Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

viernes, 7 de enero de 2011

Manzana de la discordia

MA: No me repongo, me gustaba tanto. ¿Cómo chingados te explicas que me haya metido un fajesote, para luego decirme llorando que no podía seguir siendo mi doctora? Se contradijo unas 100 veces, estaba llorosa, nerviosísima; no se si asustada, afectada, pero me canalizó con un pendejo que seguramente será un señor obeso y malo, cuando yo necesito que me traten mujeres con senos postizos y traseros espectaculares, dulces y...
LL: ¿Qué?
MA: Fue tan extraño. Que gustándonos, ella se alejara, actuara como si fuera mejor eso porque... óyeme hija de la chingada, verdad que tu no tuviste absolutamente... ¡Luna! Nooo... a ver. ¡Imposible que hayas metido la mano en esto! O sea, yo se cómo operamos tu y yo, nuestros temas mediáticamente, pero esto no tiene nada que ver, es personal.
LL: ¿De qué hablas? ¿Estás tratando de decirme que yo sólo me adelanté -a Dios gracias- a lo que tu mismo ibas a querer?
MA: Wooo, wooo, woo. Es verdad que no iba a tardar en pedirte que me la quitaras de encima ¡pero todavía no!
LL: No, claro que todavia no. Iba a ser necesario que mi, es decir, tu matrimonio se arañara, que tu doctora generara más sentimientos por ti, luego hacerme lograr que ambas te perdonaran cuando ya todo estuviera hecho un desmadre.
MA: Ajá, justo eso.
LL: Óyeme bien: me ha costado mucho tu estabilidad emocional ¡Te elegí esposa, wey! Hasta el anillo de compromiso lo compré!, te lavé el cerebro para obligarte a casarte, te he mantenido todo este tiempo comprendiendo la vida en pareja, y asombrosamente cuando alguien más te pela -sabra Dios la razón- ¿quieres echar a perder todo mi trabajo al tiempo que supones mi asombroso poder de dominar la mente de una doctora hueca y pendeja, solo porque es bonita y puedo controlar sus circunstancias a tal punto que renuncie lloriqueandote porque se ha dado cuenta de que algo terrible podría pasarle si seguia orientándote hacia la perdicion?
MA: ¿Me puedes repetir la pregunta?
LL: ¡¿Qué clase de persona crees que soy?!
MA: No, no creo, estoy absolutamente seguro de que todo eso que acabas de decir, desde la A hasta la Z es cierto. Por eso degradaré nuestra relación de amigos, a sólo compañeros de jale... pero ¿por qué estas viendo el reloj?
LL: Estoy esperando a ver a qué hora le das upgrade a tu degradación.
MA: No guardes esperanzas, ¡puede tardar hasta cuatro o cinco horas!


Luna Todopoderosa

No hay comentarios.: