Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

martes, 1 de marzo de 2011

Montaña Rusa

Tarde o temprano tenía que pasar, ¿no?

Autocensurarme porque me hallaste.

Verás, es una dualidad emocionante que conozcas esto y a mí, a la que usualmente, según dices, es casi la misma -en ratos- e intensamente distinta -en otros- como montaña rusa.

Yo no sé si la historia es cíclica, pero sí sé que he cambiado. Ahora todo (hasta lo que sentí por él) es diferente.

Me empiezo a vestir del ser humano que ocupará mi madurez, sin mi Papá, sin todo lo que creí siempre estaría ahí, y despertar -algo tan inofensivo- duele como balas de grueso calibre por lo que entonces, no me queda de otra que continuar en el camino que me tiene contigo, puesto que detenerlo exterminaría (literal) a quienes me aman -que existen, aunque a veces no comprenda sus razones para eso-.

¿Por qué es malo esto?

Con esto termino mi etapa realista, vuelvo a ficcionar, porque cada cosa dicha aquí ha sido tan dolorosamente cierta, que he tenido que verme forzada a cerrar casi 50 entadas que podrían lastimar.

Gracias por decírmelo, me conoces allá y aquí, y sí, soy extraordinariamente similar... pero, ¿sabes? hago solo una cosa bien (luego de ser feliz): consumir libertad (tremenda, intensa, absolutamente).

So, contigo, sin ti y a pesar de ti, gracias.



Luna Líquida


Pd. Me fascinas. Aunque cuando vengas, sabrás que el mensaje es múltiple, no concibo que me encuentren tres personas distintas, en el mismo lugar... pinche Google. =)

1 comentario:

quimeras dijo...

estaba a punto de reclamarte que no has escrito nada hace mucho y me hace mucha falta leerte...
ahora lo sé...