más quieras: No.

Así de simple es mi advertencia. Entonces tu con toda tu inocencia, vienes a decir, a las 11:23 de la noche: Enamórate de mi.

(Despertaba cada 15 minutos para releerlo y sonreír)

Y 12 horas después, con lujo de descaro, lo repites y encima lo pides como si fuera posible: Hazlo locamente. No tienes nada que perder.

Esa seguridad/arrojo (locura) que tienen los hombres de tu edad son características tan peligrosas cuando nos hemos acostumbrado a tratar con hombres precavidos y miedosos, "maduros", que aparentemente saben qué quieren.

Vienes y de tanta insistencia en lo imposible, comienzas a convertir escenarios impensables (y caóticos) en lejanas opciones que me hacen sonreír cuando estoy a solas.

Pero no, insisto, no sabes lo que estas pidiendo.

Por lo que más quieras, cumple lo que prometiste y no, no me pidas nada.


Luna Corruptora de Seminaristas

AV: Ahora todas las niñas a mi alrededor son sólo eso: niñas.
Lu: Perdón. Perdóname.
AV: Es que sé que la gente que haya sentido a Dios como lo he sentido yo, no puede negar que enamorarse de ti es acercarse a Él, creer más que nunca en Él.
Lu: Soy el Diablo. No te confundas.

7 comentarios:

Yaljá dijo...

... quiero verte enamorada...

mon von dijo...

cielos!!! esos seminaristas...

:)

Luna Líquida dijo...

Y: No sé vale copiar deseos.

Mon: Si, esos seminaristas, caray.

LL

Álter Ego dijo...

lagente aclama verte enamorada...

intentalo

Roja Minerva dijo...

Yo me enamoro de tus palabras. Saluditos. (me atreví a poner una liga desde mi blog hasta acá).
Min

Yaljá dijo...

no es copiar un deseo, es una suplica dolorosa

arboltsef dijo...

Te imaginé con tus cuernitos y hasta me diste miedo. Figúrate.