Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

jueves, 7 de octubre de 2010

A tu lado...

ED: Te necesito de vuelta...
LL: Yo a ti.
ED: Nos vamos al sur.
LL: ¿Cómo? Eran 15 estados en el Norte ¿No?
ED: No puedo decírselo a nadie, por esto te hablaba de la discreción; mi familia, en el trabajo, mi oficina, nadie lo sabe; estan todos creyendo cosas que no puedo aclararles. Entiende esto: Te necesito allá conmigo. Cancún, Guerrero, Oaxaca... ¿no es lo que siempre has querido?
LL: Yo... ya no... es que me iba a Sinaloa... con él... ¿qué hago en Quintana Roo o Tabasco? No hay nada en el Sur para mí. De pies a cabeza soy 100% Norte.
ED: Como yo, pero lo que harás es estar conmigo. Sin tu Papá, yo tengo que cuidar de ti. Y ni me cuentes quien es "él" como para irte a Sinaloa, sólo piensa que ya no te fuiste mijita, es posible que todo cambie. Sé que soy egoísta que eres otra, te lo veo en los ojos, en la forma de verme... ya no eres la misma. Creciste enormidades con el dolor. Extraño a mi niña, pero te quiero a ti.
LL: ¿De qué hablas? Sólo estoy perdida, pero soy la misma idiota.
ED: Supongo que las grandes pérdidas hacen esas cosas con la gente y yo sólo te quiero a ti. Así es que necesito morirme antes que tú para no llorarte como lloras conmigo tu incomprensión ante la muerte; no soportaría que algo te pasara. Será por eso que te llamo dos o tres veces por día.  Debes volver, Luna, la Luna que me cambió la vida, debe volver. En diez días defino. Vamos a ser reyes donde no hay nada; acá todo lo construí, lo contruyeron, allá seremos amos y señores. Te tienes que ir conmigo.
LL: Yo... creo, que... sí.
ED: Lo sabía.
LL: Te...
ED: ¿Amo?.
LL: Extraño.
ED: Algún día... esa frase acabará como quiero. Verás que sí.
LL: No supongas... nunca supongas conmigo.

... lo demás fueron tus besos, abrazos, los cuchicheos de los meseros, la cuenta que nos pagó aquel tarado para humillarte; morirse de risa, salir, darme regalo de cumpleaños antes de cerrarme la puerta del coche... ese regalo increiblemente hermoso... y dejarme ir.


Luna que (aún) respira.

No hay comentarios.: