Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

sábado, 15 de enero de 2011

Rezar comigo

Él se fue. Y no lo hallo. He emprendido búsquedas cosmogónicas, filosóficas, pleurales, físicas, estructurales, imaginarias, sintéticas, mecánicas, moleculares, pero no lo encuentro.

Otra vez te quedaste horas rezando conmigo, recordándome el Padre Nuestro, el Ave María y la absurda relación con mi dolor, en medio de un llanto diluvial que me deja escondida en una esquina de mi misma.

Si no nos quedamos juntos, yo aún te amaría por ese amor regalado sin otro fin, que rescatarme del abismo.


Luan absoltamente perdida.

No hay comentarios.: