Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 31 de agosto de 2008

Enamórate de mi

Casi Seminarista veinteañero:

Hasta ahora, nunca se habían atrevido. Mira que no sólo no hacerme caso sino proponerme todo lo contrario. No se si eso cae en la irreverencia o en la insanidad.

No te enamores, no lo hagas, por lo que más quieras: No.

Así de simple es mi advertencia. Entonces tu con toda tu inocencia, vienes a decir, a las 11:23 de la noche: Enamórate de mi.

(Despertaba cada 15 minutos para releerlo y sonreír)

Y 12 horas después, con lujo de descaro, lo repites y encima lo pides como si fuera posible: Hazlo locamente. No tienes nada que perder.

Esa seguridad/arrojo (locura) que tienen los hombres de tu edad son características tan peligrosas cuando nos hemos acostumbrado a tratar con hombres precavidos y miedosos, "maduros", que aparentemente saben qué quieren.

Vienes y de tanta insistencia en lo imposible, comienzas a convertir escenarios impensables (y caóticos) en lejanas opciones que me hacen sonreír cuando estoy a solas.

Pero no, insisto, no sabes lo que estas pidiendo.

Por lo que más quieras, cumple lo que prometiste y no, no me pidas nada.


Luna Corruptora de Seminaristas

AV: Ahora todas las niñas a mi alrededor son sólo eso: niñas.
Lu: Perdón. Perdóname.
AV: Es que sé que la gente que haya sentido a Dios como lo he sentido yo, no puede negar que enamorarse de ti es acercarse a Él, creer más que nunca en Él.
Lu: Soy el Diablo. No te confundas.

sábado, 30 de agosto de 2008

"Si tú estuvieras..."

El sábado que cumplías años, aquí se caía el cielo y arrasaba el agua. Se inundaba mi desierto.

Nada más.

Felicidades Héctor. Todas las del mundo, mi perdonavidas favorito.


Luna Compuesta

jueves, 28 de agosto de 2008

Me llamó

Eran por ahí de las 8:30 de la noche, yo seguia en la oficina. Sonó el cel, apareció su foto. Yo supuse, como siempre en los últimos dos meses, que eras tu, digo, sueles marcar eventualmente de esa oficina. Pero justo cuando ya no esperaba que a pesar de su foto en mi teléfono vinculada a ese número, me buscara, resultó que sí, era él.

Fue, como media hora (o tres, no puedo recordarlo). Su voz, terrible y sin la menor gracia, pero con ese poder sobre mí, me dijo: Es usted gratamente polifacética. Pasé de ser su jefe a ser su fan.

Yo atarantada por la adrenalina que me recorría el cuerpo, la taquicardia, mis ganas de llorar, sólo atiné a decir: Me dejó ir y en algo tenía que ocupar el resto de mi vida.

- Lo hace bien. Muy bien. Disfrútelo mientras regresa conmigo.
- ...Su cumpleaños.
- Si, y no lo pasa conmigo. Tenía que marcarle, ver si no me le había olvidado. Recordaba el año pasado y sus palabras, la fiesta sorpresa, lo buena oradora que resultó.
- ...
- Hay muchas cosas de usted que imaginé y hasta ahora que se fue de mi lado he tenido tiempo de comprobar. Ha sido muy sano dejarla un rato volar por usted misma. Pero será sólo un rato. No se le vaya a olvidar.
- Señor...
- Luna. Siga así. Estoy muy orgulloso de usted.
- Señor yo...
- Dígame.
- Yo... gracias... yo... gracias (aquí va una frase -o diez- sin sentido que le dije, creo que en medio de mi tartamudeo).

Y colgamos.

Me tiré en la alfombra y no he dejado de pensar en eso (bueno hasta hace rato, que decidimos por fin terminar esta relación dolorosísima que me regresó la vida que había dejado extraviada en alguna vitrina, de alguna tienda departamental sin corazón).


Luna en felicitación

miércoles, 27 de agosto de 2008

Capricho evolucionado

Yo lo quiero, ocurre que lo quiero… lo necesito.

