Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

sábado, 31 de julio de 2010

Fue

Voy a decírtelo despacio, despacito para ver si puedo explicármelo al escucharlo en voz alta.

Fue más intenso oírlo decir -una y otra vez- te amo, que sentirlo abrirme hasta el dolor.

Fue más doloroso decir te amo -sin poder decirlo, como soplándolo dentro de mi cabeza-, aunque lo oí salir de mi boca -con más ponzoña que un gemido pastoso, hinchado-; fue más terrible que la fuerza de su fuerza anillando el peso de su cuerpo al de mis piernas abiertas.

Fue enloquecer, enloqueciéndole... describir nuevos límites al placer, al fango -suave y tibio- que hacen los dedos, cuando chupan, lo que la boca invade sin detenerse, procurando poseer hasta el futuro.

Sí, creo que eso fue.

...entonces se quedó callada... supe ahí, que algo se le había roto. Por fin había comprendido lo fácil que era mentir amor.


Luna destruída.

1 comentario:

I was a sunny rainphase dijo...

Las delicias del amor y desamor...
tiene encanto tu blog.