Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

sábado, 5 de junio de 2010

Silencio

Una vez, uno que me amó, confesó que sabía que yo era la mujer de su vida (creo que lo dejó pegado en las paredes de este lugar algunas veces) porque podíamos compartir -incluso- el silencio: hasta eso es bonito contigo, me dice tantas cosas de ti, me contaba.

Ahora, que tu y yo llevamos muchas vueltas alrededor del mundo, ahora que nos acabamos los pasados mutuos vestidos de palabras, ahora que no tenemos ni puta idea de donde estamos... comprendo eso de lo que él hablaba.

Por fin entiendo cuando en el silencio nos encontramos.

Mientras demolemos y vamos componiendo arpegios entre las puntas de los pies, con los restos -casi incomprensibles- de lo que fuimos, cuando es el silencio más ruidoso en el que sumergimos todo, no dejo de recordar que había veces en que traté de amarlo, pero la mayor parte del tiempo -a diferencia de él-, a mi su silencio nunca me dijo nada.


Luna de su Vida

1 comentario:

Anónimo dijo...

woow, eso si me gusto, me hizo recordar