Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Sexo de despedida (o EgoLandia XVII)


Siempre se da cuenta de lo que había cuando se va.

El fin empezó casi al principio, cuando sus ojos miel se clavaban en ella, como luego lo hizo profundamente su pene tan duro que era imposible no gritar…

Luego vino lo más difícil, enterarse de que eran incompatibles con la vida en común; verán, ella es una versión retorcida de suicida en apuros, mientras él quería una vida juntos, en la calma y la paz de la campiña llenando de gemidos las noches de lluvia.

Un día, ella se topó con una niña rubia y preciosa que amaba la lluvia y quería vivir en la campiña, en calma y paz; entonces, fue fácil la decisión: esos dos lo deben vivir juntos.

Entonces ella hizo lo que siempre hace: en su tablero de ajedrez acomoda las piezas y jugada con jugada va ganando una partida en la que ella siempre pierde.

Así los reúne, ella dice lo exacta y estrictamente necesario… y ¡bum! Todas las piezas cumplen su cometido.

Entonces… en su inteligencia emocional súper desarrollada, él sabe que ella se va (vaya, siempre supo que ella no era para él) y cede, acepta, se doblega y… le sonríe.

Lo que pasó después fue todo el amor no correspondido en la misma cama, mezclado con la culpa, las violaciones previas (múltiples y enfermas) con tremendo dolor emocional en ojos cerrados, orgasmos múltiples que parecían regaños, él diciendo: haré lo que crees es bueno para mí… pero “sabe que yo siempre creeré que lo mejor para mí serías tú”.

Ella calló, lloró, y recordó la larga lista (sin sexo de por medio) de los que se despidió así, dejándolos en mejores manos…

Y entre la lluvia y sus manos, su cuerpo y su cantidad enorme de semen… ella le dice adiós con su venia… cuando él responde: te oí decirle que me pidiera el número... y dolió. 

Gracias por fingir tan bien que no, le respondió ella mientras él se quedó dormido a su lado y ella vino a escribir este final.

Luna Lluviosa

2 comentarios:

quimeras dijo...

mi querida luna... eres una hermosa y retorcida versión de Celestina... con daños a terceros... beso

Luna Liquida dijo...

No imaginas cuánto-...