Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

lunes, 25 de mayo de 2009

Como las pilas

Menos -sí, fue mucho menos- de un segundo el que desconectó mi mente de ese presente donde tu voz mas suave me decía todo lo que me necesitabas, cuando un déjà vu diabólico me regresó hasta sus brazos.

A su voz baja -y en picos- que hacía de mí esa mujer que ya no volverá.

Pues nada, que me acordé de que siempre él amó más... y... extrañé todo, en menos de un segundo, mientras me decías cuánto me necesitabas.

No sería ni mucho menos relevante, si no me hubiera tenido que morder los labios para no soltar el llanto en medio de ésta noche que me cobija con tanta felicidad y nuevas ganas para construirme otras guaridas, un par de nuevos futuros probables.

No dolería así, si ya me hubiera resignado -de verdad resignado- a que no es para mí.

Pero de pronto, pasa que no, ni le quiero, ni me importa, hasta olvidado está... entonces... no supe qué chingados me pasó, cuando su dulce vocesita inundó la bocina, mientras era a otro (tu) al que ahora le destrozo la vida.


Luna de Litio

PD. ¿Qué sentido tiene? ¿Para qué hablarle cuando muere su abuela? ¿Para que llamarle en su cumpleaños? ¿Para que escribirle diciendo cualquier cosa que sirva de excusa? Si no vas a estar, si lo único que tienen en común es el pasado. No estarán juntos. Y no, nunca volverás a sentir igual. Duele mucho, pero es como una pila; se va quemando una parte y es imposible recuperar la carga total. Hay cosas que volverán a ser parecidas. Volverás a amar parecido pero hasta un límite; amarás totalmente, hasta ese nuevo límite (más bajo) tal y como una pila que se llena -siempre- con menos carga.
- Panda (alias la Diva) -

No hay comentarios.: