Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Al revés...

Él despidió a su papá, yo solo lo acompañé.

Lo demás fue conocer a un hombre que no me tenía miedo, que no me sabía nada, y quien, a diferencia de todos los demás, empezó al revés.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Me vuelves loca... sí, más loca.

Me fascinas. Todo es nuevo contigo… incluso el deseo y la pasión. Renombraste todo… y así. #findelcomunicado

martes, 1 de octubre de 2013

martes, 24 de septiembre de 2013

Falda azul (o EgoLandia XIX)

Supongo que la persona con la que más veces has dormido en tu vida debe ser aquella que más se rehúse a salir de ella.

Solo por eso entenderé la brutalidad de lo que hiciste hoy, aunque nunca vengas a esta parte de mi vida a leer que te comprendo, por eso no necesito perdonarte.

martes, 17 de septiembre de 2013

Adrenalina (o EgoLandia XVIII)


Hay que tener más de 30 años -creo-, para dimensionar el peligro.

Acabamos de colgar, acabo de ordenarte qué hacer.

Acabas de darme la razón en todo…y así te dejo ir.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Sexo de despedida (o EgoLandia XVII)


Siempre se da cuenta de lo que había cuando se va.

El fin empezó casi al principio, cuando sus ojos miel se clavaban en ella, como luego lo hizo profundamente su pene tan duro que era imposible no gritar…

martes, 13 de agosto de 2013

Palabras en mi espalda...

Nunca es buena idea que yo venga y escriba llorando; todos sabemos que es malo para el que lee, la que escribe… pero sobre todo para el que ama.

domingo, 16 de junio de 2013

Favores a los muertos (o Feliz Día del padre)


Mi padre siempre me dijo: ‘No le hagas favores a los malagradecidos porque son los peores. Si hasta un perro es agradecido, una persona que no lo es, es menos que un perro’.

Y con eso me quedé toda la vida, hasta hoy que descubrí algo verdaderamente ilustrativo: Quizá hasta los malagradecidos merezcan favores… considerando la nueva especie: los muertos.

jueves, 25 de abril de 2013

Rotos



Es 25 de abril y son casi las 3:30 de la mañana y mientras te escucho leerme tu vida, pienso: ¿quién iba a decir que amándome tanto, me iba a herir así, quién?

Presiono mute en el micro, para poder llorar a mares mientras me explicas lo que fuimos.

Hago el mejor esfuerzo de toda mi vida por controlar el llanto sin lograrlo.

jueves, 28 de marzo de 2013

Temblando



Verás, vengo acá de nuevo porque me desnudas y asustas.

Es decir, no estoy acostumbrada a gustarle tanto a alguien, ¿sabes? No, no lo sabes. Estas tan impresionado conmigo que no tienes ni la más remota idea de que no suelo manejar bien la adoración.