Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

miércoles, 19 de enero de 2011

Sociedad Anónima

IS: Te diré cómo lo veo: una noche, no sé que hiciste -no lo quieres contar-, pero afectó tanto un matrimonio, que a ella la hizo mejor esposa al hacerle sentir que él se desconectaba de su yugo por eso decidió amarrarlo más fuerte; por otro lado creo que él buscó una manera de tenerte cerca, previendo que lo ibas a alejar para siempre de ti.
LL: ¿Está ebrio?
IS: No. Toy sobrio, creo que otros hemos hecho lo mismo, por eso ahora escribes un libro conmigo -tu sabrás qué otras historias cargas- así puedo verte y cenar contigo todas las noches que se me da la gana, paseamos, vamos al cine, ir de compras, todo eso, lo hago porque te disfruto. El libro es el mejor pretexto para que recolectes datos, yo colecciono tiempo contigo.
LL: ¿Para eso lo hace? Jajaja, bueno, con él no, las cosas no son así.
IS: Si lo son. Se quieren cerca, se saben brillantes y lo mejor es ocupar esa dependencia que tengan o estén viviendo, con el cariño que seguro ya existe para ponerlo todo en el plano laboral, donde sea más productivo que ideal... como lo hacemos nosotros.
LL: Jajajaja, pero lo de nosotros es diferente, a usted le digo Ingeniero. Y aunque mas de diez veces le he querido preguntar qué tiene que ver que me preste todos sus autos de lujo para correrlos con el libro que debemos escibir; con él es amistad, ¡usted me tiene de terapeuta!
IS: Hija, desde que comí aquella vez contigo no te pude soltar. De todas las mujeres interesantes y hermosas que estaban ahí, bailaste mejor que cualquiera, y eso que algunas te llevan varios añitos.
LL: Si esta ebrio, Inge, jamás hemos bailado.
IS: Me refiero a la charla, tus respuestas, como escuchas, a tus ojos profundos. La que sigue en hacerte panchos va a ser mi vieja. ¿No?
LL: Le puedo prometer que no.
IS: Cierto, a la primera cosa que me diga, yo sí la mando a la chingada; no quiero al rato andarte dando acciones de mis empresas para poder tenerte cerca de mí... o quien sabe.
LL: Quizá debería reírme, pero creame que no le veo la gracia.


Luna Socia

No hay comentarios.: