Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

jueves, 28 de mayo de 2009

Ángeles y Demonios

SU: ¡¿Qué onda? ¿Qué haces aquí?!
LL: Vine porque olvidé mis llaves. Pero ya me voy.
SU: Espera, ¿dónde andabas?
LL: (sonriendo con un vaso gigante de refresto del cine) ...
SU: Ok. ¿Con quién fuiste al cine?
LL: Con tu... ¿qué es tuyo? ¿amigo?
SU: Si. Pero, andan demasiado tiempo juntos ¿no? Es decir, a mi que me valga madre, pero...
LL: Pregunto qué será tuyo porque jamás en mi vida había oído a alguien expresarse tan bien de otro ser humano, como a él de ti.
SU: (sonriendo) ¿Neta? Pero es cierto. Parezco malo, pero no soy malo. Es como tu, te ves cabronsísima y eres una niña muy tierna... protegible.
LL: Soy un demonio. Pero sí, eso dice él, que eres la persona con el corazón mas bueno que conoce... Un ángel. Bueno ahora si me voy.
SU: No, es que... ¿cuál viste?
...

Luego de 20 minutos de inventar preguntas estúpidas para detenerme:

SU: Te invito al cine todos los fines de semana... aunque sea del mes que viene.
LL: Va. Considerando que no puedo ir con mis viejos amigos porque siempre me meto en lios.
SU: No te garantizo no meterte en líos conmigo, pero si te garantizo cuidarte como ninguno lo ha hecho.
LL: ¿Quién te dice que necesito que me cuiden? Van dos veces que lo mencionas.
SU: Tu mirada cuando descuidadamente se queda viendo un punto fijo en las ventanas -así te caché el otro día antes de empezar, tu silencio y tus manitas sosteniendo tu cabeza viendo las gotitas de agua en los cristales- y tus pupilas -que no cambian de tamaño- se expanden con las ganas de volverte vulnerable como para dejarte caer una tarde de lluvia con alguien... quien sabe, quizá conmigo. ¿Por qué no?
LL: Gracias por el análisis nocturno.
SU: No te vayas, platiquemos de ti, quedate... ¡Chin, no! maldita sea, si no entraras a las 4 de la mañana te detenia hasta que acabara aquí. ¿Pero que tu no duermes?
LL: ¿Yo? si, por eso me voy. Bye.
SU: Oye... yo, tu... es que... ¡Carajo!.. descansa niña.
LL: Ídem... niño.
SU: (a gritos) ¡Me debes una noche, quiero decir, una plática!
LL: (gritando) ¡Tu a mi!


Luna Posible

lunes, 25 de mayo de 2009

Como las pilas

Menos -sí, fue mucho menos- de un segundo el que desconectó mi mente de ese presente donde tu voz mas suave me decía todo lo que me necesitabas, cuando un déjà vu diabólico me regresó hasta sus brazos.

A su voz baja -y en picos- que hacía de mí esa mujer que ya no volverá.

Pues nada, que me acordé de que siempre él amó más... y... extrañé todo, en menos de un segundo, mientras me decías cuánto me necesitabas.

No sería ni mucho menos relevante, si no me hubiera tenido que morder los labios para no soltar el llanto en medio de ésta noche que me cobija con tanta felicidad y nuevas ganas para construirme otras guaridas, un par de nuevos futuros probables.

No dolería así, si ya me hubiera resignado -de verdad resignado- a que no es para mí.

Pero de pronto, pasa que no, ni le quiero, ni me importa, hasta olvidado está... entonces... no supe qué chingados me pasó, cuando su dulce vocesita inundó la bocina, mientras era a otro (tu) al que ahora le destrozo la vida.


Luna de Litio

PD. ¿Qué sentido tiene? ¿Para qué hablarle cuando muere su abuela? ¿Para que llamarle en su cumpleaños? ¿Para que escribirle diciendo cualquier cosa que sirva de excusa? Si no vas a estar, si lo único que tienen en común es el pasado. No estarán juntos. Y no, nunca volverás a sentir igual. Duele mucho, pero es como una pila; se va quemando una parte y es imposible recuperar la carga total. Hay cosas que volverán a ser parecidas. Volverás a amar parecido pero hasta un límite; amarás totalmente, hasta ese nuevo límite (más bajo) tal y como una pila que se llena -siempre- con menos carga.
- Panda (alias la Diva) -

miércoles, 20 de mayo de 2009

Sin Mario

Pasa que yo me enteré de que me amabas por él.
Qué había terminado lo nuestro... también fue por él que me enteré.

Lo que de mi no sé, a ciencia cierta él lo dijo muchas veces -sobre todo en las mañanitas, cuando despertaba tu respiración con mis sueños-, cuando la boca se me destejia en tus miradas tristes de ternura.

Resulta que aprendí a contarte las locuras con centimetros de sus palabras...

... ahora que se fue, me pregunto si queda algo que valiera la pena de nosotros.


Luna sin Benedetti

martes, 19 de mayo de 2009

Mujer de pies perfectos...

¿Gracias por ser mi mamá?
¿O qué se responde cuando te agradece la creadora de tus días, el que seas fruto de su vientre?
Supongo que no se hace nada más que venir aquí y ponerlo en la repisa.


Luna Primogénita (y cansada)

lunes, 18 de mayo de 2009

En el nombre sea de Dios todopoderoso

Hay gente que sencillamente, no debería morirse.
Algo se pudre en el Universo además de su carne cuando se van.
Descansa en paz -tu que podrás- sin nosotros,
ya que nosotros sin ti no creo que podamos vivir igual, Mario.

Oye, falta una hora y media para que empecemos, así que ante este desquicio que me tiene sin dormir desde hace días, ésta intoxicación sugestionada en la que estalla mi cabeza incontrolablemente, por muertes que no deberían de haber ocurrido o por la presión de todo lo que descansa sobre nuestros hombros, vengo a decirte algo que no tendrá sentido venir a decirte después: Gracias.

Por hacer equipo, por llenar, sin saberlo, tantos huequitos que fueron dejando mis propias carencias en la vida de tantos que finalmente repercutieron en la mía.

El show debe continuar... y hoy se levanta el telón.

Dios nos ayude.


Luna muerta de miedo

martes, 5 de mayo de 2009

Lunares


Nunca estuviste conmigo
y tus tres lunares,
de memoria sé...



Me crecen lunares -como sueños-, te dije inocentemente cuando señalaste claramente los nuevos que viste.

El de la barbilla ya no se quedará solo, al que tendremos que darle un hermanito es al de tu pecho, dijiste haciendo una línea suave entre los tres -como uniendo constelaciones en la piel de la Luna-.

Entonces ya habíamos pasado de mis manos en tus hombros, a tu incapacidad para no tener las tuyas sobre mí, buscando ser lo menos obvio posible y tímidamente acariciando mis antebrazos mientras te erizaba mi humilde intención de desestresar estos días que tanta expectativa han causado.

Ya habíamos pasado incluso, a extender las caricias de tus manos a mis brazos, de mis brazos a tu pecho, de la silla a la pared... a apagar la luz y quedarnos abrazados en silencio, oyendo el sonido de nuestra respiración sin alterar, a la que le hacía segunda el aire acondicionado recién instalado en mi oficina -donde se queda el mismo perfume que dejo en tu auto (y a la que entras cuando no estoy para paliar el extrañarme)-.

Luego, en medio de la oscuridad que unió perfectamente los puntos de mi constelación lunar con el pulso exacto de tu índice... sonó el telefóno y yo, como siempre... contesté.


Luna en su nueva oficina

domingo, 3 de mayo de 2009

No me quiero enamorar

No, no, no. ¡No quiero!
Con una chingada. No me quiero enamorar de ti.
No.


Luna a Punto

PD. En algún momento tendremos que volver a dormir. ¿Lo sabes?

viernes, 1 de mayo de 2009

No quiero ser Diputada

Es que, déjame te explico: ¿cómo para qué, si ya no estas tu?

Puedo, pude, pues, hacer la diferencia -ambos, más, quizá, lo sabíamos- la situación es que con tu profunda decepción (o ponle el adjetivo que más llene ese hueco que te dejé), ya me fue imposible mejorar la condición de esta agonizante relación.

Imagino que lo nuestro es lo más parecido a un divorcio light.

Y debo decirte que el que hayas sido el hombre de mi vida... jamás cambiará que yo no puedo ser la mujer de la vida de nadie. Pero, ¿qué le vamos a hacer?


Luna ExDiputada