Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

lunes, 23 de febrero de 2009

Por si un día te preguntas...

- Cuando pasen muchos años y la gente se pregunte porque no me casé, diles que fue porque cuando conocí a ese hombre, al pastor de tu Ministerio (¿así se le dice a éste grupo de personas?) ya estaba casado. ¿Va?
- En el sentido positivo, puedo confesarte que él esta enamoradísimo de ti. Lo tienes intensamente impactado. No deja de preguntarme cosas relacionadas contigo, y ya ves que ha querido ir una y otra vez al programa para que lo entrevistes.
- Lo sé, el asunto es que yo lo estoy en el mal, en el peor de los sentidos.
- Jajajaja.
- ¿Crees que Diosito me castigue por confesarlo?
- No es malo, creo que sólo si hicieras algo por confundirlo a un punto en que se distrajera de ese matrimonio en el que lleva más años que tú de vida, sí podría ser feito.
- Uta, ya estuvo que me fui al infierno.


Luna Diabólica

2 comentarios:

Fermontesdeoca dijo...

Ricos diálogos: éste y otros que andan por aquí.
Me gustan tus historias cuanda callas porque estás como ausente... No, no es cierto, pero es que haces algo: cuentas cosas, con poquitos datos, pero lo que no dices, lo que no explicas (cómo, por qué a qué horas, quién, y todo eso), lo que queda así como vago... en realidad se hace presente. Alusión, no...
Bueno, no sé. Me gusta este blog, y se lo comparto a veces a otras personas.

Un saludo lunar.

M dijo...

creo que todos terminaremos ahí