Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Si ya me conoces ¿para qué me dejas sola? (o mango con Tico)

No me pidas q me aleje, o que te deje ir. Todos los mensajes que hay en nuestras charlas son irresistibles para mí, adicto a los laberintos como eres de pies a cabeza, de corazón a cerebro, de boca a ojos, yo no soy tan fuerte; jamás podré saber en realidad si te lastimo o no, lo cual garantiza que permanezca aquí, hasta q sepa q lo hice... o lo hagas tu y me destroces en el camino, como supongo que pasará.
-R-
No me hagas mucho caso, porque creo que esto es sólo una epifanía mañanera. Pero, ¿te diste cuenta de que jamás pude contarte nada de mi Doc?

Literalmente me lo impediste. Y no es que necesitara contártelo… era que necesitaba que me ayudaras para que no pasara todo esto que está pasándo.

Tu eras mi zona segura, terco, brillante, arriesgado, directo, seguro, enamorado… pero él no, es oscuro, quirúrgico, desencatado de la pendeja que eligió por esposa -todo lo contrario a ti, aunque me dijo lo mismito que tu: si te hallo antes me caso contigo-, estratégico, metódico –diría tu hermanita-, alevoso, telaráñico –mi término para quienes pueden ver el futuro y desde ahorita van tejiéndolo-; ¡es periodista, por el amor de Dios!, panista, de ese grupo de periodistas tan vituperado por medio país por sus métodos ortodoxos cerebralmente complejos… me tiene medidita; aquí él domina todo y a todos los que conocemos en común. Pa’cuando me pregunta algo, sabe tres respuestas distintas y las revolcadas mentales que me está dando, son extraordinariamente deliciosas, es un digno combatiente. Lo sabe y no va a darse por vencido, porque yo tampoco lo haré.

Estoy, literalmente a merced de un tiburón.

Y esto es por su (tu paranoica esposa) culpa.

Contigo estaba segura, ibas a aprovechar mi tremenda capacidad de desmadrarle la vida a alguien, para construir algo, ve tú a saber qué; pero en sus manos, sólo voy… a… no tengo la más puta idea. Pero es tanta la necesidad mutua que ahora va a venir a dar clases a mi pueblo, pa’que se echen esa (tu hermanita y tu), nomás para poder vernos.

Y eso, como sea que lo pongan, es abrir la puerta del infierno, en el que entraré en la primera oportunidad. No puedo resistirlo es como un imán, como cuando un mango con tico te grita: ¡cómeme!

Gracias, por dejarme sola, conociéndome...


Luna cada vez más pública

PD. Yo no me había fijado hasta ahoritita, que reconvine en como tu hermanita me dijo: ¡ah, tu romance es con el Doc. Fulano! ¿Cómo chingados supo ella que yo tenía un ‘algo’ con un Doc? ¿Por qué uso el término ‘romance’? Eso lo sabíamos tú y yo. Muy mal. Muy muy mal. Es cuánto.
PD1. Panda abstente de tus burlas por el mango con Tico #chasgracias

No hay comentarios.: