Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

jueves, 11 de junio de 2009

Sentido de pertenencia

Son sólo recuerdos, menos de unos cuantos los que me hacen repetir incansablemente el poder tremendo de tu cuerpo sobre el mío.

Luego lo olvido. Luego no remonto nada, más que esos gemiditos, donde me suplicabas que no fuéramos a meternos en problemas, que no te lastimara, que prometías no enamorarte pero que te dejara estar conmigo, al tiempo que tus manos herraban mi piel.

Yo con toda la alevosía que me caracteriza –que nadie imagina que poseo- sólo dije: ven.

Entonces vienen los celos, tus preguntas con dolor de estómago, tu desesperación cuando me ves sola ir o venir y entonces, pidiendo verme, también escribes: yo sé que eres libre, pero qué ganas de tenerte.

Me rio, enciendo el auto y sé que mañana volveremos a fingir: yo que me importas... tu que yo a ti no.

Qué cosas.


Luna que trabaja

PD. EP: Este va a ser el problema contigo. El sentido de pertenencia lo echaría todo a perder.
LL: ¿Problema? ¿Echar a perder? ¿De qué hablas?
EP: Me gustas mucho. Toda. No había conocido a nadie como tu. Debo reconocer que me tienes hecho un idiota desde que te vi pero qué angustia ser tu novio.
LL: Jajajaja, primero que alguien te diga que tienes un pésimo gusto y segundo: explícate.
EP: Yo no toleraría que tengas tantos amigos, que te busquen, que un día salgas con uno, que desayunes con otro, que cenes con otro más, tampoco que tu messenger este con contactos siempre hablándote y todos sean hombres. Bueno pero, ¿qué tu no conoces mujeres?
LL: Muchas, pero tengo más amigos.
EP: Perdona que me meta en tu vida, pero pobre cabrón al que se le ocurra quererte. Hablas todo el chingado día por teléfono de formas muy intensas, escribes mensajes todo el tiempo y sonries sola, te buscan puros weyes a los que abrazas y saludas con tanto cariño, que yo me volvería loco de celos si llegara a enamorarme de ti.
LL: Si, soy una pesadilla para cualquiera. Quizá eso explica que no tenga novio.
EP: Es que eres ideal, de no ser porque ya una vez que uno cae como baboso, empieza a preguntarse qué haces todo el día. Todo enamora, pero entonces empieza la tortura.
LL: ¿Tortura?
EP: Si. Empieza uno a notar qué haces, con quienes hablas, y lo que era hermoso, empieza a ser tu infierno. A mi eso es lo que me chingaria la vida contigo, mi necesidad de que me pertenezcas. Yo te querría sólo para mí, no te quiero compartir. Y tu naturaleza es completamente diferente.
LL: ...
EP: Déjame, déjame con mis conclusiones, porque sólo siendo muy pendejo, uno se emperra en tenerte. En verdad que hay que ser muy pendejo... pobre del wey que se enamore de ti... de mí, en este caso... ¿No te doy lástima?
LL: No.

1 comentario: