Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

viernes, 11 de marzo de 2011

Cuando no escribo

Es porque tengo metida la lengua de la humanidad -a veces pareciera toda- en la garganta de días de -insuficientemente- 24 horas.

Mi niña te extraña Papá, y cada vez que veo a uno, así, como lo fuiste tú, mi corazón agradece haberte tenido hasta el último día entre mis brazos.

Quiero contarte algunas novedades insignificantes:

- Me desmayo por no poder dormir lo suficiente.
- Mi mamá no puede -ni debe- morir pero está cada día más enferma; lo que dejaste de mí poco sirve, está devastado por mi incapacidad y de la ciencia -toda- para mejorarla, requiero ayuda divina. Échame la mano, que ya mero me rompo en pedazos por este miedo -dolor, pánico, trauma, parálisis- de perderla.
- Me hablan las esposas de mis amigos para pedirme explicaciones porque ellos me aman -como yo les correspondo-, y con todo mi poder de convencimiento, las hago amarme también.
- Aún lo amo.
- Aún te amo, y no tengo a dónde ir sin ti. Sin tu consejo, sin tu historia perfecta grabada a cincel en tu mente brillante y privilegiada que extraño, porque no tengo dónde reflejarme, miles de pasajes de nuestro origen, no existen si tu no estás.
- Tz está roto, con otras, con todas las otras que lo admiran, porque es coleccionable, mientras una parte nuestra -que te conecta- nos pertenecerá siempre, pero nuestros caminos se han ido separando al grado en que ya no seremos nada.
- Segurito reprobaré todo, porque la escuela cada día me es más complejo cumplirla, sabes que las tareas me las hacías, y sin ti, pues... MA, TZ, BS y ZQ no alcanzan a cubrirte, son insuficientes.
- Nos quedamos sin casa, tu hermana enloqueció, y nosotras sin ti, no somos capaces de desear algo material -¿cómo pa' qué?-.
- Soy incapaz de enamorarme de nuevo.
- Azul está lastimando a alguien que amo... y no puedo evitarlo, pero lo amo, porque es amable a grados que ni él sabe. Ella es tan pendeja -como siempre dijimos- que cumple sin fallas nuestros estigmas... pero duele.
- La Doc está perdida -sin ti, contigo y a pesar de mí-. Su brillantez nos rebasa tanto, que soy incapaz de darle piso, seguridad, futuro y mi amor no alcanza para no perderla.
- En resumen, las cosas aquí, sin ti, son una mierda.
- Regresa (aunque sea en sueños, déjame saber que estas bien, dame una señal –una que pueda comprender– para asimilar que ya no estas… porque sigo creyendo que estoy dormida, y despertaré en cualquier momento a tu lado, mientras sonríes y me dices lo de todos los días: ‘valió la pena nacer para que existieras’).

Atentamente:
Tu hija más -pero más- amada.


Luna Líquida.

2 comentarios:

quimeras dijo...

como quisiera abrazarte por horas y decirte - que aunque no puedo darte todo lo que te falta, ni compensar todo lo que no es como debiera, pudieras saber que aunque mil gentes quieren tenerte, quitarte y darte... - tu eres tan grande que eres capaz de tomarte un minuto en medio de tanta tristeza y alumbraros el día y el corazón... y eso te hará siempre única e insustituible... no te vayas nunca

Gothic Embrace dijo...

esta muy bonito tu escrito, un escrito muy natural... si que debiste sentirte muy triste ...
la ausencia de esa persona te hace desesperar... cuidate.. 1000 abrazos.