Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 3 de enero de 2010

Síndrome de abandono

¿Cómo puedes, siendo tan mía, irte?
No tienes que huir de mí, ni fingir que ya no te intereso,
procuro no hacer nada que te haga alejarte…
pero irremediablemente sé que te voy a perder.
- TZ

Supongo que te oí en automático –cómo últimamente me pasa la vida-… quise, es decir, procuré hablar, decir, con elocuencia -que a veces pareciera la única herramienta que poseo- algo que te borrara mi irremediable abandono de la piel… pero supongo que ya era tarde.

"Te voy a decir cuál es el problema contigo: al principio, todo es tan intenso, parece que estas ahí, que es posible tenerte, tocar el cielo, amar por fin como loco; pero luego de unos meses te desinteresas paulatinamente. Entonces de pronto un día todo se va; ya no hay nada de ti para esa persona, te vas aún estando ahí, te encuentras escapando, siempre en huida regalando esa sensación permanente de ser inatrapable, de estar constantemente tan en otro lado… y uno se queda como pendejo esperando en algún momento volver a tenerte como al principio, volver a sentirte como antes aunque se tenga que persiguirte. Pasa que procuramos darnos, esperarte, comprenderte, ser mejores para intentar ser ese alguien que pueda aspirar a tenerte… y como reto está a toda madre, el problema, te digo, es la soledad, el abandono inminente en el que nos dejas, donde finalmente terminamos conformándonos con lo poco que nos das de ti."

Y con eso, niño de los horóscopos de la tele, has resumido la historia completa de mi vida.


Luna Soledad

4 comentarios:

Juan Pedro Arzacc dijo...

A veces lo que dice un hombre con "Delirium Tremens" no hay que tomarlo mucho en cuenta, digo...que es mejor irremediablemente encontrarse que perderse...quizá...en algún Starbucks o a 250 metros de altura sobre el nivel medio de egolandia...o en lo maravilloso de creer que dios tiene alguna razón para mantenerte justo en donde estás...y eso en el peor de los casos.

Cuídate del frío dicen que está muy helado por allá...un abrazo Luna

PD Se te extrañaba en las letras, no nos olvides demasiado.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

Como todo fuego termina por acabar, al incio arde con inmensa claridad, te envuelve el calor, sueñas con la suavidad de la piel que te hace arder por dentro, al inicio siempre es asi...magno, excelso, irremediablemente como buena Luna, como todas las Lunas podria decir, tu mente te juega bromas....y el calor, ese que quemaba la piel, termina por ser una llama azul, que tirita sola, que alumbra solo lo suficiente para seguir viva...Luna lunita bananita...=) te amo, como pudiste ser para mi la vida; te quiero luna como pudiste ser para mi, amiga...te extraño como eres ahora para mi vida, no se de ti, eres una extraña, y a la vez: Mi familia...

Luna Líquida dijo...

Anónimo (o Dh): 17 años vuelven loco a cualquiera. La mitad de tu vida, podrían volver una extraña a cualquiera... lo que no sabes es que dentro de mí sangre late la misma fórmula secreta que combina la calidad de la sinapsis que te invade los días. La última vez que nos vimos no eramos ni adolescentes... seríamos propiamente dicho: niños.
Cambiamos todo lo que se puede cambiar; lloramos tanto como se pudo... y lo que queda, debe volver a encontrarse algún día.

...algún día.

LL