Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

martes, 27 de enero de 2009

Sólo los martes

Es simple: cabello largo en colita de caballo, barba, altura ideal, chamarra perfecta, mirada de lince... una netbook y de remate una tipa diferente cada día.

Yo sé, es decir, comprendo que él alucine barato con alguien que cuando lo conoció, no podía dejar de comportarse extrañísima.

El primer día -chingado, el primer día- que lo ví me congelé. Me senté inocentemente, con los restos de mi misma en el ataud que cargaba diariamente, cuando entró -sin hacer más- se me quedó mirando extrañado de mis ojos tan en él.

Se me llenaron de lágrimas, así nomás; el poeta se dió cuenta, perfecta cuenta. Me habló: Luna, qué pasó con... no sé que chingadera insulsa.

Yo tartamudee pero no podía dejar de verlo. Me imantaron sus pupilas.

Todos lo notaron. Como me notaban siempre, convulsionada, desgastada, casi transparente.

Con los dias pensé que disminuiría pero no. No pasó. Cada vez más descaradamente me buscaba y cuando me hallaba, no me permitía irme de sus ojos.

Pero hoy, me miró como nunca.

Me pasmaron los cuadros azules y perfectos de la galería (¿sabías que era una galería?), y me alejé un poco para poder grabármelos en la parte izquierda del corazón -el único espacio donde puede uno llevarse algo tan azul-. Entonces lo sentí. Sin voltear escuché claramente su respiración... hasta que se animó:
- Vienes diferente. Te extrañé estas semanas, pero no me atreví a preguntarle a ninguno por ti.
- Sí. Sobreviví.
- ¿Morías?
- Sólo los martes, cuando te veía.
- ¿Eres pareja de alguno de ellos?
- ¿Estas casado con alguna de ellas?
- ¿Cuándo puedo verte a solas?
- ¿Haces algo más que dirigir este lugar?
- ¿Es posible que sepa tu nombre?
- ¿Estos cuadros los pintaste tu?
- ...y también compuse esta canción.

Extendió la mano con una memoria diminuta en el mismo azul de sus cuadros.
Tomé la usb. Él sólo dijo:
- eres un fetiche.
Hice mi mejor cara de:
- es la segunda vez en el día que me dicen eso.
Remató con:
- blanca de pelo absolutamente negro.
- Blanco de cabello largo... el fetiche eres tu... Me tengo que ir, creo que llegan.

Pasando lo más cerca de él que pude -ya que no me dejó espacio para no hacerlo-, caminé a mi lugar cuando llegaban todos... luego llamaste para decirme que no, no irías.

Así que pasé el resto de la tarde, tratando de aprenderme esa canción.


Luna Morena, de cabello Azul

No hay comentarios.: