Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 25 de enero de 2009

Sol endecasílabo...

...en primera persona.

Ahora, un poco más yo, volví a leer tu libro completo. Esa obra famosa que le has escrito a otra.

Dolió diferente. Pude asimilarte mejor. Ya te leo y me doy cuenta de que no escribes nada que yo hubiera vivido. Será que ahora que tu luz no me apabulla, ahora que tus sonetos se me quedan ronroneando las esquinas de mis huecos perfectos sin perforarlos, puedo acostumbrarme a estar cerca sin alterarme.

Ayer me dijeron que me case contigo, y un escalofrío me recorrió la espina... la sola sugerencia (y quien la hizo) me paralizó (lo malo fue que en público tuve que contar un chiste para que se me espantaran las ganas de imaginarlo).

Escribí la anécdota de aquella vez que ebriesísimos no salimos del bar cercano a mi refugio hasta muy entrada la madrugada, tu, yo y el que hizo la sugerencia (quizá y un día hasta la publique por aquí).

Decirte me gustas como los poetas que me son indiferentes resultaria obvio porque ambos nos sabemos especiales, porque de pronto te asusto con confesiones que no lo son y te luces persiguiéndome cuando nunca estas ahí. Cada vez que me preguntas ¿cuándo me entrevistas?, te sonrio y respondo pa'qué, si voy a hacerte llorar.

Dices entonces me fascinan tus retos, y me citas en el bar mas oscuro de la ciudad para que con grabadora en mano -ya sabes que nunca grabo nada- y dos botellas de alcohol, nos tiremos las netas, sin embargo, en el fondo, sabemos que tientas al diablo mas de mil veces por segundo estando a solas conmigo.

Seriamos una redundancia desgastante. Se me ocurre hoy que te me ocurres.

Eres más superficial, perfeccionista, abstracto y conocido de lo que necesito, soy más extraordinaria de lo que puedes manejar... infinitamente menos culta -bueno, soy menos culta que cualquiera que sepa leer y escribir-, y por mucho, peor escritora que tu.

No nos veo posibilidad, así que antes de que lo propongas: no, no me caso contigo.


Luna que de todos modos pasará contigo el 14 de febrero, según pactamos.


PD. Cualquier parecido con el chiste del gato (al fin que yo ni quería su gato) o con esa frase de: "a penas dices 'mi vida' y ya quieren que les pongas casa", neta, no tienen ninguna relación con este post... aunque lo parezca.

1 comentario:

Achernar dijo...

Consumiendo Libertad:


Hola. Tienes un premio en mi blog. Si quieres recogerlo...