Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

domingo, 9 de enero de 2011

Ataque de pánico

MA: ¿Qué haces metida debajo de tu escritorio si acabas de salir del hospital?
LL: No sé. No recuerdo porqué acabé aquí.
MA: Dios mío, mira cómo estás, ¿qué carajos pasó? Jamás había visto a nadie tan madreado, y mira que sabes de qué hablo. ¿Qué dice tu familia?
LL: Ellas no existen.Quién me amaba ya no está.
MA: Lo sé. ¿Qué hago? De milagro hablas. Mira tu ojo, no puede ser que estes así. Soy un pendejo.
LL: Lo sé. Ha sido la semana más dolorosa -al menos físicamente- que recuerdo desde hace...
MA: ...he cometido todos los errores. Lunita, venía a que me salvaras pero estás en condiciones deplorables...
LL: ...gracias, también te quiero.
MA: Cometí un error imperdonable, me perdí; sin ti yo... yo...
LL: ...no digas nada, desapareciste, wey. ¡Casi enloquezco!
MA: No podía comunicarme, se me acabaron las pilas, no quería ser hallado.
LL: Si estas la mitad de lastimado que yo, sólo la mitad...
MA: ...Ven, abrázame y duermete conmigo.
LL: No me reconozco. Cuídame.
MA: Es imposible, siento que si te toco vas a desarmarte. ¿Cómo chingados estas así? No puedes caminar, estas llena de sangre. ¿Qué pasó? Voy a levantar al cabrón que te dejó así.
LL: ¿Cómo asumes que fue un wey?
MA: Te conozco demasiado bien.
LL: No me preguntes ya nada, sólo quiero dormir, y si Dios es bueno, desaparecer. Además, tu estás así por una vieja.
MA: Tomé tanto que me perdí. Hice cosas estúpidas, no estoy orgulloso de mí, bajé del helicoptero, te llamé, aquella hizo un escándalo porque estaba ocupado mi cel, pero sólo quería verte.
LL: Lo sé, tan lo sé que tu mujer odia que hayas hablado primero conmigo que me envió mensajito.
MA: ¿Cómo fue que nos quedamos solos? Es decir, a ti se te murió el único ser que te amaba, según repetías cuando entré, pero ¿y yo? Tengo una familia por la que debo responder y me valió madre todo.
LL: Apenas puedo articularme, bendito sea el BB, a todos les hace creer que existes... pero comprendo poco de mí, de ti, del día...
MA: ...pero en el fondo eres marioneta de un ser oscuro y degradado.
LL: ¿Qué hiciste?
MA: Traicionar todo aquello en lo que creía. Aunque recuerdo estar orgulloso de saber aceptar su 'no'.
LL: Te acostaste con ella, ¿verdad?
MA: Casi, casi lo hago, pero al saber que no la amo, me intentó controlar, pero con exceso de alcohol, me acabo de demostrar que soy otro. No la violé porque soy mejor que una basura pero...
LL: ..¡No mientas! ¡Te acostaste con ella! Aunque vale madre, me pasó algo parecido, pero aparentemente la violadora era yo, y no estuviste para cuidarme.
MA: ¡No lo hice! Si no entro con tu copia de llaves seguirías metida debajo de ese escritorio por días, te conozco. Estas chingaderas no nos deben pasar a nosotros. No somos tan débiles.
LL: No, no lo somos.
MA: Estamos mal. Esta semana fue un infierno, si pudiera contarte cosa por cosa, dejarías de quererme...
LL: No llores, que no quiero llorar yo.
MA: ¿Qué nos pasó? Estamos completamente descontrolados. Tu tienes excusas... yo ni eso. Ven, vamos a un hotel, no quiero estar aquí, donde seamos presa de los litros de alcohol que tienes. ¿De dónde chingados sacaste tanto alcohol?
LL: No preguntes.
MA: Te amo, Luna. Te necesito y espero que todo esto no sea el error de que no seamos uno con el otro, por tu terquedad.
LL: No, ya sabes de quién soy, y aunque te amo, soy la peor versión de mi misma. Si sabes cómo, sacame de aquí.

Lo demás fue enfundarme en una pijama, chamarra, guantes, gorra y dejarte cuidarme toda la noche... aunque duele moverme, sabe que nunca dejaré de amarte como lo hago.


Luna en demolición
PD. Se cumplió la profesía, ya sé que no hay nadie más que tu y yo cuando tocamos el infierno. Tendré que acostumbrarme.

No hay comentarios.: