Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 29 de junio de 2008

Inconfesable

Llegar. Verte. Sonreírme. Nombrarme.
Compartirte. Despertarme. Advertirte.
Presentarte. Conocerme. Aprenderme.
Dejarme. Gustar. Retomarme. Leerte.
Soñar. Esperarte. Ansiar. Confundir.
Escribirme. Diariamente. Filosofar.
Preguntarnos. Construirnos. Idealizarnos.
Coincidir. Coincidir. Coincidir.
Confesar. Avisarme. Doler. Abandonar.
Preferir. Despedirnos. Recordarte.
Escribirte.


Luna Imitándote

viernes, 27 de junio de 2008

No, no perdono


María Estela dice 11:00 a.m.:
Hola... Estás bien?
María Estela enviado 27/06/2008 11:10 a.m.:
Disculpa, es que a veces olvido que ya no me quieres
y lo que hice tu lo consideras imperdonable.
Cuídate mucho y mis mejores deseos para ti. Te quiero.
María Estela enviado 27/06/2008 11:16 a.m.:
La de la foto es Cristy en sus quince años. Bye.


Me sorprende que en la conclusión de nuestra amistad, te la pasaste suponiendo. Porque efectivamente, no perdono. Pero ¿qué había que perdonar?


¿Que te valiera madre que durante años llorara por él?

No importa, me dolía a mí, no a ti. Me dejó paralítica perderlo hasta que lo volví a ver y pudimos regalarnos todas las respuestas que necesitábamos. Pero ni así regresé. Ni he vuelto como él me lo ha pedido.

Durante ese tiempo, yo lloré, y tu te ofendiste porque sané una herida.

Creo que nunca te quedó claro que terminé esa relación porque él te lastimó.

Es decir, no sé si entendiste que a pesar de que nos amamos nos separamos por ti.

Y nos amamos de una forma extraordinariamente inexplicable. De una manera que no es de un hombre a una mujer. Nos hemos querido de esa forma que ha compuesto canciones famosas por mis cartas -por lo menos él puede componer canciones-, por nuestras llamadas, por las horas compartidas mientras él esta en España y yo en Cuernavaca.

Tu mejor que nadie debiste saber que nos amamos de esa forma que ni yo puedo explicar ni poner sobre alguna superficie de expresión humana.

Pero yo le dije adiós porque se atrevió a hacerte daño.

¿Y?

Yo te he querido como a nadie. Te hirió y mi reclamo fue sencillo: me fui de su lado.

Sufrí, pero no corrí llorando a culparte, porque no tuviste culpa alguna. Vaya, ni siquiera lo supiste. Pero fuiste un extraordinario juez a la hora de verme recuperar la vida tras hablar con él.

Resulta que de éste lado del mundo uno toma partido. Agarra un bando. Aquí no se permite, ni se cede. Estas conmigo o contra mí. Él te dio la espalda y por eso me fui. Sin explicaciones de por medio.

Ahora, después de todos estos años, lo sabes. No sé de que forma se entiendan los sacrificios de tu lado del mundo. Pero de éste, se da todo o se pierde todo. No hay nada a medias. Se decide. Eran tu o él. La amiga o el artista. No ambos.

Porque así era.

Y me quedé contigo. Mi lealtad a nuestra hermandad elegida por sobre todas las cosas. Tu me conoces. Lo sabes todo de mí. Lo sabías pues, todo.

No sé que te pasó.

Hice todo lo que pude. Lo bajé de su pedestal, ignoré todas sus palabras, su mirada y sus manos pidiéndome que no me fuera. Pero tu igual juzgaste, supusiste. Como lo sigues haciendo.

¿Cuántas veces te he advertido que nunca supongas conmigo. Que voy mucho más lejos?

No necesito perdonar, ni tu necesitas que lo haga. Sólo necesito comprender porqué tu y todas mis amigas, me imaginan o quisieran perfecta, cuando soy la peor de todas.


Luna Terrible

miércoles, 25 de junio de 2008

Oye...



Voy a lamerte toda la poesía
hasta saciar estas ansias de que seas mío.

Estas advertido.

Luna Peligrosa

lunes, 23 de junio de 2008

Premoniciones

Hay muchas historias sobre fraudes periodísticos.
La más reciente es de aquel pobre imbécil que relataba sucesos
que ni la policía conocía sobre asesinatos de mujeres mayores.
Eso me ha ocupado en el cuidado que debo tener a la hora en que me avisas
dónde y quienes serán los asesinados cualquiera de estas tardes.



La broncota de tener amigos que han sido parte de fuerzas especiales o de algún organismo sofisticado de inteligencia, es que te meten en asuntos muy complejos.

De ese tipo de asuntos que no le puedes explicar al común de los mortales, aunque tu seas uno de esos.

