Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Quiero casarme contigo

Ok, ok, ok. Estoy hasta la madre. No se si es sangre o alcohol lo que recorre mis venas. Lo que sí sé, es que dolió mucho que te fueras... o irme. Cómo sea que lo veas.

Ese último y exacto: quiero casarme contigo (no el tradicional: quieres casarte conmigo) fue lo que más dolió... que borraras todo, que dejaras de leerme... que no supiera nada porque tiré mi celular a una tina de agua y no quise saber más de él (nadie mejor que tu sabes que sin celular yo no soy nadie).

A mi el alcohol no me pone ebria... 20 martinis deben dejar constancia de eso, pero la cabeza me duele... creo que es porque te extraña.

Sé que duelo como dueles... pero a la larga, un día, entenderás que esto ha sido lo mejor que te pudo haber pasado.

Aunque me ames como no debiste hacerlo. Aunque los futuros se nos antojaran ciertos... Aunque mi cama y tu habitación vacía te necesiten... yo no puedo sentir nada.

Podría pedirte perdón pero lo que alcanzo a desear eres tu sonriéndome en silencio, con esos profundos mares que tienes por ojos a punto de devorarme... lo cierto es que me tatuaste cada despertar con una pasión de la que sólo se lee en los libros.

Me parece que te habían soñado antes que yo.

Toda tu piel esta desmoronándome, me hiciste esclava de tu recuerdo hasta el desgaste por revivirte. Pero poco se puede hacer ahora que termino esto que fuimos.

Ahora, en medio de esta cruda que no debía de pasarme, con un nuevo teléfono, con un nuevo número (temporal) y con el éxito periodístico de una estrategia -tan bien pensada y de resultados inmediatos- como la que puse en marcha hace un par de días... todo, cada pendejadita o logro, pierde sentido si no te tengo a ti.

Con todo lo popero que eso suene, ¿qué le voy a hacer?, al final del día, te necesito igual que al despertar, con tu cuerpo entre mis piernas y con ese simple hecho, estableciendo dónde termina y comienza el paraíso.


Luna en huída (y pedisisisisisima).
PD. Mi nuevo jefe es el diablooooooooo

4 comentarios:

Juan Pedro Arzacc dijo...

Ni un solo momento, ni por un instante pequeñito, no importa que hayas cambiado de número ese que nunca marqué (el anterior) pues no soportaría que no contestaras (te habias disculpado por ese hecho desde antes), ni por un micro segundo como aquel que al rozar tus labios para mi la vida ya había valido la pena...ni por un tiempito tan leve, he dejado de extrañarte, de pensar en vos.

Me faltas de forma superlativa, como nunca pense que a mis treinta y tantos me podia llegar a faltar algo, alguien...

No quiero sumarle mas palabras a lo que creo que perfectamente entiendes como se siente...solo diré que en mi caso, no sólo al final del día me estas haciendo falta.


Por cierto...Te A...doro, ve y acaba con el mundo encuentra lo que no buscas pero crees que existe, sigue siendo feliz, sin mi y a pesar de mi, intermitentemente feliz...

Yo aqui sigo y seguiré (a sus ordenes lo sabe), intentandolo aunque sepa perfectamente que es lo que tengo que hacer.

Soy de ud...sépalo, aunque sea hoy sólo un dato de cultura general

TQDY


PD POr eso te llevarás bien con él, pero no olvides que el diablo es el diablo...(que quieres, no puedo dejar de cuidarte, se me hizo costumbre)

PD2 Mi numero sigue siendo el mismo, mi correo el mismo y mis intenciones las mismas...

Álther Ego dijo...

Es de los escritos mas impresionantes que te he leído, y eso, es difícil en un blog con tanta calidad, donde no se escriben pequeñeces, si no todo es placentero.

Si el alcohol es lo que te lleva a estas letras

Salud Lunita!!

Anónimo dijo...

con razón ya no me pelas =(, pero bueno, se féliz

MB dijo...

La frase más trillada del mundo. Los niños y los borrachos siempre docen la verdad.

Que buen blog y que buen post. En serio. Por un segundo sentí como si hubieses sacado palabras que alguna vez pasaron por mi cabeza.

Psate por mi blog a ver si te gusta, va?

http://lifefrommymind.blogspot.com/