Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

martes, 3 de mayo de 2011

¿A quién le quieres mentir?

¿A mí?

¿Qué está pasándote? ¿Sabes acaso que te extraño? Te necesito, a veces de forma física.

Ella ha sido capaz de hacernos lo que tu dijiste: la forma más simple de ser íntegro, es alejarte de las tentaciones. Pero no, no quiero ni creo ser una para ti; por favor, permíteme dejar de temer perderte, poder volver a tocarte, a reirnos, a abrazarte... soy inofensiva, debes ya de saberlo hasta los huesos.

Que ella te crea enamorado, no significa que yo lo crea... ni tú.

Vuelve, porque los días sin ti, por ahí de las siete cuando llegaba a tu resta, duelen. Y cada distancia que marcamos, me hace dudar de tu intensa necesidad de ocuparte para liberarte de algo que no alcanzo a saber qué es.

No entiendo cómo lo echamos a perder; sinceramente no entiendo como ya no te tengo, cuando te siento más que nunca... como sé que tu a mí.


Luna sin tu tú.

No hay comentarios.: