Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Ya es tiempo

Hoy veía una telenovela -sí, yo sé cómo suena eso- (lo que hace una cuando está enferma).

En ella el hombre en cuestión (una cosa preciosa de sujeto, por cierto) recibe la llamada de la tarada que se supone es el fruto de sus desvelos, digo, el origen (perdón). Luego de casi un año de no saberse, ambos guardan silencio largo rato al teléfono y amándose, se mienten -lastiman-, y cuelgan.

Yo no sé, pero me sonó tan familiar la escena.

Nada, que por estos días, también será un año (creo) de que nos regresé la libertad y estoy tan sorprendida de las cosas que la humanidad de una Luna puede hacer.

Y pues... ya ves, que en alguna parte de mi infantil esperanza (la que se resistió tanto a creer que ni Santa ni los Reyes existían) está ésta loca idea de que, por algún milagro, éste cumpleaños seas mi mejor obsequio (no importa si no vienes con moño incluido, palabra).

Pero ya sabes... es sólo eso, una esperanza metida en un frasco con alcohol -para ver cuánto puede conservarse ahí-, en lo que tú decides que ya es tiempo.

Ya es tiempo...


Luna que vive lo que tanto miedo tenía vivir (y procura no enloquecer)

1 comentario:

Mariluz Barrera González dijo...

En el amor siempre es tiempo... y la esperanza no se pierde... Así estoy yo en estos´días con la esperanza en el corazón... a punto para el amor...

Un abrazo.