Investigaciones nocturnas, salidas y entradas misteriosas, recorrer el estado en una sola noche. Aprender a subir y bajar de helicópteros en movimiento, conocer como brillan las disparos en la noche, como hay que jugar con los malos en ratos para poder negociar por los buenos.

Cosas que nadie creería que una inocente e inofensiva reporterita hacía contigo cuando todos dormían.

[¿Te acuerdas de las noches en que te pedía secretos y tu me decías: "estoy en Juárez", para, a la hora y pico decirme: "ando llegando a Culiacán, esta noche será movida, amaneciendo estaré contigo, le caigo a tu casa para desayunar juntos. Mientras, te cuido y cuido a todos los que amas. ¿Me amas?", y yo pensaba que estabas jugando con mi mente (con mi corazón nunca lo has logrado) cuando "te encargabas de salvaguardar el status quo nacional"?]

La cosa es que tener amigos de esos complica la vida, de la misma forma en que complica explicarle a tu equipo de trabajo, cómo carajos es que sabes cuatro horas antes, quienes y dónde morirán.

A eso iba. A que se convierte en algo tremendamente difícil -ya deja tu lo feo, vomitivo, doloroso y moralmente confuso; en el límite de lo legal, olvídate de las broncas penales-.

Escribir quienes, cuándo y cómo morirán varios, hace que no le queden ganas a nadie de dedicarse a esto.

Hace muy difícil responder preguntas como: ¿Oye Luna, cómo es que tuvimos desde las 12 la información de lo que pasó a las 3 de la tarde en Ojinaga?

Difícil, más no imposible, porque había una fuente para esos datos.

Pero asumo las consecuencias de no poder dormir. De tener pesadillas aún, pensando en que una sola llamada mía hubiera cambiado el rumbo, quizá haber salvado a alguno... al niño de 16 años, tal vez.

Aunque pusiera en peligro a mis niños de 16 años. Yo que sé. El juego de los tuyos por los míos que hoy jugamos tantos, nos hace perder la dimensión de nuestra responsabilidad. Jugamos en el límite de lo que es mi bien por tu bien.

Pero ese día, el primero de los que me avisabas cómo serían las cosas, yo dude mucho tiempo.

Escribí la nota y esperé que se cumpliera la hora... ajusté los detalles -los casi nulos cambios porque los resultados fueron mortalmente precisos-.

Ese primer día entré en un declive ético del que no puedo salir.

Afortunadamente, con sólo tres primicias tuve. Ahora espero, como el resto de los mortales, a que las cosas ocurran. Pero aún se duermen conmigo tus muertos, que me susurran que quizá, si yo hubiera dicho algo, alguno de ellos pudiera haberse salvado.

Lo que se vuelve completamente imposible explicar fue el último ejecutado.

Porque ahí lo publique. Ahí dije claramente, dónde y cuándo.

Noté que era muy extraño lo que ocurría cuando hasta tu (obviamente todos los demás) me llamaron para preguntarme de dónde había sacado esos datos. Que en ese lugar no había ningún muerto.

Lo que nos (escribo bien: nos) dejó a todos asustados, fue que a la misma hora que publiqué, sólo que PM, en ese mismo lugar, ahí estaba ya, tirado, con 60 balazos, en la 39 y 20 de Noviembre, ese al que mate 12 horas exactas antes.

Eso sí, no tuve -no tengo- cómo explicarlo.


Luna Asesina

PD. Mírame aquí, hablando de asesinados, cuando en realidad quiero hablar de tu cumpleaños.
PD1. Felicidades, todas las felicidades señor de "el clic", del "sintético devenir histórico" y señor de "hay cosas inevitables en la vida, y tu y yo somos una de esas".
PD2. Ya ni como negártelo, ¿verdad?... digo, el que soy yo... no lo de la inevitabilidad.
PD3. ¿Sabes que eres el hombre que más me reclama? Que si no te dirijo ni una mirada cuando me visitas, que si me comporto extraña, que si te ignoro, que si te olvido, que si no te abrazo, que si quieres verme y no te dejo... lo cierto es que, que por algún extraño motivo creas en mí, en días como hoy, sirve de mucho.
PD4. Gracias y feliz cumpleaños, señor don (próximo) millonario.

sábado, 21 de junio de 2008

Diccionario

"Creo que tu madre y yo nos amamos tanto,
que el día que nos vayamos, nos iremos juntos"
- Z -



Lo más duro de ser enfermera habiendo estudiando comunicación, es que cada vez que las venitas se te rompen (por tanto antibiótico, suero) y se te hincha la manita, puedo hacer poco.

Es casi tan malo como saber que a él le urge un riñón y no quiere el de ninguna de nosotras. Tu sabes, como yo, que el mío sería perfecto. Tendríamos la misma compatibilidad que hemos tenido en todo. Él ha sido mi vida.

Verlos juntos, en la cama, con esos cables que les nutren la vida, me hace tener todo el miedo que puede existir en el universo.

"Estamos enfermos y empeoramos. Lo sabemos. Por eso, cuando nos vayamos, tendrás mucho que hacer por ustedes. M'ija, no desampares a tus hermanas, serás todo lo que les quede".

- ¿Tan poquito? ¿Quedarán tan solas estas pobrecitas? ¿Conmigo? Dios las ampare - eso es lo que pienso mientras asiento sin atreverme a desafiarte con lo que realmente pasará si no están.

Obstrucción. Diálisis. Colangitis. Alcohol. Prurito.
Trasplante. Yeyuno. Deficiencia. Creatinina, Fosfatasa.
Bilirrubina. Glucosa. Pancreatitis. Colecistitis. Filtración.
Colédoco. Biliar. Hepático. Propiedad. Absurdo. Ictericia. Intestado.
Insulina. Hipertensión. Albúmina. Renal. Soledad.

La última vez que hablaron de divisiones, reparticiones, amor y de estar juntas, ya sin ustedes, tuve que contener todo el mar que me rebasa con este alud de palabras para las que ningún diccionario brinda una definición suficiente.


Luna Analfabeta

martes, 17 de junio de 2008

Crecí sabiendo que pasaría I


- ¡Es increíble! Acaba de irse y habla desde el otro lado del mundo, y lo primero que hace es preguntar por ti.
- No exageres.
- ¡No! Ni me saluda cuando ya pregunta si está Luna, si puede hablar contigo.
- Todos hacen eso, todo el mundo pregunta por mí.
- Si, pero tu no alucinas a todos. Ni se imagina el inocente que no lo toleras.
- Sí lo tolero, pero lejos de mí.
- ¿Por qué te cae tan mal? ¿Qué te hizo el probrecito?
- ¿Te refieres además de ser un ñoño insurrecto?
- ¿Ñoño? No tiene nada de ñoño, si le llueven mujeres. Es guapísimo y brillante. Eso tienes que reconocerlo ¡Qué bárbaro!
- Perfecto que le lluevan allá en Estocolmo; las suecas son buenas para lloverle a los mexicanos bárbaros.
...
- Te conozco tan bien, que si no supiera que no lo quieres desde que eres niña, pensaría que te gusta.
- Pero lo bueno, es, Madre mía, que me conoces bien.


Luna Incestuosa

viernes, 13 de junio de 2008

¿Tienes galán?



Eso fue todo lo que preguntaste.

Y desde entonces, no pienso en nada que no sea responderte, pero responderte bien, responderte eso que haga que me preguntes algo que importe.


Luna Entrevistada

miércoles, 11 de junio de 2008

Parece Navidad

Mira, aquí estamos.
Y digo nosotros
-repetiste mientras subrayabas en el papel tu nombre-,
porque cuando me mencionan,
están hablando de ti, Luna Líquida.
Porque somos lo mismo.
TOC

Somos niños jugando al mundo. Aquí jugamos a que tu eres el Rey y yo la Reina ¿Va?

Acá, a que esto es de melón y yo me voy con sandía.

Desde que iniciamos este proyecto, las prioridades empiezan a pintarse de colores y yo intento discernir si no me equivoco al dedicarme a creer en mí, más que en el entorno.

Cuando haces lo de hoy, y dices: me dejaste solo, recuerdo que te importo y que no son solo juegos... ni juguetes electrónicos (mis favoritos) de 30 mil pesos que me das a cada rato, sino que son nuestras ideas proyectadas hacia una ciudad que empieza a creer en lo que decimos.

Te conozco hace tanto y nunca has dejado de sorprenderme. Aunque te equivoques con frecuencia y de las formas más inverosímiles, me fascina el hombre en que te estas convirtiendo. Frente a mi, todos los días. Con todo y gritos y el estrés diario en el que tu eterna infancia me mantiene, debo confesar que no existe ningún hombre que me maraville más que el que serás.

Desde que estamos en esto me haces sentir que todos los días es Navidad. Eres espectacular. Increíble. La bronca es que ¿qué hace una Luna acostumbra a tener una Navidad llena de regalos y juguetes carísimos unas dos o tres veces al mes? ¿A dónde se va después de eso?


Luna Hermana Mayor

jueves, 5 de junio de 2008

Complicidad Maldita.

Extraño tanto la complicidad maldita de tus hombros con mi espalda,
la que duplica gemidos inconclusos,
para vertebras que se fingen de seda.
Extraño la complicidad que desgrana tu brutalidad tímida
disfrazada de mi ternura,
que encarece la noche cuando revienta en mañana.®


Luna Maldita