Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

jueves, 30 de julio de 2009

No estoy acostumbrada...

"... a que las cosas me salgan tan bien."
Lucía en la cama de Lorenzo, la noche en que él la conoció a ella (y no al revés)
-Lucía y el Sexo-


¿Qué probabilidades había de que me dejara ver de tu mano por el aeropuerto, mientras cargabas tu guitarra y mis pánicos más profundos, como si fueramos las personas más íntimas desde que inició el tiempo?

Exacto.

Pero así fue.

Hoy, aquí, justo ahora, le doy la razón a todos los otros que me odian por no haberlos dejado hacer lo que tu hiciste: tocar a la mujer que amaban (cuando la amaban) antes de que ganara todo lo demás.

Y mira yo me equivoqué... ellos no.

Ya lo había dicho alguien: hace falta un vato con más huevos que tu para que te comportes y hagas lo que tienes que hacer.


MR: Caminar contigo me hizo sentir invencible...
pero si hay que ser muy seguro para que no parezca
que eres tu la que lleva de la mano. A pesar de que fuiste, por
los nervios, una niña asustada fingiendo ser mujer en control.

LL: Lo que son las cosas. Yo me sentí tan vulnerable.
MR: Eso explica que me soltaras a la primera oportunidad.


Luna con alguien de la mano en el aeropuerto

PD. Omito barbaridad y media que aconteció durante el encuentro, porque no puedo recordar si en realidad ocurrió o fue solo producto de mi mente enferma. Los labios, los brazos y todas esas cosas. El público, las propuestas... eso que sólo pasan en las películas, estoy segura de que no pudieron pasarnos a nosotros ahí. Seguramente yo cree esos escenarios en mi mentecita. ¿Verdad?

No hay comentarios.: