Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 20 de septiembre de 2009

De cuando ganando, pierdo (o ausencias suficientes)

Una vez, hace poco, cuando casi me enamoraba, me preguntó: ¿qué haces cuando ella, quien ya sabe que eres una mierda de cabrón... cómo le explicas -cuando empieza a desconfiar de ti, que has mentido hasta las cachas para estar a su lado-, que no le harás lo mismo?

Yo que en ese entonces me sentí absolutamente invulnerable a él dije alguna pendejada igual a todas la otras pendejadas que digo cuando me siento absolutamente vulnerable.

Pero hace rato, que dijiste: "Dos minutos, me estoy bañando...", algo dentro de mí, tembló.

¿Qué voy a hacer ahora yo, que sé como te las gastas, para creer ciegamente en ti, tal como necesito?

¿Cómo chingados me traduzco tus ausencias suficientes?

¿En qué parte mi egoísmo extremo/absoluto -que te hace padecer lo indecible por mis infiernos personales-, se aguanta mientras tu creces, te expandes en el Universo que te adora y necesita tanto como yo?

No sé si son celos patológicos o mi mente imaginándote con alguna gata en la misma cama en la que sueñas conmigo, jugando a que quiere volverme loca.

Y nada, que de pronto el romperle la madre a un ayuntamiento entero, no es nada contra el madrazo que siento al pensar que me mientas como le mientes, por mí, a ella...


Luna en su Infierno

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo me pregunto si de pronto, en esas tardes que sabes convertir en praderas de ti, luna, gimes como con él como lo hacías conmigo. ¿le ronroneas despacio mientras te acurrucas en su pecho, como lo hacías conmigo? ¿te estremeces poquito pensando en su desnudez, como lo hiciste alguna vez, conmigo? ¿te vienes en él y muerdes tus labios como hacías, conmigo? dime luna, ¿suele hacerte el amor como lo haría yo en mis mejores sueños? ¿quizá mejor? ¿y acaso me piensas, cuando juegas a ser una simple mortal que se enamora, besa, muerde, rasguña y vive...? dime acaso... ¿sueñas aún?
...

Juan Pedro Arzacc dijo...

Si esto que escribes tiene dueño, que chinga para ese pobre wey... pero nunca tan jodida como para el que piensa que en verdad no pueden existir mejores tiempos, mejores momentos, al menos más intensos y deliciosos para una mujer con otro hombre...en fin.
y que se le va a hacer.


saludos...