- Mamá, es que lo amo.
- Pero es de otra.
- ¡Mentira! Nadie es de nadie ¿No lo dices siempre?
- Firmó un papel, niña idiota. Lo hizo con otra mujer.
- ¿Un papel? Madre estúpida. ¿Me pides que destroce mi vida porque el señor firmó un pinche papelito con una, cuando no me conocía?
- Si, porque el papel, idiotilla, es la conclusión de decidir amar solamente a alguien. Lo tuyo… lo tuyo es puro capricho.
- Capricho… sí. Puede ser. Pero un Capricho evolucionado, un Capricho nutrido.
- ¿Nutrido? ¡Desnutrido! Diría yo. Sin dignidad, sin respeto. Dime, niña ¿cómo puede respetarte si te esconde; si te sabe fácil; si eres buena para… entretenerlo en sus ratos libres?
- ¿Cuándo es más mío que suyo? ¿Cuándo Dios podría dudar a quién le pertenece más su alma, si a Él o a mí?
- No todo es deseo, hija mía.
- Ni todo es cumplir una promesa, ni respetar una firmita, Má.
- ¿Has pensado que lo que él le hace a esa mujer, te lo puede hacer a ti?
- ¡Qué me lo haga! Tengo envidia de los celos, de la rabia que puede sentir si sabe que la engaña ¡Qué me engañe a mi también!
- Es mayor, ha hecho una familia, siempre tendrá vínculos fuertes con ellos, nunca podrás tenerlo como podrías tener a otro, a cualquiera.
- No quiero a otro. Prefiero tres minutos suyos en mi piel que la vida completa con un Adonis con acta de nacimiento endosada para mi.
- Pero no es rico, ni guapo… ni siquiera poderoso.
- ¡Pero cómo coge, madre mía! ¡Cómo coge!®


Luna sin Nada que Decir

lunes, 25 de agosto de 2008

lunaliquida.com

Es la segunda vez que me regalan lunaliquida.com

Prometo esta vez cuidarlo. Ahora ya tengo algo que poner (que no será más que lo mismo).

Gracias. Amo los obsequios... ¿lo sabías?


Luna de Regalo


LB: Iba a ser tu regalo de cumpleaños.
Lu: Qué shido.
LB: Ahora de cumpleaños tendré que regalarte otra cosa.
Lu: ¿Algo así como un LB con un moño?
LB: Algo así.

domingo, 24 de agosto de 2008

Será tu amor...

[Me estas volviendo inservible para cualquier otra mujer.
¿Sabes las consecuencias que eso puede tener?
¿Y si un día te aburres, o no me quieres más? ¿Qué voy a ser/hacer sin poder volver a amar a nadie?
¿Dime que se hace después de amarte a ti? ¿Cómo le han hecho los otros que te han amado?
¿Qué ha sido de ellos? ¿Sobreviven? ¿En qué estado? ¿Anestesiados? ¿Escondidos? ¿Esperándote?
¿Qué bueno puede ser de ellos? ¿Eso me pasará a mi? ¿Por eso todas tus advertencias?]


Será la dulce libertad de ser esclavo...
…o será nada.

Luna que se odia (por todo lo que la amas)

Descarga el mp3 "Será tu Amor" de Miguel Mateos en Box (barrita lateral)

sábado, 23 de agosto de 2008

Niña Fenómeno

Tengo miedo de que me pase algo (ya sabes que en esta ciudad hay tantas balas perdidas) y no te lo diga nunca:

Hay algo en ti que me hace quererte demasiado. El hecho de que trabajemos juntas ha sido una de las mejores cosas que me han pasado.

No sé qué fue. No sé que es. Pero le fallo tantas veces, de formas tan crueles, a la gente que me quiere, que una parte de mí se resiste mucho a decirte que te veo con tanto cariño que no podrías imaginarlo.

Voy a contarte una historia triste:

Había una vez una niña parecida a ti. Era mí amiga, no sólo mi hermana. Pero un día, harta de todo lo que soy, algo pasó. Algo terrible. Supongo que ser alguien tan cercana a mí debe ser una cosa espantosa, difícil al menos. Por eso, un buen día decidió darle en la madre a la amistad. Nos quedó la hermandad, ya sabes, la sangre es la sangre.

Pero la amistad se fue al carajo.

Fue una noche que harta de todo lo que soy, se fue. No volvió esa noche. Drama mediante que me llevo de una ciudad a otra y de detalles demasiado escabrosos para confesarlos, ella salió de casa descalza, con poca ropa, y se subió a la primera camioneta que pasó frente a la casa, donde iban unos tipos.

Aún no supero el pánico de que no la hubiera vuelto a ver. No lo superaré nunca, creo. Aún sueño que no llega y que la busco como enferma por toda la ciudad y que odio todo y a todos porque ella no aparece.

Ya conoces mis traumas de niñas desaparecidas que he vivido más de una vez. En mi mente se repetían las historias de las niñas de once años que salieron por un Carlos V y aparecieron violadas y torturadas.

Dios, cómo sufrí esa noche.

Quizá porque sé lo que es esperar y esperar a que llegue alguien, comprendo así a Paty y su caso tan exageradamente doloroso... eso lo pienso ahora que escribo esto que pretende ser una felicitación pero que ya se convirtió en un muégano raro -como siempre me pasa y ojalá sepas disculparme-.

Claro, son mis traumas personales sobre las muertas de todos. Que en noches tan largas como esa en que ella no llegaba, son mis muertas; todas mías.

Esa noche algo se me murió también. Aún lo oigo sonar hecho pedazos cuando despierto y hay días nublados o en los aniversarios luctuosos de padres sin consuelo que no volverán a escuchar la voz de sus hijas asesinadas.

En fin que por eso recuerdo que algo en mi forma de querer a la gente le hace daño, y finalmente concluyo que mi mayor muestra de cariño será nunca acercarme demasiado.

Feliz cumpleaños niña única, niña fenómeno me gusta decirte, porque eres tan increíble.

Feliz, feliz cumple.


Luna Herida

jueves, 21 de agosto de 2008

Hasta los huesos



Cortometraje animado de René Castillo


Fue más o menos así:

Perdonavidas: ¿Aún lo amas?
LunaLíquida: Oye, ¿ya viste qué en esta época hace mucho calor?
Perdonavidas: No te hagas Lunita. Respóndeme.
LunaLíquida: No tengo ni su celular, ¿eso te responde?
Perdonavidas: No. ¿Lo amas?
LunaLíquida: Ya ni se acuerda de mi.
Perdonavidas: ¿Lo amas?
LunaLíquida. Esta con alguien más.
Perdonavidas: Chingado, Luna, ¿lo amas si o no?
LunaLíquida: Él esta feliz sin mi.
Perdonavidas: ¿Si o no?
LunaLíquida: ¿Qué importa? Es irrelevante dado que él ya no siente nada por mi.
Perdonavidas: ¿Si o no?
LunaLíquida: Hasta los huesos.


Luna Dulcemente Libre

PD. Aunque nunca me dolió más esa pregunta que cuando tu me la hiciste hace rato.

martes, 19 de agosto de 2008

Los héroes que merecemos


Me arrepiento de haberme portado como
un caballero cuando te tuve en mi cama
SDH


Era sábado, como las 12 cuando llegué a tu oficina. Me hablaste y esa llamada me rescató de una situación incomodísima. Eso del perdón es un tema que siempre me pone muy mal.

En tu oficina había personas entrando y saliendo, moviéndose por todos lados cuando llegué. Pero a ti te valió madre.

Ese sábado iniciábamos un proyecto juntos, para eso me buscabas. Pero también ese sábado, horas más tarde, lo rechacé, por nuestro bien. Pero eso tu no lo supiste. A ti terminé hablándote de dinero o de la exclusividad. No lo sé.

Cuando recuerdo esa plática, pienso que ese día, decidiste darme un escarmiento por esas tantas veces que te he dicho que te gustan todas. Creo que buscaste la manera de dejarme claro que hay niveles.

De pronto -ese día en tu oficina-, yo con los ojitos llorosos por lo que me había pasado, tú con tu mirada clavada en ellos tomaste mi manita y empezaste a hablar: Luna, si tuviera que elegir, prefiero que no seas nunca mi mujer, con tal de que te quedes a mi lado para siempre. Aunque si se pudiera, que fueras todo: mi mujer y mi compañera, me volvería loco. Esto que siento por ti, no es de ahorita, es hace mucho tiempo. No se si de otra vida, porque no es algo sólo romántico ni laboral. No me preguntes exactamente qué es, porque no lo sé. Sólo sé que necesito que estés a mi lado. Así como suene te digo que te quiero mía. Quédate conmigo. ¿Qué no lo ves? ¿Tu no lo sientes?

Ese speech fue perfecto, sobre todo porque sabes que me falla la memoria y la mitad de las cosas tan fuertes que dijiste no están escritas aquí, considerando que fue solo nuestro y aquí entran tantos que nos conocen, que lo quiero dejar solo para mí. Pero no fueron las palabras.

Sonará terrible, pero de ellas tengo colecciones hermosas. Decenas, cientos. Es más, no sé si exista alguien que haya escuchado tanto amor como yo.

Lo que me conmovió tremendamente -mucho más de lo que me atrevo a confesar- fueron tus lágrimas que no disimulaste ni contuviste, mientras me veías fijamente... fue tu semblante que no mentía, el que me diluyo en tu ternura. Fue tan claro como ya no aguantabas y tenías que decirme todo ese día.

Luego, con cualquier pretexto huí -creo que ya te acostumbraste a eso-.

Nunca te lo dije ahí, pero lo que nos ha pasado después, fue consecuencia de esa plática (tu, mi perfume en tu almohada, tus manos -Dios, tus manos-, los abrazos, todo).

Sin embargo, dentro de muchas de las cosas que has aportado a mi vida, esta esa cosita que me hace sentir comprendida sin necesidad de que diga absolutamente nada:

- ¿Estas filtrando a 'tu gente' en programas estratégicos?
- Eso parece.
- No me la trago.
- ¿Por qué mentiría?
- Porque no quieres confesar que estas quitándote de encima al Divo, y lo haces exponiendo de tus "amigas" a la más factible para que te deje en paz, sin perder su cariño, haciéndolo que se entretenga para jugar como su cómplice y así ganar todo.
- ¿Cómo carajos supiste todo eso?
- Lo noté, algo le escuche un día y supe que eso te estaba pasando. Se nota.
- Au... me sorprende que alguien lo sepa. He intentado por todos los medios controlar esa situación y creo que ya lo logré.
- Ah que pendejo el Divo. Mira Luna, tengo casi 40 años. Me gustas mucho, pero no soy idiota, por eso es que el otro día que estuviste a nada de que te mordiera los labios, me contuve. No voy a echar a perder esta amistad por un arranque... como tu amigo ese que te puso en una situación muy fea al confesar que se había enamorado. Ya ni la chinga. Digo, eso puede pasar, pero uno sabe que si no tenemos nada que ofrecerte, nos quedamos con las ganas por más que te queramos. Aunque me arrepiento de haberme portado bien cuando me pude portar mal.
- Soy inofensiva, ya te lo he dicho.
- Eso piensas. Pero no es así.
- En serio, lo soy.
- No. Es más, te extraño mucho. Me muero por verte. Extraño tu perfume, tus rizos, abrazarte. El día que te fuiste luego de ver películas, se quedó tu olor en mi almohada. Duró ahí por días. De verdad me arrepiento haberme portado como un caballero esa noche.
- Zaz. ¿Neta?
- ¿De verdad necesitas que lo repita? Sólo te diré esto, si el día del cine tu auto se hubiera quedado atrapado en el estacionamiento no estaríamos discutiendo nada. Porque en ese momento te deseaba como no he deseado a nadie en mucho tiempo.
- Necesitas que alguien te diga que tienes un pésimo gusto.
- Si, como el Divo y como tu examigo.
- Simón, como esos dos.

¿Sabes? Me dejas impactada cada vez hablamos. Dices cosas tan fuertes... pero empleo éste post, para concluir algo sobre ti: tienes prohibido volver a ir al cine conmigo.

Por tu bien. De verdad, es por tu bien.

He dicho.


Luna Aprendiendo

PD. "Esta ciudad no tiene los héroes que necesita, sino los que merece." Y tu, ni me necesitas y mucho menos te mereces un castigo como yo. A ti no te voy a tocar. Prometo no hacerte daño ni dejar que te lo hagas tu solito.

Descarga el mp3 "Fast as you can" de Fiona Apple en Box (barrita lateral)

domingo, 17 de agosto de 2008

(Aún hoy) Sigo enamorada de ti


¿Dónde te has metido? ¿Dónde te escondiste de mi/ti?(...)
Tengo tanto miedo de que olvides el camino de regreso(...)

(...)y de amarte tanto, tanto, puede que no te ame bien.
El próximo avión que tomes, conmigo lo tendrás que hacer
el camino de regreso... yo te lo recordaré... yo te lo recordaré

¿Qué vas a hacer con eso?

Bien. Me parece bien. No hagamos nada.
(Sí, a pesar de todo lo que hubiera de pesar. De que me odies. De que nunca seas para mí)


Luna que ya no espera nada

Descarga los mp3 "Camino de regreso", "Amo tanto la vida" y "Regresa" de Ismael Serrano en Box (barra lateral)

viernes, 15 de agosto de 2008

De Lunes a Jueves

(Escribí esto mientras te disparaban en la tiendita de la esquina de tu casa. Sí, manifestaciones de mi impertinencia)

"No quiero estar así, sabiendo que existe alguien más.
Necesito dejarla para volver libre.
¿Qué tu no quieres eso? Porque yo quiero más, quiero todo.
No me conformo con menos que contigo siendo absolutamente mía y siendo yo,
solamente tuyo.
Pero ya no. Ya no me enamores si no me vas a dejar quedarme contigo".

LB


Me acostumbré a nuestra relación de lunes a jueves...
y eso, donde quiera que lo pongas, va a arder.

Dos horas, bueno casi cuatro desde tu ciudad. Ruido. Horarios. Tu. La única casa con una piñata de decoración permanente -como dijiste cuando entraste-... mi habitación. Mentiras para todos. Secretos. Extraños comportamientos. Quedarnos solos para comprobar que eras para mi... herirme a puntos que no imaginas... arrancarte la calma; hacerte ser más mío que de nadie y obligarte a lastimar sólo porque puedo y mi poder es infinitamente superior al de cualquiera que te haya tenido.

Le dije tu nombre mientras la poseía como nunca lo hice.
¿Te parece justo eso para alguien en esta historia?

Nuestro silencio intenso camino a dejarte... tu seguridad en que soy lo que quieres. Mi incertidumbre. Tu ansiedad por "sacarme de Egolandia" como tu mismo le dices a mi pueblo. Mi no poder ser de nadie. Todo el placer. El infinito dolor. Una ciudad que pasaba por las ventanillas. Mis manos temblando en el volante... tu serenidad con las lágrimas llenándote la carita.

Merezco que me maten.
Hazlo tu esta tarde que nos encontramos frescos y asertivos.

Debo permanecer quietecita. Sin hacer ruido. Como cuando te quedas dormido y procuro levantarme de la cama sin despertarte -por ahí de las cinco de la mañana-, hasta que me atrapan tus brazos y me impides huir.

No dudes, es lo mejor.

¿Sabes? Vine aquí a falta de poder volver contigo. Luego de una semana perfecta, luego de semanas de dibujarte laberintos por toda la espalda para encontrarme. Luego de usarte deliberadamente para alimentarme/te de tu/mi sangre y sanarme, reponerme -más propiamente dicho-...Vine aquí porque no tuve lugar a dónde mas ir.

A donde regresé, me encontré con cuatro esquinas de mi vida anudadas con tu llanto. Anilladas a tu odio por lo que te hice, por lo que puedo hacerte, por lo que sabes que pasará si no te vas ahora.

Nunca he lastimado tan conscientemente a alguien... y quiero que sepas que lo disfruto/padezco, tanto o más que cuando te derrito con sólo mirarte en silencio un par de segundos y tu no hallas donde meterte y tus manos cubren tu carita cuando "te desesperas".

Entiende que por más que te necesite, ésta es la única forma de salvarte.
Olvídame... tu que sabrás cómo.

Pero ese día, el día en que te atrevas a dejar todo por mi, pensando que quizá así podrás tenerme, enterate que no tendrá caso... no estaré, porque no lo estoy ahora.

No se te vaya a ocurrir dejarla para quedarte conmigo.
Ni por un segundo lo pienses.

De cómo sobreviviré sin tus manos, sin tu mirada intensísima, fija, diciéndome todo lo que siempre soñé, sin tus muslos perfectos, sin tus letras (puta madre, ¿qué haré sin tus letras?)... de eso... no volveré a hablar jamás.

No, no soy para ti ¿Qué cosas no? Supe que tenías razón, pero no me atreví a confesarlo.

No llores... no valgo tanto la pena.


Luna Traumatizada dejándote en el aeropuerto

PD. Me aturden tus teamos por todas las ideas. Si éste es el día, si es hoy que me voy, entonces, cuando quieras, pasa por mi nombre (tu que me lo pedías tras repetirlo una y otra vez). Te lo regalo. Te estará esperando envuelto para regalo, justo en el mismo sitio en donde nos conocimos, ese lunes que me pediste mi celular, y yo, maliciosamente, te lo di.

jueves, 14 de agosto de 2008

Esperando con ansia el domingo

Ay Dios...

¡Qué manera de escribir!

¿Cómo se escribe claramente un grito? ¿Cómo te digo que lloré en vez de aplaudir? ¿Qué sufrí en vez de gemir (como cuando estas aquí)?

Maldita sea... qué poca madre que no seas mío, neta.

Pero, ¿Qué chingados hago? ¿Cómo te regreso algo? ¿Poquito, aunque sea?

Niño... bien me lo decía mi padre: M'ija, nomás no se vaya a fijar nunca en un escritor, menos si es poeta, esos están cabrones.

¿Cómo puedes amar asi? ¡¿Cómo?!

Carajo, que lo que quería decirte (este día y justo a esta misma hora) era: qué bien escribes.

Y nada... nada más eso y que ya es tarde... y que estas con otra.


Luna Altisonante

miércoles, 13 de agosto de 2008

Si pregunta por ti


Eso de meter al Diablo en nuestra cama, fue, sin duda, lo peor que pudiste hacer.

Ahora no puedo estar sin él en medio de ambos. A grandes males... trajiste al demonio para dominar a la princesa. Si no, ¿de qué otra forma? ¿No había cómo? ¿Verdad?

Necesitaré un exorsismo para regresar al camino de la luz... de la luz que sea, porque aquí me voy a perder entre tus sábanas y mi locura.


Luna Enferma

Descarga el mp3 "Posesión" de Cristal y Acero en Box (barrita lateral)

lunes, 11 de agosto de 2008

Ahora que lo nuestro empieza a dejar de ser un juego


Luna, ¿qué pasa si te digo que prefiero estar contigo,
devolviéndote en canciones, los poemas que has escrito?

Luna, ¿qué pasa si me entrego, condenándome al infierno?
¿dejarías tu las nubes, por vivir conmigo el sueño?


Nunca, en toda mi vida habia entendido eso de la posición fetal.

Jamás la usé, me parecía tan inexplicablemente absurda.

Pero desde hace unos días es lo único que puedo hacer por mí: intentar conciliar el sueño de madrugada, en una partecita de mi cama, abrazando mis piernas y pensando en ti hasta quedarme dormida, cuando puedo dormir.

...Dueles tanto.

Luna de Elegantes Laberintos

PD."Que de ti si me puedo enamorar,
que hay tantas cosas que te quiero dar..."
si tu me dejas... si tan solo me dejaras.

sábado, 9 de agosto de 2008

Va a venir tu novia

Bueno, tu ex.

El asunto no es ese, el asunto es que debo confesarte que ambos sabemos que luego de que terminaron, ella fue novia de tu hermano (cada quien sus filias) y que no se puede negar que todo su disco, completito, es para él.

Ella lo conoce bien, como yo a ti... y nada, que cada rola que le compone -menos la que la hizo famosilla, esa si es tuya-, es como si yo te la dedicara, porque bueno, son tan parecidos. Pero a mi me gustan las versiones originales (y las versiones mayores, siempre).

Ahora que pasaba por el periférico y veía el espectacular con su carita de niña, pensé en cómo cambias de gustos, mira que saltar de aquella modelo negra (con la que cuando salias, tu que no tomas, pedías justamente una cerveza Negra Modelo para que el mesero siempre te preguntara ¿Otra?) que sale desnuda en el video de Celia Cruz a una actriz de cine y cantante, nos lleva a la pregunta obligada: ¿Cómo carajos llegaste aquí?.

Las carcajadas no se pueden escribir, y neta, qué ganas de hacerlo.

De verdad, que risa tan sana me da el explicarme que esas, entre muchas otras, son algunas de las razones por las que no estoy contigo.

La cosa es que ahora que tu ex ande por aquí, pienso entrevistarla, aunque no se si a la hora de la hora me raje. Sin embargo, sin hacer una sola referencia a ti... sabrás que te busco en su inmaduro arte, y potencial talento.

Sólo quería que supieras que un 'algo' de ti, viene ahora que ya no estás.



Luna en Pasado

viernes, 8 de agosto de 2008

Te regalo mi vida

- Hola Luna ¿Estas muy ocupada?
- Para ti, jamás lo estoy.
- Perdóname por molestarte. Es que sólo se me ocurrió buscarte a ti.
- No es molestia, dime ¿Qué se ofrece?
- Estoy a un metro de mi tía. Pero es que no se qué se hace cuando alguien muere. Acaba de morírseme. Aquí en la casa. Dejó de respirar. No vayan a pensar que la maté.
- Nadie pensará eso.
- ¿Qué hago?
- No te asustes. Voy para allá. Mientras, voy a marcarle a la Cruz Roja, y ellos se encargan de hacer lo necesario.
- No te tardes. No quiero estar aquí sola.
- No tardo. Mira voy a hablar a la Cruz y te marco en dos minutos.

48 segundos después...

- No pude resistir los dos minutos, ¿pudiste hablar a la Cruz Roja?
- Si. Voy manejando ya para tu rumbo.
- ¿Me perdonas por llamarte siempre a ti todos estos meses -desde que mataron a mi hija-, para cualquier cosa?
- Te agradezco que confíes así en mi. No colguemos hasta que llegue a tu casa, para que no me vayas a entrar en un shock o algo. ¿Va?
- Gracias. Es que desde que me la mataron, creo que ya no puedo resolver las cosas. Aunque lo hago. Ya ves que lo he hecho. Pero te hablo para que me digas eso de la computadora y de las canciones, porque necesito oírte. A veces te llamo con cualquier pretexto, espero que no te vayas a enojar ahora que te lo digo.
- ¿Quién se puede enojar por eso?
- Estas semanas no te molesté porque perdí mi celular y le pedí a mi sobrina que me diera tu teléfono aunque se pone celosa de que te busque tanto.
- Para eso estoy, no hay problema.
- ¿Sabes? Te quiero invitar a comer aquí a la casa, a ver si quieres cantar conmigo. Sobre todo sabes, te llamo para calmarme cuando el dolor me llega muy fuerte. Creo que nadie me comprende como tu.
- Encantada de poder servir de algo. Debes de saber que yo sirvo para muy poquitas cosas -por no decir que pa' ninguna-, y que te ayude en algo es bueno.
- Es terrible recordar los detalles de su muerte, de la violación, de que le pasaron el auto encima, pero creo, tengo el presentimiento de que tu y mi hija hubieran sido buenas amigas. Las mejores amigas, aunque fuera más chiquita que tu. ¡Oye! Sería bueno que uno de estos días vengas a la casa y platiquen a ver cómo se llevan.
- Patito... no puedo platicar con ella... ¿Recuerdas que ya no esta con nosotros?
- Cierto. Se me olvida.
- No hay fijón, mira, a veces hablo de alguien que ya no me quiere, como si aún fuera parte de mi futuro. Con toda proporción guardada, supongo que es como cuando te dejan plantada en el altar. ¿No? ¡Imagínate eso! con boda lista y que el wey no llegue a la iglesia. Tardas unos días en que te caiga el veinte de que el tarado se fue con su exnovia y tu ya no seras "señora de tal".
- Pu's si es cierto. Pero ya casi no me pasa, sólo de vez en cuando creo que estará aquí en la casa cuando llegue de la calle. Pasa pues, como que quiero olvidar que la mataron.
- ¿Sabes? La parte de tu familia que es... ¿Cómo se dice correctamente? ¿Narcos o nuevos ricos?
- Jajajaja, pu's no sé.
- Bueno, esa parte de tu familia que me odia, no sé como agradecerte que no creyeras en todo lo que te dijeron. Mi trabajo es difícil ¿Cómo los convenzo de que estaba cubriendo una nota, no haciendo famoso un medio por lo fuerte de la información?
- Si, estan relocos, decian que me dabas dinero para que te dejara estar aquí, en la casa, conmigo, pero no fue eso. Sólo que me diste mucha confianza desde que llegaste con tu amigo la primera vez. Muchas cosas que dijiste me ayudaron, no sé, me diste, me das aún hoy, mucha seguridad, como que siento que si estas, todo saldrá bien. Supongo que eso le haces sentir a mucha gente. Das mucha seguridad.
- (Pobrecita inocente) ¿Creerás que sí me lo han dicho un par de veces? Pero lo importante es que estas hecha un monumento a la fortaleza por la hija que te queda, que merece ser feliz, como tu.
- ¿Te acuerdas que me dijiste que tenía una vida como para un libro? Quiero pedirte eso: Un día escribe mi vida, te la regalo toda. Sólo a ti.
- ... Un día la escribimos. Creo que no soy quien debería hacerlo, pero estaré contigo cuando la pongamos en letras. Tu vida es increíble. Puede inspirar a otros a sobreponerse a las pérdidas trágicas. Pero te confío algo sobre lo que dijiste: creo que hubieramos sido buenas amigas tu hija y yo, como lo somos nosotras.
- ¿Te falta mucho para llegar?
- No Paty... abre la puerta, voy subiendo a tu casa.


Luna absolutamente Inútil

PD. Durante muchas noches, repasando los detalles, tu hija y yo en efecto, nos hicimos amigas a fuerza de pensarla... de imaginar la desesperación de esa noche. Aún hoy, me estorban algunos detalles de su asesinato en esos segundos previos al sueño profundo. Y me alteran y me despierto.. y mírame, amaneciendo contando nuestras confidencias.

jueves, 7 de agosto de 2008

Favoritos

El ver Consumiendo Libertad entre tus favoritos, el día que me prestaste tu lap, me hizo sentir un vértigo en el estómago... y atacarme de risa.

Qué chiquito es el Universo. Mira que habiendo tantísimo que leer, tu elijas leerme a mi.

¡Qué cosa!


LunaLíquida

miércoles, 6 de agosto de 2008

Felicidades, Brujita.

Nunca lees este lugar a pesar de estar metida en este blog todo el día. Por supuesto, sé que es la música la que te tiene aqui 'de fijo'.

Pero quiero decirte por escrito, yo que a ti jamás te he escrito, que te amo profundamente, hermana elegida.

Que estos ¿11? ¿13? años han sido una escuela completa de amistad bajo tu tutela.

Y aunque a últimas fechas hemos sido la peor, bueno, he sido la peor versión de mi misma: Gracias.

Gracias por quererme a pesar de ser lo que soy (aunque ambas sabemos que soy casi nada),
por sacar paciencia de no se donde para contener el mundo que se esmera en romper la puerta de mi habitación mientras tu me cuidas (aunque seas tu la que más intentas que abra esa puerta),
por las noches de hospital con mi madre,
por los gritos, mi llanto, mi incapacidad para ser una Luna normal,
por mi antisocial personalidad que te hace resolverme la vida,
por quererme a pesar de ser el peor ejemplo para tu/mi hija,
por soportar el peor año de mi vida a mi lado y no correr a esconderte, como lo has hecho con todo lo que te hiere,
como yo, que te hiero por sistema.
Por quererme (o algo así) aún sabiendo que no tengo ya nada para dar.

Gracias por enseñarme cómo es una amiga en las malas y en las peores (en la nieve, en las carreteras/cascadas congeladas, en las ciudades abandonadas por producir braceros, en los días de corazones rotos, en los campamentos, en las piramides, en las noches que ameneciamos platicando mientras nos alcoholizabamos (ja!), en tu ternura tan grande, en mi olvidada capacidad de querer que contigo se hacia grande y hermosa y de la cual ya no queda absolutamente nada...).

Te confieso que eres uno de los pocos seres humanos que respeto, supongo que por eso me reservo las 3 mil cosas que podría decir cuando me saturo de todo, pero que pesan mucho menos que todo el amor que te tengo, que toda la fuerza y equipo que representas en mis días.

Gracias por tu gente, por tu alma, por tu vocación de poetisa que no ejerces simplemente porque no se te pega la gana.

¿Sabes? He de confesarte algo: Siempre creí que tu eras el amor de la vida del amor de mi vida.

Pero ya sabes que padezco de ese mal terrible de enjaretarte con todo aquel que me gusta, como para que tu lo entretengas en lo que agarro fuerzas para huir.

Brujita, en este mundo y en el mágico, te he querido siempre, te he aprendido tanto, y lamento muchísimo ser tan poco. Pero esto que tengo, es lo único que sé ser por ahora, aunque también sé que antes había alguien en ésta que ves... ahora sólo queda un cascarón de humano, perdón por eso y nuevamente gracias por ser parte de mi vida.

Feliz cumpleaños, siempre, hermana elegida.


Luna Agradecida (y triste... como tu azul).

domingo, 3 de agosto de 2008

Curso intensivo para conectar un micro:

Verás, primero hay que tener, por obvias razones, un micrófono.

Posteriormente, aunque puede parecer muy complejo -algunos señalan que en efecto, lo es- hay que conectarlo 'al' PC, ya sea a través del puerto USB -recomendado- o bien del plug rosa -que indica entrada por dispositivo/micrófono-.

Lo siguiente y no menos importante, es pues, que no tenga activado el 'Mute' o 'Silencio'.

Una vez hecho lo anterior, las cosas deben de parecer bajo control y usted podrá comprobar -indicador de rayas mediante, que su micrófono le permite hablar y -por Dios- ser escuchado por la persona del otro lado del mundo con quien pretende comunicarse.

Para su segunda duda solo tengo algo que decir: No te vayas nunca.


Luna sin Tiempo

PD. Hoy, justamente hoy, hallé una carta de hace muchos años -bueno hallé demasiadas cartas, pero entre ellas, esa de que te voy a contar-. La escribí amaneciendo, cuando terminamos esa plática de la que refería en cierto post. En ella detallo la conversación que tuvimos -al menos lo que me atreví a compartir- para mi lectora exclusiva de aquellos años, pero no se la entregué. Decidí que eso quedaría entre ambos, nada más. Lo extraordinario, es que eso mismo, exactamente igual, me lo dijeras el otro día, tantísimos años después: "…siempre supe que las esquinitas de mi alma y la tuya encajaban perfecto. Sé que encajas perfecto en mí desde hace años". Claro, en la carta cuento como en la conversación dices que "pasarán muchos años y estoy seguro de que no cambiaré de idea, Luna, eres perfecta para mi".

Pero entonces -como ahora- el miedo tuyo era el mismo: "tengo miedo de no poder retenerte. Eres escurridiza."

Lo demás, bueno, es intranscribible, lo sabes. Pero me sorprende en exceso que luego de tanto tiempo (¡Son 10 años por amor de Dios!), sigas pensando así. Tendré que hacerte olvidar esas ideas tan lamentablemente equivocadas, porque sigo siendo tan (y más) inconveniente...no, no soy perfecta para nadie. Créeme.