Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

viernes, 18 de septiembre de 2009

La vida sin BlackBerry

En realidad a mi me pasa la vida cuando llego al depa.

Cuando se apaga la popularidad (whatever that means) y dejan todos de querer algo de ti.

Cuando eres ignorada por los barandales de las escaleras, por las puertas que se cierran estés del lado que estés.

Me pasa cuando las paredes o los marcos de las ventanas no se sienten con el interés de verme, o de preguntarme cómo me fue hoy.

Los restos inflamados de vida que traigo atorados en las alas, voy soltándolos, vaciándolos más propiamente dicho, por todas partes.

Es llegar, acumular tiempos, silencios intensos con el golpe de los tacones que aún rebotan de adrenalina en la cerámica del piso.

Es condensarme, reagruparme, volver a tener conciencia de brazos y rodillas, de manos, cuello, de las comisuras de los labios.

Es aprenderme y recordarte.

Es la melancolía de las esquinas que vuelven a tener sentido.

Es la importancia de saberme humana, frágil, innecesaria.

Aquí es donde se destituyen de sus cargos todos y cada uno de los pensamientos torcidos, malévolos que construyen historias hechas a punta de verdad sobre el dinero, poder y hallazgos.

Aquí no hay muertas, degollados o secuestros o pendejos que hacen negocios desde el télefono de su oficina que pagamos con impuestos públicos, ni personas pidiéndome pruebas de capacidad para derrocar a un pobre imbecil que solo ha cometido el delito de ser corrupto para favorecer a la competencia.

Aquí nadie me pide nada, ni me sueña, o quiere mi opinión, consejo o ayuda.

Aquí no soy absolutamente nadie, nada... no soy más que un pensamiento de ti que ronda los recuerdos de que alguna vez, yo también amé.


Luna Cansada

No hay comentarios.: