Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 31 de enero de 2010

Escarmiento


MA: Estoy seguro de que este wey estaba limpio. Lo que me enferma es que para todo lo echen la culpa al gobierno.
LL: No tenemos un gobierno tan chingón como para ser culpable de todo. Tienes razón.
MA: Además, él no murió por la "guerrita" como le dicen al desmadre que traemos.
LL: Ah no, creo que murió por cumplir con su jale ¿no?
MA
. Simón.
LL: Ah, bueno, menos mal...
MA: Se metió de más, confundió secuestros con levantones. Eso tiene sus consecuencias.
LL: No sabes cómo me tranquilizan tus conclusiones sobre el tema... (tarado).

En resumen, la muerte duele mucho. Depende que tan lejos te toque, así te madrea. Pero cuando un amigo se va, la distancia es lo de menos.

A mi me da verguenza que te culpen por dar mucho más de tí; por contribuir con una búsqueda de equilibrio en el desigual estado de justicia que padece la gente desprotegida. Hace rato, que todos te lloraban, recordaba las pocas veces que viajé contigo. El silencio que hacías cada vez que sonaba el teléfono y las veces que MA y yo te sugerimos -al menos- escoltas que pudieran darte una oportunidad más.

"Cuando van por ti, van por ti"; decías. "El día que me toque, no habrá muralla que no tumben para escarmentarme".

Cuando las balas van ganándole la batalla a la libertad, lo que nos queda a los simples imbéciles que no tenemos nada para combatir, son los recuerdos de haber conocido a héroes como tu, y por ese simple hecho -aunque sea entre lágrimas-, sonreír.


Luna Paralizada
PD. ...confiar en que serán hombres extraordinarios -sí, así como tú-, los que ganarán... lo que sea que eso signifique (esperando sirva de consuelo a los que se quedan absolutamente desolados con tu asesinato).(qepdcs)

jueves, 28 de enero de 2010

Algo entre nosotros

LL: Bueno, luego de las situaciones actuales, he tomado esta decisión por el bien de los tres. Esta crisis me parece el momento más adecuado para esclarecer las cosas, los rostros y los objetivos. Así que luego de todo este tiempo: MA te presento a ED; ED, él es MA.
ED: Hola, qué gusto por fin conocerte. Así que tu eres el famosísimo MA.
MA: Tal como pronosticó LL, inspiras confianza, ¡y si estas grandote, ED!
LL: Jajajaja, a lo que nos trajo aquí caballeros, hay mucho que hablar.

Dos horas después, en la camioneta:

MA: Oye, buen tipo. ¡Qué bien me cayó!
LL: Te dije que era la onda.
MA: Si, pero la neta no esta tan grandote, lo imaginé más corpulento, es más bien del tipo delgado aunque alto, más como estilizado, como tipo modelo, ¿no?.
LL: Ah, pu's, si, así esta el wey.
MA: Alguna cosa te tenía que entretener. Reconozco que tiene una voz muy grave y sé que eres auditiva, que eres de altos, de voces así, de tipos con personalidades fuertes, con barba de candado... pu's cae en tu categoría.
LL: Cállate. No tienes ni puta idea de cuál es mi categoría.
MA: Me queda claro que yo no soy tu categoría.
LL: ¿Puedes dejar de decir idioteces y explicarme qué chingados fue lo que pasó debajo de la mesa?
MA: ¿A qué te refieres?
LL: ...
MA: Ok, a mi mano en tu muslo... pu's nada, estaba asegurándome que estuvieras ahí, cerquita.
LL: No mamar... me veías como nervioso, raro, embobado y ED se fijó perfectamente.
MA: Pues no sé, trataba de verte para saber qué le ves a ese tipo. Es decir, entiendo, entiendo que el wey tiene tipo, esta galán, tiene estilo, vaya, no esta mal, pero neta, ¿por que te atrae, tu no caes sólo por el físico? No comprendo. Los veía juntos y mientras él hablaba de sus pendejadas, que ya me sé, cuando visualizaba qué podía gustarte y lo vi mirarte... tengo que confesar que noté algo: ese wey te quiere; es evidente. Algo aquí (señalaste tu pecho) sintió raro.
LL: Ajá, claro. Neta déjate de tonterías, tenemos una labor titánica aquí, ¿no lo ves?
MA: Honestamente lo único que veo es a ti con ese tipo, la manera en que te abrazó, como se miraban, como lo veías, la forma en que tocó el botón de tu blusa para indicarte que se abrió.
MA: No, no me vas con otro. De plano.
LL: Jale wey, tenemos jale, luego piensas en tus paranoias psicóticas esquizoides infundadas. ¿Va?
MA: Pero esta claro que hay algo entre nosotros que no tendrás con nadie más. Te siento mía. No sé como te parezca eso, pero así es... y lo sabes.
LL: ...lo sé. Para mi desgracia, lo sé.

20 minutos después en conversación telefónica:

ED: Se siente la vibra, la buena vibra del tipo. ¡Con razón son amigos!
LL: Sabía que se caerían bien.
ED: Oye, pero, es más bien corpulento, esta grandote el tipo, como jugador de americano, me lo imaginaba, mas del tipo intelectual, no tan fuerte.
LL: Ah, pu's, si, así esta el wey.
ED: Mmmm, a mi, ¿cómo te digo? Me acuerdo de ciertas cosas que me has contado, y atando cabos con algunas cosas que noté, me atrevo a decirte que senti como que ahí hay algo, ¿no?
LL: Te refieres a la rabia simulada de amabilidad, ¿o al trato forzado de personas articuladas y decentes que tenemos cuando hay público, cuando en realidad solemos insultarnos frecuentemente?
ED: Pues más bien a que me quitaste la mano cada tres minutos de tu pierna. No me dejaste abrazarte y me las ingenié para que regresaras para poderte besuquear como Dios manda, pero fuiste muy fría. ¿O eran los guaruras del MA los que te hacían estar tan seria?
LL: Jajajaja, no estaba seria. Pero, ¿por qué carajos me tocabas por debajo de la mesa así?
ED: La verdad, me dio avaricia, como siempre dices. Recordé aquello de que un amigo tuyo enamorado sale de tu vida, y los vi, los imaginé todos esos años de amigos, las pocas cosas que los hacen tan cercanos, tan cómplices. Incluso pude imaginar porque pasas tanto tiempo con él, como puedes sentirte protegida con alguien así de fuerte, de intenso, tan cerebral, que de hecho no es feo, más bien muy seguro de sí mismo... honestamente sentí dolor en el estómago.
LL: Ajá, claro... fingiré que te creo.
ED: No, neta, voy a comer a tu rancho con el próximo presidente municipal. ¿Qué onda, vamos?
LL: No porque me raptas.
ED: Vas a quedar con MA entonces. ¿Cierto?
LL: No, como y pisteo hoy con el Panda.
ED: Sé que lo dices para no lastimarme pero... bueno. Ya vendrán las mías. Quiero que sepas que me sentí encabronadamente celoso, aunque no quieras saberlo, pero de todas formas, sé que hay algo entre nosotros que no tienes con él. Si hay alguien en quien confio, quien me importa, eres tu, sé que nosotros tenemos algo único, lo sabes tu.
LL: ...lo sé. Para mi desgracia, lo sé.


Luna de Todos

miércoles, 20 de enero de 2010

Pecados compartidos


...jugamos a ser humanos en esta habitación sin fin...

¿Sabes que sufro de pánico escénico? ¿Que de pronto me paraliza el miedo?

Imagino que ha de ser complejo de suponer cuando me has visto hacer reír a un montón de gente en un teatro, estar entrevistando a tantos, desmenuzando a esos que a otros atontan; pero sí.

Es más o menos como cuando me enfrentas y en la absoluta sed de tu piel, son mis manos las que hablan -ante mi oscuro silencio- con tu fuerza que las guía, las conduce a ese futuro que tanto trabajo me cuesta asimilar.

Pero ya sabes: los extremos se tocan en algún punto.

Yo soy ese punto la mayor parte del tiempo.

No hay una frase que no sepas qué quiere decir... ni una que no explique lo que ha sido jugar a ser humanos en esta habitación en la cual moriré de ganas de decirte que te voy a echar de menos.

...finjo que no sé, que no has sabido...
que no me gusta estar contigo...


Luna disfrazada de ti.
Descarga el mp3 "Con las Ganas" de Zahara en Box (barrita lateral)

jueves, 7 de enero de 2010

Compañero

"Haré lo que tenga que hacer para traerte de vuelta"
- TZ en una de esas largas noches -

¿Cuántos desiertos abiertos he de bautizar para alcanzarte?

Es algo más que mis dientes como hipodérmica en tus músculos perfectos,...se trata de dejar la soledad en pausa.

Es un transcurso amainado y prudente, de todo eso que no sabes (ni preguntas) pero que en complicidades que definen, se dedica a construirme un refugio –incluso de mi misma-, al que no puedo dejar de acudir cada noche para restaurar los caminos que has inaugurado en mi futuro.

Va más allá de desnudarte –miedos y pasado- en confesiones, absolutos (relativos) y minerales cristalizados en una dulzura enfermiza que me seduce cuando me doblega.

Cuando te sé tan mío, que no hay distancia posible que me derrumbe la fe en que quizá un día, pueda estar mejor… si te quedas a mi lado.


Luna contigo.

domingo, 3 de enero de 2010

Síndrome de abandono

¿Cómo puedes, siendo tan mía, irte?
No tienes que huir de mí, ni fingir que ya no te intereso,
procuro no hacer nada que te haga alejarte…
pero irremediablemente sé que te voy a perder.
- TZ

Supongo que te oí en automático –cómo últimamente me pasa la vida-… quise, es decir, procuré hablar, decir, con elocuencia -que a veces pareciera la única herramienta que poseo- algo que te borrara mi irremediable abandono de la piel… pero supongo que ya era tarde.

"Te voy a decir cuál es el problema contigo: al principio, todo es tan intenso, parece que estas ahí, que es posible tenerte, tocar el cielo, amar por fin como loco; pero luego de unos meses te desinteresas paulatinamente. Entonces de pronto un día todo se va; ya no hay nada de ti para esa persona, te vas aún estando ahí, te encuentras escapando, siempre en huida regalando esa sensación permanente de ser inatrapable, de estar constantemente tan en otro lado… y uno se queda como pendejo esperando en algún momento volver a tenerte como al principio, volver a sentirte como antes aunque se tenga que persiguirte. Pasa que procuramos darnos, esperarte, comprenderte, ser mejores para intentar ser ese alguien que pueda aspirar a tenerte… y como reto está a toda madre, el problema, te digo, es la soledad, el abandono inminente en el que nos dejas, donde finalmente terminamos conformándonos con lo poco que nos das de ti."

Y con eso, niño de los horóscopos de la tele, has resumido la historia completa de mi vida.


Luna Soledad