Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Como esperando a los Reyes Magos

Quizá te rías o cuando te vea ni me lo creas, pero estoy esperando que ya sea 6 de Enero para que llegues, para sentarnos en el café de siempre y que me leas todos tus cuentos, me confies lo que has hecho (¿por qué te fuiste sin despedirte de mi, sin avisarme?) y sentir que soy capaz de contarte todos mis secretos motivada por tu infinita misericordia.

Me hace tan feliz que existas.

Desde que te reconocí no puedo dejar de pensar que soy muy afortunada por coincidir contigo, el primer ser humano al que no me cuesta trabajo decirle que soy sólo esto que soy... y nada más.

Gracias por todo (por haber venido aquí, por tener que ver en mi reconstrucción -sin tener la menor idea de ello, pero insistiendome por mensajitos cada que es necesario- por escribir esos cuentos que siempre quise escribir); por enseñarme un poquito a creer en mí. Yo no sabía que eso también se podía aprender.

Eres una gran maestra, niña de Nieve. Ya vuelve.


Luna Fan

martes, 23 de diciembre de 2008

'Te amo' es la frase más dura del mundo

Quien sabe, quizá en Venus, sea tan facil como decir Hola. Pero en éste mundo -el mío- es una verdadera complejidad; algo irreal, difícil, doloroso. Entonces cada vez que me estrello con ella, por ejemplo cuando tus ojos grandes y negros se quedan fijamente sobre los míos como queriendo, no sólo que la escuche, sino que la acepte... mi cobardía ya no sabe a dónde ir; se queda paralizada junto con mi boca, parte superior de mi espalda, la puntita de mis pies, palma de mis manos y todo lo demás.

Mis manitas -esas que no podías soltar- se atoran en los miedos y sus ramas que cada determinados segundos se convierten en abismos que las despeñan al interior de mis bolsillos y entonces rompo ese contacto diabólico entre tu y alguna parte mía, y sin volver a verte, camino invitándote a seguir con el café del Oxxo acompañando mi silencio.


Luna en la Ciudad de México

jueves, 23 de octubre de 2008

¿Quién es Luna Líquida?

Hoy cumple dos años este bonito blog... y hoy atropellé a alguien.

Luego del susto, lo llevé a la escuela (al tipo que atropellé, no al blog) donde está cursando una maestría (la segunda, dijo), pidió mi teléfono, supongo que para saber a quién demandar cuando todo le duela. A las horas, luego de enterarse, mi héroe particular halló al sujeto, le dio dinero... y le hizo firmar algo donde dice que no me demandará jamás. Sin embargo, el tipo -quien ya tiene nombre y apellido- no ha dejado de mensajearme todo el día y yo le respondo más por culpa que por ganas.

Aunque fuera su responsabilidad -como de todos- aprender a cruzar una calle, algo extraño se rompió dentro de mí desde el golpe seco de su cuerpo estrellándose contra mi parabrisas.

No se si sirva de algo pero sí me quedaron claras tres cosas:

1. Necesito dejar de escribir en el celular mientras manejo –con caracter de urgente-;
2. Debo cerrar este blog y empezar a escribir sin pseudónimo... en un blog, quiero decir; y,
3. ¿Qué dirías si estropeo tu vida (y la de la persona "a quien querer" con quien estas), y de pronto, ante la serie de acontecimientos que amenazan con acabar con mi libertad, te veo un rato, platicamos (en el mejor de los casos te das cuenta de que es una estupidez que no seas mío, quiero decir, te dejo seguir con tu vida, allá en tu sur, pero luego de haber concluído esto) para cerrar éste infinito abierto que somos desde que quedamos en lo que fuera que hayamos quedado (que además fue lo único de lo que me acordé cuando pensé que había matado al hombre que no se movía de encima de mi auto y yo con una prisa del carajo)?

Por el bien de mi sanidad mental… espero tu respuesta.

¿Va?


Luna Asustada

miércoles, 22 de octubre de 2008

Doctora de Fuego

Me decías llorando que te mataba el dolor de imaginar que así sería tu vida, que te pasara lo que a Clara, la del Deseo de Delgadillo: Me da una tristeza inexplicable esa canción, una tristeza tan grande que no puedo controlarla.

A tus 18 no podíamos saber que la canción terminó contando mi historia, no la tuya como padecías suponiendo.

Ya no soy lo que fui cuando vivimos juntas. ¿Sabes? Lo peor que nos pudo pasar fue separarnos. En ese momento valimos madre. Ambas lo hemos dicho.

Y pues que por lo demás, feliz cumpleaños...

Oye hermanita, ¿crees que la gente (o yo) con base en tanto rechazo finalmente termine por entender cuando ya dejaron de quererle?

Entonces, mientras asimilo que también dejaste de quererme, de nuevo te deseo felicidades, mejor escritora del mundo.


A veces, aún amándote como a nadie sobre este planeta… Luna Clara.

PD. Y ya no llores, tu miedo más grande sólo me pasó a mí.

martes, 21 de octubre de 2008

Te me olvidé



...y conmigo se te olvidó todo lo que no puedo ser/hacer si no estás.
Memóriame... que sólo hay cachos de cielo en mi habitación sin ti.


Luna Abandonada
Descarga el mp3 "Se te olvidó" de Kalimba de Box (barrita lateral)

domingo, 19 de octubre de 2008

En el mejor de los casos, soy tan poco

Es obsesiva la perfecta simetría de cada uno de mis pensamientos que se estacionan en ti. Bueno, pero ¿qué tu no me piensas?

Yo de pronto fantaseo intensamente en que te pasa lo que a mí, que me buscas en la soledad de cada cosa que haces. Alucino que en el auto, cuando vas a alguna parte, me platicas lo que realmente te va importando... o no.

Imagino que soy tu referencia obligada en cada cosa que te gusta o te duele. Que yo y sólo yo soy la que te mueve para ligar el verbo amar con alguien, con algo. Que soy tu mejor historia y que aún, cuando despiertas, hay algo tuyo que se queda en los sueños conmigo.

A veces ruego porque uno de estos días no resistas más y tomes un vuelo para llegar a mi puerta.

Luego caigo en la realidad, en esa terrible que me dicta, a fuerza del estruendoso silencio en que me tienes, que no, ya no soy nada para ti.

Luna Insuficiente.

sábado, 18 de octubre de 2008

BlackBerry messenger

Te aferraste a llevarme a ese restaurante carísimo. Una vez ahí, hablando de la revelación que te soy -nunca me habías escuchado-, me dijiste: Eres maravillosa.

Hice una broma de esas que odias cuando con humor negro me humillo, además de decirte lo de siempre (-lo dices porque me quieres-) y me viste fijamente, tomaste mi mano y repetiste lentamente: Eres una maravilla.

A los minutos, un mensaje en el BlackBerry messenger: "Son novios, son novios".

No lo busqué entre los comensales, sabía exactamente quién nos había visto. Y sé perfectamente lo que se dirá de nosotros mañana.

Preguntaste pero yo sólo sonreí, al tiempo que leía en la blanquísima servilleta de tela que escribías infame y descaradamente -con tu pluma fuente impecable-: Te necesito, (eso sí lo digo) porque te quiero.

Lo demás fueron mimos y cuidados mutuos, ah sí... y apagar el celular.


Luna totalmente Palacio.

viernes, 17 de octubre de 2008

Bárbaras verdades

Cuando los días son como éste y salgo peleada con todos (¡con todos!), casi siempre te me apareces y haces que la histeria baje. Obvio, no hay que ser un genio para concluir que si te enojas con todo el planeta, la bronca eres tú. De todos modos nunca lo reconozco.

Regresando a ti, hoy fuiste brutal: Estoy afuera de tu trabajo, por eso te llamé (...) Ya no sé que inventarme para que estés cerca de mí. Ella lo sabe, no me pregunta si estoy enamorado de ti, pero sabe que algo pasa. De pronto, de la nada pregunta sin motivo: ¿has chateado con Luna? y sé que lo hace porque algo presiente.

Y ya. Colgamos, pero sin saberlo, todo el llanto se me esconde bajo las sonrisas discretas que me dibujas en las yemas de los días.

Entonces, vuelvo a ser un poco yo y un tanto menos animal.


Luna Bestia

Nube... quiero decir: LB

Desde hace una hora, es tu cumple.
Y estas asustado… por mi culpa.
Con ello te doy la bienvenida a mis delirios, mis soledades.
Con la desesperación del que ama y no comprende (¿quién puede (querer) comprenderme?).

Sé decirte cómo fue:

Te leía y pensaba: qué bonito escribe. En ese entonces me atreví a comentarlo: Si no fueras tú... sería alguien así.

Pero jamás ni en todas las más suaves y sutiles mezclas, o extremas y dañadas, pensé que podría ser.

Pero un día, no sé la razón, coincidimos... te vi -cómo no me han visto- pediste mi teléfono y abusando de ti, con ese sólo hecho, me marché.

Entonces pasó. Pese a todos los pronósticos, no mentiste.

Desde la primera vez que coincidimos, que nos sentamos a conocernos, me dijiste: a mi ni se te vaya a ocurrir pedirme cosas como no enamorarme, porque desde hace mucho que sé que eso me puede pasar y no quiero romper promesas, esa es una manera terrible de comenzar una relación.


Feliz cumpleaños. Feliz, feliz.


Luneta que te quiere (aunque pienses lo contrario).

jueves, 16 de octubre de 2008

Las noches del San Juan

-LunetaLíquida anda de vaga, pero le entregaremos sus mensajes en cuanto la señorita se digne revisar su messenger alguno de estos días-

Cuervo&Roll: Alo?
Cuervo&Roll: Vamos a ir al San Juan en la noche
Cuervo&Roll: Me voy mañana
Cuervo&Roll: No va nadie de los que dicen platicar contigo por AQUI
Cuervo&Roll: Para que vayas tranquila
Cuervo&Roll: Espero puedas ir

Entonces, Luneta, no pudo evitarlo. Oírlo es imperativo. Hace mucho que no lo hace. Y está a 'nada' de hacerse famoso y luego extrañará cuando tocaba en acústico.

Se amarró el cabello, se puso tacones y se largó al San Juan...

¿Y a quién creen que se encontró allí?


Luna en Huída.

PD. En serio quería verte.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Miénteme, dime que sí

Me muero, queriéndote... así nomás.
¿Habrá alguna parte del mundo en la que pueda suplicar por tu amor y obtenerlo?


Luna Intoxicada de Ti

PD. Me la paso suponiendo (llorando), deseando: por favor, que sea yo. Qué hable de mí. Qué seamos esa historia. Por favor, que la seamos.
Me pierdo. Te hallo. Según yo, en todo me escribes (¿qué estúpida?) a mí.
Si tan sólo fuera posible...

martes, 14 de octubre de 2008

Aunque usted no lo crea

Ante la locura, luego de todo este tiempo, tienes fotos mías.
Eso algo debe significar... (quizá y muy probablemente, el fin del mundo)


Luna (anti)Fotogénica

lunes, 13 de octubre de 2008

Hoy te vas

(aunque sea yo la que se fue, creo que dicho así te duele menos)

Porque es hoy ¿Verdad?

Hoy debo decirte adiós y con eso, adiós a tus teamos, a las distancias, rutas perdidas de tu Sur a mi Norte, desaparece todo.

Haremos de cuenta que fuimos.. ¿Qué te gusta? ¿Una buena historia de lo que jamás será?

Que no hubiera sido -de acuerdo a la percepción general del tema (la tuya)-.

Entonces, me rindo. Odias lo que hago, a mi me construye, pero no lo soy (sólo lo hago) y no lo aceptas. Como tampoco lo haces con mi incapacidad para comprometerme. Lo inútiles que conmigo son los anillos y lo que representan. Mi pánico. Mi lejanía, rotunda e imponente.

Un rozón de bala, una premiación sin suerte, un castigo a tiempo, una declaración torcida... no existe ¿Sabes? Lo único real es lo que hay detrás del dolor que no confieso.

No, no te soy suficiente.

Prefieres la calma de la economía -bueno, a ciertos argentinos (¿Verdad Lucas?) los Lunes Negros ya los tienen hasta la madre- que el desatino de mi necesidad por comunicar -la misma que me tiene aquí-, de las aulas, de los divanes que son tus propias letras, de las sureñas -sí, son sureñas, nazcan donde nazcan- y nada.

Elegiste que sea hoy.


Luna en despedida.

PD. Ahora los detalles sutiles que nadie me sabrá dar: Tú, con mínimos verbos hallándome donde sea. Peleando con los celos patológicos, buscándolos, buscándolo, al él que me ha sido y al que le he pertenecido. Que me congeles la sangre cuando me dices nombres y apellidos. Los blogs secretos con escritos chingonsísimos, casi perfectos, dedicados a ésta de la que no puedes hablar en donde todos te conocen, porque haríamos mucho daño.
Ese Viernes a Domingo tuyo que le responde quirúrgicamente a mi de Lunes a Jueves... esa ansiedad que responde a mi locura y tú, que complementas la cura a esto que vengo padeciendo.
Esas, mi Vida, son sutilezas que nadie podrá igualar.
Ya extraño como me posees con exactitudes y me gustaría replicar ese efecto en algunos más, sólo para saber que no eres tan único y esperar, de ti, reponerme también algún día. Aunque sólo lo espere.
Por ti, vaya, que estas haciendo lo correcto. Resiste por los dos, tu que sabrás cómo. No lo dudes. Esta historia termina.

sábado, 11 de octubre de 2008

Hombre de mi vida:

Tú y la Ciudad de México

Ya son 10 cumpleaños que no paso contigo.

Sí, sé que es una terrible forma de contarlo, pero es que discúlpame, sufro tanto para escribir de ti. De ti y de mi madre. No sé qué sea. Quizá la perfección cegadora, o qué carajos, pero escribir de ti me hace dar vueltas y vueltas y contar cosas y cosas y no parar nunca. No aterrizar en ningún punto. Bueno es que ser parte de mi vida durante estos 10 años, obliga a que me sepas toda, a saberte tanto... recordar la vida entera.

¿Qué quiero decir de ti que nunca llego a ello?

Siempre termino metiéndolo todo en un borrador –como el que antecede a este post, es de unas 11 mil palabras- y cambiando a algo menos bello. Menos exquisito que tú y tu dulzura.

Yo de ti sólo sé ciertas cosas claras y objetivas: Eres leal, íntegro, absolutamente atractivo, bueno –eres un ser humano tan bueno-, sexy a morir, brutal y pacífico, intenso y divertido, tienes la inteligencia más abrumadora y humilde que conozco. Conste, no hablo de tus campeonatos, de tus horas de juego, las benditas competencias y tus rimbombantes primeros lugares, ni de tus viajes, princesas, animaciones, o de tus comerciales de tele (con sus florecitas antidrogas) que a todos les presumo ("Seis años cumplidos, a primaria deben ingresar...").

No, es que no tienes un solo ‘pero’… salvo por esa insignificancia de que me amas. Pero ya veremos qué hacemos con eso.

Van diez onces de octubre que desde lejos te deseo un feliz cumpleaños. Y éste fue el último.

Amo estos días, en que otra vez, eres once años mayor que yo. Mi número favorito –menos ayer, ayer el once no me gustó ni tantito-.


Luna de tu Vida, a días de tomar un vuelo para festejar tu cumple.

viernes, 10 de octubre de 2008

Deseo

Que palabra tan jodida -jodidísima-, cuando se trata de desearme a mí.

Luna Líquida

PD. ¿Sabes? eso de responder el celular en medio de ministeriales que te prohiben hacer casi cualquier cosa que no sea pedirles que te dejen hacer tu trabajo -generalmente eso nunca ocurre, porque resulta que hacer tu trabajo es impedir que ellos hagan en suyo- es imposible. Antes de eso, hacerle caso a los mensajes -aunque sean vitalmente importantes como los tuyos- es complicado con una madre shockeada por los recuerdos de lo que ya no será (jamás tendré hijos, lo juro). Es decir, si en medio de este malentendido enorme, es que tienes las fuerzas para ser sin mí. Algo bueno hay entonces en las violaciones, en los feminicidios o en las masacres que abundan en Egolandia: serás libre, escritor. Lo serás.

jueves, 9 de octubre de 2008

Muerte en tu cumpleaños

Hoy hubiera cumplido 17 años. Claro, si no la hubieran raptado, violado, y asesinado como lo hicieron. Hoy no nos conoceriamos y ella hubiera tenido un lindo cumpleaños -quiza con alguno de sus asesinos, como amigo invitado en tu casa-, celebrando sus 17.

Conduje sin rumbo un rato. Me salí temprano de todo. Sabía que era importante estar contigo, pero no se si podría reunir fuerza. Pero igual llegué y me quedé un rato afuera del panteón, esperando una señal que me diera motivos -buenos motivos- para salir de ahí.

Llegué, no obstante. Me abrazaste tanto, siendo tan fría como eres, como te ha obligado a ser el dolor de su ausencia, me abrazaste tanto.

Era libra, como yo, como tantos que amo (la mayoría). Aunque no importa en lo absoluto, hay cosas que hago o digo que te la recuerdan -eso me dices-, supongo que por eso. No se me ocurre ninguna otra razón.

No hay nada que pueda decir que disminuya el dolor. No hay casi nada en este planeta que aminore los estragos de una desgraciadez cometida por dos animales.

Pero lo que más me impacta de ti es tu búsqueda de justicia. Como me dices: que no haya otra madre que sienta este dolor, Luna. Que no tengamos más madres llorando así por sus hijas.

Y yo, completamente insuficiente te digo bajito: Si, que ya no haya madres que lloren a sus hijas así, como tu no la lloras.

La información, no obstante, lo que sabes. La manera en que quieres evitar más tragedias como la tuya me hace sentir tan inferior. Es decir, qué diferente es hacer algo por las razones correctas.

Entonces huí. Me escondí, como cada vez que algo me rebasa. Y entonces volviste por mí, me pedias más tiempo conmigo. No comprendo aún las razones que te hacen quererme cerca. Le busco y le busco y no las hallo.

Entonces sucede: una llamada, un correr, gritos, ambulancias, policías, todas las benditas y pinches policías -pinches policías- y muertos por todas partes.

Once de un solo jalón, heridos, destrozos que de noche se ven mucho menos dramáticos -ese efecto tiene la oscuridad-.

En el último de los saldos rojos: nosotros. Lo que fuimos, lo que no fuimos -porque nunca lo fuimos-.

Tu que decides -bendito sea Dios- que mejor sin mí.


Luna que "vive" en un cumpleaños, once ejecuciones -esas sí son chingaderas-.

PD. ¿Es curioso no? Hablar de muertes en cumpleaños por razones tan diferentes. Creo que eso nos da -siempre nos dio- una dimensión de tu vida, la mía y sus dramáticas diferencias.

lunes, 6 de octubre de 2008

Hágase tu voluntad...

En la tierra como en el cielo...

Debo dejarte ir... lo sé, pero no encuentro la manera.
Sigo aquí, con un amor unilateral que no tiene a dónde ir. Por eso creo que debo rendirme a una voluntad mayor a la mía: la tuya.
¿Sabes? Soñé con tu nombre... curioso ¿no? se supone que hace mucho yo debí de dejar de soñar contigo.
Pero ya entendí. Mi llamada sólo pretendía buscar un poco de consuelo a todo el daño que hay (y que es mucho, que es tanto)... pero ya ves.


Luna asimilando las pérdidas en un día donde todo salió mal (todo), encomendándose a Diosito (más que nunca).

martes, 30 de septiembre de 2008

Auto de formal prisión

O como lo conocemos ahora, gracias al flamante sistema de justicia penal: viculación a proceso (que mamada).

La cosa es que existen elementos suficientes para considerarme presunta responsable de daños y lesiones a la integridad de ciertas personas, según se me acusa.

A veces las cosas que uno escribe dañan a otros. Aunque sean verdad. Ni modo. Si regresara el tiempo, volería a escribir lo mismo (como en este blog, donde todo lo que te ha hecho tanto daño, es consecuencia de lo que soy -sobre todo, de la que soy sin ti-).

Era un caso dificil, lo sabía, pero eche mano de todo lo que tengo, incluídos, por supuesto, mis amigos.

Yo les hablé a tres.

Fue asombroso cuando en la audiencia, aunque dos me habian dicho que no podrían, salvo mi examigo, a la hora de la hora, fueron ellos y más de los que yo hubiera pensado. Como dijeron los presentes: Estuvo la plana mayor de los medios de Egolandia.

Pero la estrella, sin duda, el amigo mío (el que tuvo que cancelar crónicas y coberturas especiales del informe del Góber de Egolandia para quedarse conmigo todo el día y ambos -él y yo- coordinar casi desde la cárcel, las coberturas en nuestros respectivos medios. Pero ni por la relevancia del día -informativamente hablando-, él se fue o me dejó sola).

Verlo entrar por la puerta de testigos (¡Qué atractivo es y qué poco lo noto! debo confesar que mi abogada, quien me preguntó todo de él -como lo hacen tantas-, fue la que me hizo notarlo)... su llegada me hizo contener la respiración y ahogar un grito.

Lo que no pude de plano, fue contener la risa cuando le preguntaban cosas: ¿Cómo considera que es su desempeño en el trabajo? No podía resistir imaginándolo respondiendo lo que realmente piensa: "Insuperable, como los hechos lo demuestran a nivel estatal, y de acuerdo a los indicadores del resto de la cadena en America Latina, nuestra misión informativa y sus objetivos han sido ampliamente superados, desde que me encuentro en mi actual cargo. Sin duda puedo afirmar que soy lo mejor que le pude pasar al medio en el que actualmente laboro, y del cual, por supuesto, Luna tiene la dicha de ser parte."

Obvio era que el juez me pidiera compostura en la sala, y yo tuviera que hacer gala de autocontrol para no estallar en risa, conociendo las verdaderas respuestas que le nacian dar. Claro que en vez de eso, fue, como siempre, mi héroe a la medida. Cada respuesta suya, confirmaba mi declaración. Si le pongo de acuerdo conmigo, la verdad no brillaría como brilla cuando él la explica: "Recuerdo perfectamente ese día, porque fue importante, incluso fue el nombramiento en mi puesto actual. Cosa que en gran medida se debe al equipo de trabajo que hacemos Luna y un servidor. Por ello es imposible que se encontrara físicamente en el lugar que me pregunta, puesto que estaba a mi lado. Compartiendo escritorio, incluso."

El día del juicio, todos los que me significan algo se hicieron presentes. T-O-D-O-S. Lo cual fue excesivo si consideramos que en mi cumpleaños, fueron tantas las personas que se acordaron de mi, que creo que por eso pensé que moriría el 29.

Así las cosas, agotaremos los recursos, entiendase apelación, si de plano pierdo de nuevo habrá que pactar pero el bote no piso (por aquello de que pudiera preocuparte en algún momento de la vida -de la tuya, la mía queda claro que no te interesa lo suficiente-).

Bendita, bendita sea la justicia en Egolandia.


Luna tras las rejas -mentales- que aún anda suelta, aunque usted, no lo crea.

PD. Bueno, todos menos tú, que, ya ves, eres mi víctima favorita (llamame loca, pero el otro día pensaba si mis aventuras en letras no serían la causa principal de tu desprecio por mí... ya ves, a veces a la gente se le olvida que te conoce y empieza a creerse todo lo que uno vomita cualquier día por ahí de las 3 de la mañana).

domingo, 21 de septiembre de 2008

La verdad no importa

Creo que el momento cumbre en la preparación de mi defensa (luego de tres abogados), fue cuando el último dijo: No, Luna, es que no entiendes. Aquí no importa que estés diciendo la verdad. Lo único importante es lo que puedes probar.

Fue tal el cinismo que me atreví a verlo poético.

Soy inocente. Sin por eso importarle un carajo al sistema de justicia de mi estado, con todo y sus flamantes juicios orales (que están de estreno).

Si de pronto, pasa un tiempo prudente y no ando por aquí, no salí. Lo cual implicaría: unos añitos enjaulada y por ende la posibilidad de leer todo lo que he querido y no he podido.

Se aceptan libros, cigarros (por aquello de los intercambios por favores ¿O ya habrá pasado de moda ese asunto?), mi laptop para poder escribir una que otra pendejada. Ok, si no se puede, entonces tal vez cuadernitos y lápices. Quizá por fin aprenda a usar esas maquinas manuales, los bolígrafos.

Lo que no había pensado y me extraña mientras escribo esto, es quién me visitaría si quedo presa por dedicarme a este asunto de la reporteada. Yo suelo no querer ver a nadie. Conociendo mi vocación a oponerme naturalmente a casi cualquier situación que no decida yo, si quedo encerrada, voy a querer verlos a todos.

También me da mucha risa pensar en que de mis amigos, los únicos testigos, pudieron ser los que abandoné en el camino “por no convenir” a mi desarrollo profesional (o por lo menos esa fue la versión oficial –lo de las confusiones y los enamoramientos indebidos yo sólo se lo confesé a SDH, lo acababa de saber, estaba shockeada-).

De hecho, hace unas horas que le marqué a mi ex amigo, y dijo: “Ahí estaré. Ni siquiera lo dudes”. Sentí una cosa en el estómago. Porque esa historia no me atreví a contarla, pero aún siento tanto cariño, que haber cedido a la terrible presión para dejarlo (bueno, los besos en los incendios, las cervezas a deshoras y las motos también hicieron su parte), me duele en las rodillas todos los martes a las siete.

Y nada, que si este es mi último post (no lo podremos saber hasta mañana por ahí del medio día) lo que más me puede es no haberte escuchado una última vez antes de perder mi libertad (al menos la física, la otra, es una locura que nadie puede encarcelar).

Como mínimo seis, doce máximo. Claro, queda esa opción, la del millón (o una cantidad con ceros), pero no. Eso de la lana nunca se me dio.

Lo cierto de todo esto es que yo no fui. Por eso, si no regreso, el slogan del gobierno para convencernos de que la reforma penal es la panacea, es falso: en la cárcel, sí hay inocentes. Yo seré una.


Luna tras las rejas

jueves, 18 de septiembre de 2008

Cosas de Hombres

¿A quién sí le has dicho la verdad? ¿Habrá alguien?

Sólo dos veces tus mentiras me han sacado de quicio.

La primera fue aquella que recibí un correo de tu cuenta con palabras de ese imbécil, diciéndome una sarta de pendejadas absolutamente incongruentes (tanto como sus invitaciones a salir, el billar, los besos a las 2 de la mañana frente a la Plaza Mayor –frente a las mejores burguers, que de hecho aún me lo recuerdan-, mientras yo pensaba que quería hablar de ti, pero quería olvidarte…con la menos indicada: yo).

Ahí algo empezó a hacerme ruido de todo el teatro que montabas para poder sobrellevar eso de lo que yo aún no puedo ni escribir, y en lo que ni siquiera quiero pensar, y obvio, de lo que no tenía ni la más pinche idea.

La segunda pasó anoche:

OW: Ayer te venía escuchando y ya no pude sacarte de mi cabeza.
LL: Me encanta que me llames.
OW: Cállate… tu ni piensas en mi. Mírame tuve que ir a poner crédito como desesperado, porque ya ni en tus números frecuentes me tienes y yo necesitaba saber de ti.
LL: Jamás te tuve en ellos.
OW: Lo sé. ¿Sabes? Aún sueño contigo y hay veces que despierto abrazando una almohada, imaginándote aquí, como antes.
LL: Nunca olvides que te quiero y que estoy para ti siempre.
OW: Cállate, no digas cosas que sólo los hombres decimos ¿Ves porque luego te pasan cosas que no deberían? Le haces a la gente depender de ti, pensar que siempre estarás, que siempre nos querrás cuando de pronto desaparece todo. Un buen día, sigues con tu vida y uno aquí intentando olvidar que alguna vez alguien te hizo sentir lo máximo pero luego se olvido de ti. Como el niño que crece y abandona los juguetes debajo de la cama porque se va con sus amigos.
LL: No entiendo de qué hablas, versión chafa de Toy Story.
OW: Jajajaja, ni yo. Sólo quería oírte, decirte que me acuerdo mucho de ti y que un día deberías dejarme terminar lo que empecé tantas noches.
LL: Eso sí no va a pasar.
OW: Cállate. No hagas cosas que sólo hacemos los hombre. No me lastimes innecesariamente. Si antes cuando tenías novio, salías de mi casa de puntitas para ir a hablar con alguien que ni vivía aquí, en todo este tiempo que has estado soltera y no me has pelado, ya entendí. Eres la mujer más miedosa que conozco. Nunca has querido nada conmigo pero… entonces me dabas tantas alas.
LL: Mira mi Red Bull versión ejido Huizopa, yo no te di nada.
OW: Tu cabello azul –ese cabello azul-, lo linda que eras, las noches en mi casa, en el Lunamóvil, nuestro programa de radio nocturno. ¿Te acuerdas? Amanecer platicando con tus manitas entre las mías. Sé que no me has querido creer nunca, pero me gustabas mucho. Mira que largarme a Vallarta solo para verte unas poquitas horas. Me traías tan mal. Jajajaja, la primera vez que te lo dije por teléfono, que me gustabas, recuerdo que te quedaste callada un ratote, pero saliste con la historia del tipo que vivía a pinchemil kilómetros. Esa noche sufrí. Me consolé pensando que nadie lo conocía, que habías recurrido al truco del novio imaginario para que te dejara en paz. Pero me tocó ver tu cel cuando dormías conmigo. Él te llamaba siempre de madrugada y yo pensaba: Ese wey no la quiere para nada bueno, y yo aquí, como su pendejo.
LL: ¿Eso pensabas?
OW: Así pensamos los hombres.
LL: Neta entre tu y el de la elefantitis… están cabrones. Ni con novia tu, ni con esposa aquel, la dejaban en paz a una… siempre me ha dado tanta risa decir ‘una’.
OW: No me compares con ese wey, lo que te hizo fue una chingadera. Y sí lo sé. Me encanta cuando tu y TA juegan con eso… jugaban perdón…
LL: ...Pues ni hables de chingaderas porque eres más perverso. Él al menos lo hizo donde hubo testigos. Tu me llevaste a un lugar donde ni gritando me oirían.
OW: Haces cosas que sólo los hombres hacemos, Luna. Haces planes de guerra ¿Cómo explicas el final de esa historia? Tu decidiste dónde terminaríamos. Era tan improbable que fuéramos amigos después de todo eso y lo lograste. Pinche vieja.
LL: Mmm, con tanta información extraña que te 'han confiado', tu aferramiento a que hago y digo cosas de tipos, mas
todas las veces que dormí contigo y no pasó más, no creas que no sé que piensas que ni me han de gustar los hombres. Pero sabe esto: me fascinan, pero tu hiciste todo mal. Ya sabes que si no hay un enamoramiento marciano y profundo yo no funciono. Pero a cambio te quiero un buen. Es más, aunque me odias, debes saber que siempre contarás conmigo.
OW: Cállate, mendiga. No pienso eso. Te quiero tanto que te perdono todo. Hasta que me hicieras sufrir con tal de que te salieras con la tuya de que fueramos amigos de los buenos. Pero insisto en terminar lo que empecé. Mal, pero empecé.
LL: Wey, le gustabas a varias amigas mías –te las tiraste a todas- y mi hermana fue el motivo de tus desvelos ¡Cómo chingados podrías dudar que somos amigos!
OW: Cállate. Tu lo planeaste todo. Yo era tu muñeco inflable para tus compas. Menos para ti.
LL: Algo hay de eso, pero... igual me encanta oírte.
OW: ¿Ves? Todo el tiempo haces cosas que solo haríamos los hombres.

Entonces, luego de una melosa despedida, una vez que colgamos, caí en cuenta de todo lo que has tenido que inventar para que el mundo asimile tu obsesión por mí. Empezando –o terminando- con OW.

La última vez que hablé a tu casa, lo sentí en tus papás, que a pesar del gusto natural que sintieron al oírme, ambos, serios-preocupados me dijeron: es que no está muy bien, desde “aquello”.

Si algún día pudiera volver a hablar contigo -contigo, no con la persona que tienes en tu lugar; no con esa fría y distante que cada vez que me ve o que me escucha por teléfono, se esconde dentro de todo el alud de recuerdos (¿o mentiras?) que nos hizo -te hizo- todo ese tremendo daño que jamás imaginé provocar- quisiera decirte que te extraño tanto.

¿A quién te has atrevido a decirle la verdad?
¿Habrá alguien en Egolandia que sepa que no eres mi víctima, sino lo contrario?
¿Habrá alguien que me crea en el momento en que decida terminar con la sarta de mentiras que has diseminado?

Habrá quien sepa...

Luna Varonil

PD. Una vez lo dijo mi ex amigo: Dile a ese wey, que si su vieja se enamora de alguien más y le pone los cuernos, no es tu culpa. La próxima vez que hable de ti, yo personalmente le voy a partir la madre.
Así fue. No sé exactamente cómo pasó, pero se encontraron en algún lugar. Uno hablo mal de mí, el otro le partió algo más que la cara. El día que quieras una explicación clara de porque estuvo días en el hospital, anímate a preguntarme, te dejaré claro que han sido tus mentiras las que lo lastimaron.
Aunque, y debo darte el beneficio de lo encabronadamente difícil de tu situación, quizá yo en tu lugar, no haría otra cosa, que mentir también. Hasta ahora, lo único que he hecho es guardar silencio casi absoluto respecto a ti todos estos años.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Para mi cumpleaños



Ajá, se acerca mi cumple y ajá, he de confesarlo: sólo hay una cosa en el mundo que deseo tanto, como que vengas, un G1.




Luna Gadget


PD. Bueno, exageré. No, no lo deseo tanto como que vengas...

martes, 16 de septiembre de 2008

EnMedio del Terrorismo Digital en Morelia

Participo en cuatro revistas. Pero sólo dos tienen versiones electrónicas: El Digital es una y EnMedio es otra.

La primera la hojean sin problema en su página (con doble clic descargan el pdf de cada página por aquello de la lectura), aunque si son de Chihuahua, la adquieren gratis en casi cualquier lugar. La revista EnMedio la descargan, es una revista 100% electrónica y está fabulosa. Ambas son increíbles.

Disfrútenlas.


Luna Magazine

PD. A esta hora hay tres muertos y 100 heridos por los atentados en Morelia. la cifra llegará a ocho muertos y casi 150 heridos. Lo que hubieramos dado muchos porque lloviera allá, como llueve hoy aquí.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Ya es tiempo

Hoy veía una telenovela -sí, yo sé cómo suena eso- (lo que hace una cuando está enferma).

En ella el hombre en cuestión (una cosa preciosa de sujeto, por cierto) recibe la llamada de la tarada que se supone es el fruto de sus desvelos, digo, el origen (perdón). Luego de casi un año de no saberse, ambos guardan silencio largo rato al teléfono y amándose, se mienten -lastiman-, y cuelgan.

Yo no sé, pero me sonó tan familiar la escena.

Nada, que por estos días, también será un año (creo) de que nos regresé la libertad y estoy tan sorprendida de las cosas que la humanidad de una Luna puede hacer.

Y pues... ya ves, que en alguna parte de mi infantil esperanza (la que se resistió tanto a creer que ni Santa ni los Reyes existían) está ésta loca idea de que, por algún milagro, éste cumpleaños seas mi mejor obsequio (no importa si no vienes con moño incluido, palabra).

Pero ya sabes... es sólo eso, una esperanza metida en un frasco con alcohol -para ver cuánto puede conservarse ahí-, en lo que tú decides que ya es tiempo.

Ya es tiempo...


Luna que vive lo que tanto miedo tenía vivir (y procura no enloquecer)

jueves, 11 de septiembre de 2008

Una escritora poderosa


Usted es incriticable señor pero lo que le digo es sólo por decir algo.
Ya que usted nació escritor. Si lo sabía, ¿verdad?

Que mientras hago garras con mis críticas "agudas" (según el profe; pendejas, diría yo) casi todo lo que leen (incluyendo tus obras perfectas), tu me digas (poniendo tu mano en mi brazo, obligándome a controlar el ritmo cardiaco que aceleras): "Eres una escritora muy poderosa", cuando yo leo las mías, en vez de desquitarte y hacerme trizas (tu sí podrías, bueno... ahí si no me defiendo, casi cualquiera puede), me hace creer que será muy difícil que alguien supere no sólo el halago sino la forma y tiempo en que lo haces.

La última vez que hablamos de suicidio, te dije: es muy frío; cuando era magistral. Cuando yo hablé y no pude contener el llanto, me respondiste con... con todo eso que me dices que yo no sé como quitármelo de encima cuando pasan los días y te vas, y no te sé... y sólo espero, como adolescente, oírte en la radio para soportar hasta el siguiente sábado.

Que no me estorben tus 55, ni la forma en que tu arena se mezcla con mi presente.
Que no quiera confesarte todo cada vez que te veo.
Que pueda controlarme de traerte de la mano aquí o a cada lugar que habito.
Que no llegues hasta ésta que en realidad soy.
Que Leñero o esos rimbombantes amigos tuyos no te alejen de alguien que apenas sabe escribir su nombre.
Que esa forma de sorprenderte que se me trepa en el pecho cada vez que te oigo interpretarte,
se me pueda olvidar alguna vez.
Que la semana no se mida en los días que tardo para volver a oírte
(verte llegar, escribir detrás de tu macbook, tomarme un café contigo).


Publicista... por cierto, todos mis respetos a tu esposa.


Luna dolorosamente honesta

LL: No me odies, pero creo que habría que preguntarle a una mujer qué siente cuando tu le ves cada parte del cuerpo, así como lo escribiste. Digo, con fines literarios, claro. Para nutrir ese escrito, simplemente.
ALC: Respóndeme tu, ¿qué sientes cuando te veo cada parte? Es decir, también con fines literarios, obviamente.
LL: Pienso: Ojalá no fuera... publicista.
ALC: Jajajaja. Si, mas o menos como yo pienso: Ojalá no llame el próximo programa.
LL: Ahora tengo una canción para acordarme de ti, aunque me la mandaras a las 2 de la mañana luego de ponerla al aire como ¿Qué, tres veces.?
ALC: Si, por eso te la mandé, para que tengas algo para acordarte de mí ya que a mi no me quieres dar ni la dirección de tu blog.
LL: ¿Siempre haces eso, pagar con la moneda opuesta todo lo que te hacen?
ALC: No me había fijado, pero contigo sí, así me nace hacerlo.

Descarga el mp3 "Bubbly" de Colbie Caillat de Box (barrita lateral)

martes, 9 de septiembre de 2008

Un país de lectores

Deficiente política educativa
¿Se puede leer sin escribir?
Gregorio Hernández Zamora*

Hoy todo el mundo (incluso Marta Sahagún, Salma Hayek y la SEP) desea fomentar la lectura, pero no la escritura. ¿Por qué?

Historia

Borrar del mapa la cultura escrita de un pueblo es una de las primeras acciones que todo ejército invasor que se respete lleva al cabo. Los gringos no lo hicieron directamente en Irak; se limitaron a observar impasibles el saqueo de obras de arte y textos milenarios en los museos y archivos históricos iraquíes. Los nazis, más activos, quemaron libros de autores judíos como Karl Marx y Sigmund Freud, a la vez que horneaban a 6 millones de judíos.

Los conquistadores españoles no se quedaron atrás: destrozaron los códices prehispánicos, arrasaron con las edificaciones que contenían escritura en sus muros y columnas, hicieron carnitas a los tlacuilos (escritores prehispánicos), y cambiaron la lengua y los textos sagrados de los habitantes nativos. ¿Por qué escribir es tan peligroso? Mejor dicho, ¿por qué para dominar a un pueblo es esencial destruir sus textos, sus escritores y su capacidad de escribir?

Teoría

Escribir implica y exige pensamiento crítico e independencia intelectual, como lo señaló el científico judío Albert Einstein (1988) al explicar por qué los judíos han sobrevivido como pueblo tras milenios de persecución y masacres: han escrito su historia, sus leyes y su sabiduría en libros como la Biblia o el Talmud, y han preservado su capacidad para producir conocimiento nuevo -escrito, por supuesto.

Por su parte, Paulo Freire (pedagogo brasileño ignorado o temido por nuestra tecnocracia educativa, pero conocido y respetado en Norteamérica, Europa y Asia, en donde utilizan sus métodos) vio con claridad que si los oprimidos escriben su propia historia sabrán quiénes son y quiénes pueden llegar a ser; lo que haría muy difícil la tarea de imponerles lo que deben ser y a lo que deben aspirar: ser dóciles esclavos o siervos asalariados (Freire y Macedo 1987). "Llevar" o "transferir" el conocimiento, explica Freire, es una de las formas clave de la acción colonizadora: "los invasores son sujetos, autores y actores del proceso; los invadidos sus objetos... el éxito de la invasión cultural radica en que los invadidos reconozcan su propia inferioridad" (Freire 1970).

Escribir, a diferencia de leer, convierte a la persona en autor, es decir, en persona autorizada para hablar o -como bien dicen los zapatistas- para decir su palabra, para hacer pública su verdad.

Desde un punto de vista escolar, cualquiera sabe que el efecto de leer sin escribir (es decir sin cuestionar, comparar versiones, elaborar explicaciones alternativas) es que los alumnos acaban entendiendo nada, incluso si leen "grandes libros" o "autores clásicos". Escribir implica la apropiación del lenguaje para dar explicaciones ordenadas, argumentos lógicos, interpretaciones fundamentadas y análisis abstractos (Heath y Mangiola 1991), justamente lo opuesto a la interpretación ciega de un texto.

Leer y memorizar a los "grandes autores" -en el mejor de los casos- impide que los colonizados piensen por sí mismos, como lo ha señalado Noam Chomsky (lingüísta e intelectual crítico norteamericano): "Es una forma completamente estúpida de educación, pero creo que esto es por lo que [los grupos conservadores] la apoyan" (2002).

De lo anterior surge una consecuencia crucial: si la cultura escrita de un pueblo o grupo social es el fundamento de su identidad y, por tanto, de su proyecto de futuro, ésta no puede ser importada; necesita ser producida por él mismo. Imponer modelos de identidad (lo que las personas deben ser o no ser, saber e ignorar, desear u odiar) es la clave de la dominación política y cultural; y es una tarea que se facilita bastante cuando la identidad histórica de la persona o pueblo a dominar ha sido previamente borrada o aniquilada.

Pero destruir la escritura de un pueblo no basta. Es indispensable impedir que los sobrevivientes vuelvan a alzar la cabeza, que vuelvan a escribir su historia, pues hacerlo les permitiría recordar quiénes son, saber por qué están donde están y -lo más peligroso- definir y decidir su historia futura.

Fantasía

Tras nuestra independencia de España, creamos en México un sistema educativo cuya misión ha sido enseñar a leer y escribir a los descendientes de los antiguos siervos. Por más de dos siglos, nuestras escuelas y universidades han logrado que nuestros jóvenes se apropien de la cultura escrita como herramienta para construir la nueva nación que hoy disfrutamos. ¿Pero qué habría pasado si una nueva potencia nos hubiera conquistado? ¿Qué clase de programa educativo nos habría impuesto para impedir que nuestros pobres aprendieran de nuevo a escribir su historia? ¿Cómo sería semejante régimen de terror educativo?

Para impedir que nuestros alumnos aprendieran a escribir se comenzaría por prohibir que entendieran para qué diablos sirve escribir, dentro y fuera de la escuela. Se les exigiría portar siempre un lápiz o pluma en la mano, pero los maestros muy raramente les pedirían escribir textos originales de más de una o dos oraciones. Durante semanas, meses y años enteros los pondrían -en cambio- a escribir copias, dictados y planas de palabras sueltas, de oraciones sinsentido o de bolitas y palitos (para mejorar la letra y aniquilar su inteligencia). Les ordenarían abrir su libro de texto y rellenar líneas para completar oraciones.

Limitaríamos cuidadosamente su escritura a apuntes, cuestionarios, resúmenes (del tipo copia-y-pega, no piensa y sintetiza). Con quienes lograran pasar a la secundaria seríamos estrictos con el color de la tinta, el tamaño de la letra, el ancho de los márgenes, o el forro de los cuadernos; se asignaría una puntuación para cada uno de estos aspectos, pero el contenido valdría cero. Al cabo de tres años tendrían un cerro de libretas muy bonitas pero ni un solo texto surgido de sus cabezas. Si aún así continuaran hacia el bachillerato, se les pedirían "trabajos" sin explicar qué cosa es un trabajo; sin mostrarles trabajos modelo; y por supuesto sin acompañarlos en la delimitación del tema o la redacción del escrito.

En cambio -para despistar- se les haría hincapié en cuestiones de formato, como el número de páginas o el espaciado entre líneas. A quienes de plano no les haya bastado eso y decidan ir a las aulas universitarias, se les pediría entregar "ensayos finales", pero jamás se les explicaría qué es eso, cómo se hace, ni se les mostrarían modelos de textos similares.

En el caso de que los estudiantes protestaran por las bajas calificaciones en sus escritos, los profesores tendrían siempre a la mano la irrefutable frase: "eso ya deberían saberlo; yo no soy maestro de redacción".

A los tres estudiantes de posgrado que tuviésemos en el país los haríamos sufrir hasta decir basta: les diríamos que nada de lo que escriben sirve, que su tesis es una basura, que escriben puras pende... de manera que, si quieren titularse, tendrán que agachar tanto la cabeza que cuando les toque el turno serán estupendos castradores de la escritura de sus propios estudiantes (un hijo maltratado será un buen padre maltratador).

En todos los niveles educativos se evitaría al máximo que los alumnos investiguen, pero cuando eso ocurriese, no se les ayudaría a formular preguntas de investigación inteligentes; tampoco se les explicaría qué y cómo investigar, cómo reportar los resultados ni -mucho menos- cómo discutir la significación de lo que investigaron.

En ningún caso se publicaría o mostraría lo que escribieron; mucho menos se les pediría que intercambien y lean entre ellos sus escritos (recordemos: sólo vale la pena leer a los autores consagrados); los profesores recogerían los escritos y se los devolverían con marcas bien visibles de las faltas de ortografía, errores de dedo, sintaxis o formato.

En ningún nivel se les propondrían formas alternativas de decir lo que quieren decir (si es que quieren decir algo), y jamás les pediríamos que escriban para persuadir, discutir, analizar, explicar o entender algo. Escribirían, en cambio, toneladas de "apuntes" para exámenes de opción múltiple.

A lo largo de su trayectoria escolar comprarían (en las papelerías de la esquina) cientos de "biografías" de personajes ilustres, pero jamás escribirían su propia biografía, mucho menos las de sus padres o abuelos (recordemos: se trata de que no sepan quiénes son).

Durante años harían cientos de dibujos o esquemitas sobre las partes de la célula, pero ningún escrito sobre las partes y el funcionamiento de su propia escuela, de las empresas o instituciones que despiden a sus padres, o el país en que viven. Tampoco escribirían para buscar la relación entre lo que dicen los libros de ciencia, literatura o historia y su propia vida o la de sus comunidades (escribir sobre los temas cruciales de su historia personal, local o nacional es suicidio para el conquistador).

En ningún nivel educativo se explicaría a los estudiantes que al escribir se convierten en autores de lo que piensan (para "autores" -o sea, personas autorizadas para escribir y pensar- bastaría con un Monsiváis y una Poniatowska; ¿quién necesita un Pérez o un Hernández?). En cambio, desde el prescolar hasta el posgrado, les dejaríamos bien claro que su identidad ha sido, es y siempre será la de "alumnos que no saben escribir".

Realidad: hacia un país de mudos

Tal vez sorprenda al lector que, salvo raras excepciones que confirman la regla, este programa educativo destinado a erradicar la cultura escrita opera e impera en las aulas de México. En investigaciones y diálogos que he sostenido con maestros de todos los niveles educativos encuentro que si en algo están de acuerdo es en afirmar sin la menor vacilación que los alumnos "no saben escribir". Puede que así sea, pero no saben por una razón: no les enseñamos.

Investigaciones realizadas desde hace años muestran que las prácticas pedagógicas parecieran diseñadas para impedir que aprendan a escribir (Rockwell 1991; Ferreiro et al 1991; Ezpeleta y Weiss 1994; Sharken 2004; Hernández 1997, 2000, 2004). En otras palabras, si como enseñamos a escribir enseñáramos a hablar, ya seríamos un país de mudos.

No enseñar a escribir equivale a silenciar. Silenciar es renunciar a educar. Y renunciar a educar es renunciar a ser libres. No son esclavos quienes han sido privados de su libertad, sino quienes renuncian voluntariamente a ella. Nuestra tragedia es que no es un ejército invasor sino nosotros mismos quienes construimos día a día la servidumbre perpetua de nuestros sectores marginados (los privilegiados disponen de maestros y escuelas atentos, y si no aprenden tampoco importa: tendrán abogados, escritores y periodistas a su servicio).

En el ámbito de la política educativa y cultural toda la atención se centra hoy en "fomentar la lectura", en hacer de México "un país de lectores". Si bien invitar a los pobres a leer (ya que no pueden ocuparse en trabajar o estudiar) puede ser positivo, bajo las circunstancias actuales (75% de los mayores de 15 años no tienen el bachillerato terminado y están fuera del sistema escolar), una política orientada a promover la lectura no puede verse sino como un paliativo que confirma nuestra renuncia a educar.

Hay que reconocer que se necesita una visión histórica excepcional para aspirar a ser un país de consumidores (de Coca-Cola, "nuevas tecnologías" o incluso libros); en cambio, los cortos de miras (como Japón, Cuba, Corea del Sur o la Nicaragua posrevolucionaria) aspiraron a crear países de productores de nuevas tecnologías, de libros y de su propia cultura (qué tontos ¿no?, pudiendo importarla ya hecha, ¡como nosotros!). Extrañamente, quedan aún en México focos de "analfabetas" que saben para qué sirve escribir. Sí, los incómodos indígenas zapatistas que, con tal de llevar la contraria, han escrito y publicado miles de páginas con sus inútiles comunicados, cartas y declaraciones. No saben que en México escribir está prohibido para "los que no saben escribir". Es cierto, sus textitos no los han hecho ricos, pero les han permitido saber quiénes son y qué futuro quieren para sus comunidades y para el país que los desprecia.

Hace falta explicar en detalle por qué los maestros aseguran que "los alumnos no saben escribir ni leer". Es decir, por qué somos tan eficientes en silenciar a los pocos estudiantes que quedan en nuestras escuelas (pista: ¿será que también somos buenos para silenciar a nuestros maestros?). Pero esta es otra historia y será contada en otro momento.

Referencias
• Chomsky, Noam (2002). Understanding Power. New York: The New Press (Peter R. Mitchell y John Schoeffel, eds.).
• Einstein, Albert (1988). Este es mi pueblo. Buenos Aires: Milá/Editor.
• Ezpeleta, Justa y E. Weiss (Coords.,1994). Programa para Abatir el Rezago Educativo; Evaluación Cualitativa del Impacto: Informe Final. México, DIE-Cinvestav.
• Ferreiro, E., A. Pellicer, B. Rodríguez, A. Silva, y S. Vernon (1991). Haceres, quehaceres y deshaceres con la lengua escrita en la escuela rural. México, SEP: Libros del Rincón.
• Freire, Paulo y Donald Macedo (1987). Literacy: Reading the Word and the World. South Hadley, MA: Bergin & Garvey Publishers.
• Freire, Paulo (1970). Pedagogía del oprimido. México: Siglo XXI.
• Heath, Shirley B. y Leslie Mangiola (1991). Children of Promise: Literate Activity in Linguistically and Culturally Diverse Classrooms. Washington, DC: NEA.
• Hernández Z., Gregorio (1997). "¿Qué leen y escriben los adolescentes en la escuela secundaria?". En Waldegg y Block, Estudios en Didáctica. México: COMIE-Iberoamericana.
• Hernández Z., Gregorio (2000). Problematic academic writing in a development program for teachers in Mexico. Berkeley, CA (texto sin publicar).
• Hernández Z., Gregorio (2004). Identity and Literacy Development: Life Histories of Marginal Adults in Mexico City. Berkeley, CA (disertación doctoral sin publicar).
• Rockwell, Elsie (1982). "Los usos escolares de la lengua escrita", en Ferreiro y Gómez-Palacio (coords.) Nuevas perspectivas sobre los procesos de lectura y escritura. México, Siglo XXI.
• Sharken, Diane F. (2004). A Collaborative Study of Early Literacy Perspectives in Mexican Schools: Compartiendo teoría y métodos de enseñanza. Fulbright/UC-MEXUS/CONACYT (investigación en proceso).
----------
*Universidad de California en Berkeley. grehz@berkeley.edu

domingo, 7 de septiembre de 2008

Te deseo...

"Luna, el problema es que eres el único ser humano del que me puedo enamorar..."
AV

De todas las veces que lo he escuchado, de todas las veces que me ha erizado la piel, de todas ellas, el que me lo dijera un seminarista (otra vez), tiene una delicia perversa que disfruto severamente dentro mi absoluta capacidad de corromper lo que se supone, no debería tocar.

Entre Diosito y yo, seguro Él gana.

¿Tu qué dices?


Luna de Adán

PD. AV: Provocas cosas que ninguna mujer provocó nunca. Pero, estoy metido en el Opus... seguro la principal característica para nunca conquistarte ¿Cierto?
LL: Cierto, niño seminarista.
AV: ¡No soy un niño, eso ya te lo probé! Y luego de esa noche... tampoco soy seminarista.

viernes, 5 de septiembre de 2008

No sólo para esto


Después de hacerte mío unas dos o tres veces -como casi cada noche durante todo éste tiempo-, antes de quedarme dormida aunque esté a punto de amanecer, me pides inocentemente al oído: Por favor, dime que no sólo me quieres para esto.

"Por favor, dime que me quieres para llenar tu vida completa, aunque ahora sólo podamos tener las noches para nosotros. Por favor, dime que no sólo me quieres para esto..."

Entonces yo, adormilada, sin fuerza para moverme, apenas me tuerzo para recibir tu mano que me acerca a ti; abro los ojos y mirando la pared, contigo abrazándome por la espalda te digo: No. No sólo te quiero para esto.

Y luego de unos segundos, me levanto para ir a trabajar y no volver a saber de ti hasta que el sol desaparece.®


Luna Mentirosa

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Daría lo que fuera por volver a oírte

Lo que soy, por volver a hablar contigo. Por un teamo tuyo. Uno más. Aunque fuera el último del resto de mi vida.

Ahora que pronto dejaré de ser libre, te suplico vengas antes de que sea demasiado tarde.

Daría lo que sea por saber que estás ahí, que aún me amas, aunque eso fuera lo último que yo supiera de ti... de mí, de la libertad.


Luna a punto de partir

martes, 2 de septiembre de 2008

Me he tardado

Tiene 20 y me recuerda tanto tanto a ti y a nuestra historia perdida en un registro civil.

Te escribí, como es mi costumbre, sin decirte nada, luego de oírlo.

Tú, como en los últimos meses, no respondiste (bueno, tampoco es que yo responda cuando me buscas).

Me sorprendió saber que dejaste más de lo que esperaba (en mi clóset, memoria, desvelos), como me sorprende cuánto me hace sonreír escucharlo.

Y nada, que concluyo que he tardado mucho en decidir que hay gente despierta de mi lado del mundo.

Me he tardado tanto.


Luna de Cuauhtémoc bajo los efectos del Prozac

PD. No, no se quedó sin publicar. Volviste a fallar. Pero ya sabes lo que digo: nunca supongas conmigo.

domingo, 31 de agosto de 2008

Enamórate de mi

Casi Seminarista veinteañero:

Hasta ahora, nunca se habían atrevido. Mira que no sólo no hacerme caso sino proponerme todo lo contrario. No se si eso cae en la irreverencia o en la insanidad.

No te enamores, no lo hagas, por lo que más quieras: No.

Así de simple es mi advertencia. Entonces tu con toda tu inocencia, vienes a decir, a las 11:23 de la noche: Enamórate de mi.

(Despertaba cada 15 minutos para releerlo y sonreír)

Y 12 horas después, con lujo de descaro, lo repites y encima lo pides como si fuera posible: Hazlo locamente. No tienes nada que perder.

Esa seguridad/arrojo (locura) que tienen los hombres de tu edad son características tan peligrosas cuando nos hemos acostumbrado a tratar con hombres precavidos y miedosos, "maduros", que aparentemente saben qué quieren.

Vienes y de tanta insistencia en lo imposible, comienzas a convertir escenarios impensables (y caóticos) en lejanas opciones que me hacen sonreír cuando estoy a solas.

Pero no, insisto, no sabes lo que estas pidiendo.

Por lo que más quieras, cumple lo que prometiste y no, no me pidas nada.


Luna Corruptora de Seminaristas

AV: Ahora todas las niñas a mi alrededor son sólo eso: niñas.
Lu: Perdón. Perdóname.
AV: Es que sé que la gente que haya sentido a Dios como lo he sentido yo, no puede negar que enamorarse de ti es acercarse a Él, creer más que nunca en Él.
Lu: Soy el Diablo. No te confundas.

sábado, 30 de agosto de 2008

"Si tú estuvieras..."

El sábado que cumplías años, aquí se caía el cielo y arrasaba el agua. Se inundaba mi desierto.

Nada más.

Felicidades Héctor. Todas las del mundo, mi perdonavidas favorito.


Luna Compuesta

jueves, 28 de agosto de 2008

Me llamó

Eran por ahí de las 8:30 de la noche, yo seguia en la oficina. Sonó el cel, apareció su foto. Yo supuse, como siempre en los últimos dos meses, que eras tu, digo, sueles marcar eventualmente de esa oficina. Pero justo cuando ya no esperaba que a pesar de su foto en mi teléfono vinculada a ese número, me buscara, resultó que sí, era él.

Fue, como media hora (o tres, no puedo recordarlo). Su voz, terrible y sin la menor gracia, pero con ese poder sobre mí, me dijo: Es usted gratamente polifacética. Pasé de ser su jefe a ser su fan.

Yo atarantada por la adrenalina que me recorría el cuerpo, la taquicardia, mis ganas de llorar, sólo atiné a decir: Me dejó ir y en algo tenía que ocupar el resto de mi vida.

- Lo hace bien. Muy bien. Disfrútelo mientras regresa conmigo.
- ...Su cumpleaños.
- Si, y no lo pasa conmigo. Tenía que marcarle, ver si no me le había olvidado. Recordaba el año pasado y sus palabras, la fiesta sorpresa, lo buena oradora que resultó.
- ...
- Hay muchas cosas de usted que imaginé y hasta ahora que se fue de mi lado he tenido tiempo de comprobar. Ha sido muy sano dejarla un rato volar por usted misma. Pero será sólo un rato. No se le vaya a olvidar.
- Señor...
- Luna. Siga así. Estoy muy orgulloso de usted.
- Señor yo...
- Dígame.
- Yo... gracias... yo... gracias (aquí va una frase -o diez- sin sentido que le dije, creo que en medio de mi tartamudeo).

Y colgamos.

Me tiré en la alfombra y no he dejado de pensar en eso (bueno hasta hace rato, que decidimos por fin terminar esta relación dolorosísima que me regresó la vida que había dejado extraviada en alguna vitrina, de alguna tienda departamental sin corazón).


Luna en felicitación

miércoles, 27 de agosto de 2008

Capricho evolucionado

Yo lo quiero, ocurre que lo quiero… lo necesito.

- Mamá, es que lo amo.
- Pero es de otra.
- ¡Mentira! Nadie es de nadie ¿No lo dices siempre?
- Firmó un papel, niña idiota. Lo hizo con otra mujer.
- ¿Un papel? Madre estúpida. ¿Me pides que destroce mi vida porque el señor firmó un pinche papelito con una, cuando no me conocía?
- Si, porque el papel, idiotilla, es la conclusión de decidir amar solamente a alguien. Lo tuyo… lo tuyo es puro capricho.
- Capricho… sí. Puede ser. Pero un Capricho evolucionado, un Capricho nutrido.
- ¿Nutrido? ¡Desnutrido! Diría yo. Sin dignidad, sin respeto. Dime, niña ¿cómo puede respetarte si te esconde; si te sabe fácil; si eres buena para… entretenerlo en sus ratos libres?
- ¿Cuándo es más mío que suyo? ¿Cuándo Dios podría dudar a quién le pertenece más su alma, si a Él o a mí?
- No todo es deseo, hija mía.
- Ni todo es cumplir una promesa, ni respetar una firmita, Má.
- ¿Has pensado que lo que él le hace a esa mujer, te lo puede hacer a ti?
- ¡Qué me lo haga! Tengo envidia de los celos, de la rabia que puede sentir si sabe que la engaña ¡Qué me engañe a mi también!
- Es mayor, ha hecho una familia, siempre tendrá vínculos fuertes con ellos, nunca podrás tenerlo como podrías tener a otro, a cualquiera.
- No quiero a otro. Prefiero tres minutos suyos en mi piel que la vida completa con un Adonis con acta de nacimiento endosada para mi.
- Pero no es rico, ni guapo… ni siquiera poderoso.
- ¡Pero cómo coge, madre mía! ¡Cómo coge!®


Luna sin Nada que Decir

lunes, 25 de agosto de 2008

lunaliquida.com

Es la segunda vez que me regalan lunaliquida.com

Prometo esta vez cuidarlo. Ahora ya tengo algo que poner (que no será más que lo mismo).

Gracias. Amo los obsequios... ¿lo sabías?


Luna de Regalo


LB: Iba a ser tu regalo de cumpleaños.
Lu: Qué shido.
LB: Ahora de cumpleaños tendré que regalarte otra cosa.
Lu: ¿Algo así como un LB con un moño?
LB: Algo así.

domingo, 24 de agosto de 2008

Será tu amor...

[Me estas volviendo inservible para cualquier otra mujer.
¿Sabes las consecuencias que eso puede tener?
¿Y si un día te aburres, o no me quieres más? ¿Qué voy a ser/hacer sin poder volver a amar a nadie?
¿Dime que se hace después de amarte a ti? ¿Cómo le han hecho los otros que te han amado?
¿Qué ha sido de ellos? ¿Sobreviven? ¿En qué estado? ¿Anestesiados? ¿Escondidos? ¿Esperándote?
¿Qué bueno puede ser de ellos? ¿Eso me pasará a mi? ¿Por eso todas tus advertencias?]


Será la dulce libertad de ser esclavo...
…o será nada.

Luna que se odia (por todo lo que la amas)

Descarga el mp3 "Será tu Amor" de Miguel Mateos en Box (barrita lateral)

sábado, 23 de agosto de 2008

Niña Fenómeno

Tengo miedo de que me pase algo (ya sabes que en esta ciudad hay tantas balas perdidas) y no te lo diga nunca:

Hay algo en ti que me hace quererte demasiado. El hecho de que trabajemos juntas ha sido una de las mejores cosas que me han pasado.

No sé qué fue. No sé que es. Pero le fallo tantas veces, de formas tan crueles, a la gente que me quiere, que una parte de mí se resiste mucho a decirte que te veo con tanto cariño que no podrías imaginarlo.

Voy a contarte una historia triste:

Había una vez una niña parecida a ti. Era mí amiga, no sólo mi hermana. Pero un día, harta de todo lo que soy, algo pasó. Algo terrible. Supongo que ser alguien tan cercana a mí debe ser una cosa espantosa, difícil al menos. Por eso, un buen día decidió darle en la madre a la amistad. Nos quedó la hermandad, ya sabes, la sangre es la sangre.

Pero la amistad se fue al carajo.

Fue una noche que harta de todo lo que soy, se fue. No volvió esa noche. Drama mediante que me llevo de una ciudad a otra y de detalles demasiado escabrosos para confesarlos, ella salió de casa descalza, con poca ropa, y se subió a la primera camioneta que pasó frente a la casa, donde iban unos tipos.

Aún no supero el pánico de que no la hubiera vuelto a ver. No lo superaré nunca, creo. Aún sueño que no llega y que la busco como enferma por toda la ciudad y que odio todo y a todos porque ella no aparece.

Ya conoces mis traumas de niñas desaparecidas que he vivido más de una vez. En mi mente se repetían las historias de las niñas de once años que salieron por un Carlos V y aparecieron violadas y torturadas.

Dios, cómo sufrí esa noche.

Quizá porque sé lo que es esperar y esperar a que llegue alguien, comprendo así a Paty y su caso tan exageradamente doloroso... eso lo pienso ahora que escribo esto que pretende ser una felicitación pero que ya se convirtió en un muégano raro -como siempre me pasa y ojalá sepas disculparme-.

Claro, son mis traumas personales sobre las muertas de todos. Que en noches tan largas como esa en que ella no llegaba, son mis muertas; todas mías.

Esa noche algo se me murió también. Aún lo oigo sonar hecho pedazos cuando despierto y hay días nublados o en los aniversarios luctuosos de padres sin consuelo que no volverán a escuchar la voz de sus hijas asesinadas.

En fin que por eso recuerdo que algo en mi forma de querer a la gente le hace daño, y finalmente concluyo que mi mayor muestra de cariño será nunca acercarme demasiado.

Feliz cumpleaños niña única, niña fenómeno me gusta decirte, porque eres tan increíble.

Feliz, feliz cumple.


Luna Herida

jueves, 21 de agosto de 2008

Hasta los huesos



Cortometraje animado de René Castillo


Fue más o menos así:

Perdonavidas: ¿Aún lo amas?
LunaLíquida: Oye, ¿ya viste qué en esta época hace mucho calor?
Perdonavidas: No te hagas Lunita. Respóndeme.
LunaLíquida: No tengo ni su celular, ¿eso te responde?
Perdonavidas: No. ¿Lo amas?
LunaLíquida: Ya ni se acuerda de mi.
Perdonavidas: ¿Lo amas?
LunaLíquida. Esta con alguien más.
Perdonavidas: Chingado, Luna, ¿lo amas si o no?
LunaLíquida: Él esta feliz sin mi.
Perdonavidas: ¿Si o no?
LunaLíquida: ¿Qué importa? Es irrelevante dado que él ya no siente nada por mi.
Perdonavidas: ¿Si o no?
LunaLíquida: Hasta los huesos.


Luna Dulcemente Libre

PD. Aunque nunca me dolió más esa pregunta que cuando tu me la hiciste hace rato.

martes, 19 de agosto de 2008

Los héroes que merecemos


Me arrepiento de haberme portado como
un caballero cuando te tuve en mi cama
SDH


Era sábado, como las 12 cuando llegué a tu oficina. Me hablaste y esa llamada me rescató de una situación incomodísima. Eso del perdón es un tema que siempre me pone muy mal.

En tu oficina había personas entrando y saliendo, moviéndose por todos lados cuando llegué. Pero a ti te valió madre.

Ese sábado iniciábamos un proyecto juntos, para eso me buscabas. Pero también ese sábado, horas más tarde, lo rechacé, por nuestro bien. Pero eso tu no lo supiste. A ti terminé hablándote de dinero o de la exclusividad. No lo sé.

Cuando recuerdo esa plática, pienso que ese día, decidiste darme un escarmiento por esas tantas veces que te he dicho que te gustan todas. Creo que buscaste la manera de dejarme claro que hay niveles.

De pronto -ese día en tu oficina-, yo con los ojitos llorosos por lo que me había pasado, tú con tu mirada clavada en ellos tomaste mi manita y empezaste a hablar: Luna, si tuviera que elegir, prefiero que no seas nunca mi mujer, con tal de que te quedes a mi lado para siempre. Aunque si se pudiera, que fueras todo: mi mujer y mi compañera, me volvería loco. Esto que siento por ti, no es de ahorita, es hace mucho tiempo. No se si de otra vida, porque no es algo sólo romántico ni laboral. No me preguntes exactamente qué es, porque no lo sé. Sólo sé que necesito que estés a mi lado. Así como suene te digo que te quiero mía. Quédate conmigo. ¿Qué no lo ves? ¿Tu no lo sientes?

Ese speech fue perfecto, sobre todo porque sabes que me falla la memoria y la mitad de las cosas tan fuertes que dijiste no están escritas aquí, considerando que fue solo nuestro y aquí entran tantos que nos conocen, que lo quiero dejar solo para mí. Pero no fueron las palabras.

Sonará terrible, pero de ellas tengo colecciones hermosas. Decenas, cientos. Es más, no sé si exista alguien que haya escuchado tanto amor como yo.

Lo que me conmovió tremendamente -mucho más de lo que me atrevo a confesar- fueron tus lágrimas que no disimulaste ni contuviste, mientras me veías fijamente... fue tu semblante que no mentía, el que me diluyo en tu ternura. Fue tan claro como ya no aguantabas y tenías que decirme todo ese día.

Luego, con cualquier pretexto huí -creo que ya te acostumbraste a eso-.

Nunca te lo dije ahí, pero lo que nos ha pasado después, fue consecuencia de esa plática (tu, mi perfume en tu almohada, tus manos -Dios, tus manos-, los abrazos, todo).

Sin embargo, dentro de muchas de las cosas que has aportado a mi vida, esta esa cosita que me hace sentir comprendida sin necesidad de que diga absolutamente nada:

- ¿Estas filtrando a 'tu gente' en programas estratégicos?
- Eso parece.
- No me la trago.
- ¿Por qué mentiría?
- Porque no quieres confesar que estas quitándote de encima al Divo, y lo haces exponiendo de tus "amigas" a la más factible para que te deje en paz, sin perder su cariño, haciéndolo que se entretenga para jugar como su cómplice y así ganar todo.
- ¿Cómo carajos supiste todo eso?
- Lo noté, algo le escuche un día y supe que eso te estaba pasando. Se nota.
- Au... me sorprende que alguien lo sepa. He intentado por todos los medios controlar esa situación y creo que ya lo logré.
- Ah que pendejo el Divo. Mira Luna, tengo casi 40 años. Me gustas mucho, pero no soy idiota, por eso es que el otro día que estuviste a nada de que te mordiera los labios, me contuve. No voy a echar a perder esta amistad por un arranque... como tu amigo ese que te puso en una situación muy fea al confesar que se había enamorado. Ya ni la chinga. Digo, eso puede pasar, pero uno sabe que si no tenemos nada que ofrecerte, nos quedamos con las ganas por más que te queramos. Aunque me arrepiento de haberme portado bien cuando me pude portar mal.
- Soy inofensiva, ya te lo he dicho.
- Eso piensas. Pero no es así.
- En serio, lo soy.
- No. Es más, te extraño mucho. Me muero por verte. Extraño tu perfume, tus rizos, abrazarte. El día que te fuiste luego de ver películas, se quedó tu olor en mi almohada. Duró ahí por días. De verdad me arrepiento haberme portado como un caballero esa noche.
- Zaz. ¿Neta?
- ¿De verdad necesitas que lo repita? Sólo te diré esto, si el día del cine tu auto se hubiera quedado atrapado en el estacionamiento no estaríamos discutiendo nada. Porque en ese momento te deseaba como no he deseado a nadie en mucho tiempo.
- Necesitas que alguien te diga que tienes un pésimo gusto.
- Si, como el Divo y como tu examigo.
- Simón, como esos dos.

¿Sabes? Me dejas impactada cada vez hablamos. Dices cosas tan fuertes... pero empleo éste post, para concluir algo sobre ti: tienes prohibido volver a ir al cine conmigo.

Por tu bien. De verdad, es por tu bien.

He dicho.


Luna Aprendiendo

PD. "Esta ciudad no tiene los héroes que necesita, sino los que merece." Y tu, ni me necesitas y mucho menos te mereces un castigo como yo. A ti no te voy a tocar. Prometo no hacerte daño ni dejar que te lo hagas tu solito.

Descarga el mp3 "Fast as you can" de Fiona Apple en Box (barrita lateral)

domingo, 17 de agosto de 2008

(Aún hoy) Sigo enamorada de ti


¿Dónde te has metido? ¿Dónde te escondiste de mi/ti?(...)
Tengo tanto miedo de que olvides el camino de regreso(...)

(...)y de amarte tanto, tanto, puede que no te ame bien.
El próximo avión que tomes, conmigo lo tendrás que hacer
el camino de regreso... yo te lo recordaré... yo te lo recordaré

¿Qué vas a hacer con eso?

Bien. Me parece bien. No hagamos nada.
(Sí, a pesar de todo lo que hubiera de pesar. De que me odies. De que nunca seas para mí)


Luna que ya no espera nada

Descarga los mp3 "Camino de regreso", "Amo tanto la vida" y "Regresa" de Ismael Serrano en Box (barra lateral)

viernes, 15 de agosto de 2008

De Lunes a Jueves

(Escribí esto mientras te disparaban en la tiendita de la esquina de tu casa. Sí, manifestaciones de mi impertinencia)

"No quiero estar así, sabiendo que existe alguien más.
Necesito dejarla para volver libre.
¿Qué tu no quieres eso? Porque yo quiero más, quiero todo.
No me conformo con menos que contigo siendo absolutamente mía y siendo yo,
solamente tuyo.
Pero ya no. Ya no me enamores si no me vas a dejar quedarme contigo".

LB


Me acostumbré a nuestra relación de lunes a jueves...
y eso, donde quiera que lo pongas, va a arder.

Dos horas, bueno casi cuatro desde tu ciudad. Ruido. Horarios. Tu. La única casa con una piñata de decoración permanente -como dijiste cuando entraste-... mi habitación. Mentiras para todos. Secretos. Extraños comportamientos. Quedarnos solos para comprobar que eras para mi... herirme a puntos que no imaginas... arrancarte la calma; hacerte ser más mío que de nadie y obligarte a lastimar sólo porque puedo y mi poder es infinitamente superior al de cualquiera que te haya tenido.

Le dije tu nombre mientras la poseía como nunca lo hice.
¿Te parece justo eso para alguien en esta historia?

Nuestro silencio intenso camino a dejarte... tu seguridad en que soy lo que quieres. Mi incertidumbre. Tu ansiedad por "sacarme de Egolandia" como tu mismo le dices a mi pueblo. Mi no poder ser de nadie. Todo el placer. El infinito dolor. Una ciudad que pasaba por las ventanillas. Mis manos temblando en el volante... tu serenidad con las lágrimas llenándote la carita.

Merezco que me maten.
Hazlo tu esta tarde que nos encontramos frescos y asertivos.

Debo permanecer quietecita. Sin hacer ruido. Como cuando te quedas dormido y procuro levantarme de la cama sin despertarte -por ahí de las cinco de la mañana-, hasta que me atrapan tus brazos y me impides huir.

No dudes, es lo mejor.

¿Sabes? Vine aquí a falta de poder volver contigo. Luego de una semana perfecta, luego de semanas de dibujarte laberintos por toda la espalda para encontrarme. Luego de usarte deliberadamente para alimentarme/te de tu/mi sangre y sanarme, reponerme -más propiamente dicho-...Vine aquí porque no tuve lugar a dónde mas ir.

A donde regresé, me encontré con cuatro esquinas de mi vida anudadas con tu llanto. Anilladas a tu odio por lo que te hice, por lo que puedo hacerte, por lo que sabes que pasará si no te vas ahora.

Nunca he lastimado tan conscientemente a alguien... y quiero que sepas que lo disfruto/padezco, tanto o más que cuando te derrito con sólo mirarte en silencio un par de segundos y tu no hallas donde meterte y tus manos cubren tu carita cuando "te desesperas".

Entiende que por más que te necesite, ésta es la única forma de salvarte.
Olvídame... tu que sabrás cómo.

Pero ese día, el día en que te atrevas a dejar todo por mi, pensando que quizá así podrás tenerme, enterate que no tendrá caso... no estaré, porque no lo estoy ahora.

No se te vaya a ocurrir dejarla para quedarte conmigo.
Ni por un segundo lo pienses.

De cómo sobreviviré sin tus manos, sin tu mirada intensísima, fija, diciéndome todo lo que siempre soñé, sin tus muslos perfectos, sin tus letras (puta madre, ¿qué haré sin tus letras?)... de eso... no volveré a hablar jamás.

No, no soy para ti ¿Qué cosas no? Supe que tenías razón, pero no me atreví a confesarlo.

No llores... no valgo tanto la pena.


Luna Traumatizada dejándote en el aeropuerto

PD. Me aturden tus teamos por todas las ideas. Si éste es el día, si es hoy que me voy, entonces, cuando quieras, pasa por mi nombre (tu que me lo pedías tras repetirlo una y otra vez). Te lo regalo. Te estará esperando envuelto para regalo, justo en el mismo sitio en donde nos conocimos, ese lunes que me pediste mi celular, y yo, maliciosamente, te lo di.

jueves, 14 de agosto de 2008

Esperando con ansia el domingo

Ay Dios...

¡Qué manera de escribir!

¿Cómo se escribe claramente un grito? ¿Cómo te digo que lloré en vez de aplaudir? ¿Qué sufrí en vez de gemir (como cuando estas aquí)?

Maldita sea... qué poca madre que no seas mío, neta.

Pero, ¿Qué chingados hago? ¿Cómo te regreso algo? ¿Poquito, aunque sea?

Niño... bien me lo decía mi padre: M'ija, nomás no se vaya a fijar nunca en un escritor, menos si es poeta, esos están cabrones.

¿Cómo puedes amar asi? ¡¿Cómo?!

Carajo, que lo que quería decirte (este día y justo a esta misma hora) era: qué bien escribes.

Y nada... nada más eso y que ya es tarde... y que estas con otra.


Luna Altisonante

miércoles, 13 de agosto de 2008

Si pregunta por ti


Eso de meter al Diablo en nuestra cama, fue, sin duda, lo peor que pudiste hacer.

Ahora no puedo estar sin él en medio de ambos. A grandes males... trajiste al demonio para dominar a la princesa. Si no, ¿de qué otra forma? ¿No había cómo? ¿Verdad?

Necesitaré un exorsismo para regresar al camino de la luz... de la luz que sea, porque aquí me voy a perder entre tus sábanas y mi locura.


Luna Enferma

Descarga el mp3 "Posesión" de Cristal y Acero en Box (barrita lateral)

lunes, 11 de agosto de 2008

Ahora que lo nuestro empieza a dejar de ser un juego


Luna, ¿qué pasa si te digo que prefiero estar contigo,
devolviéndote en canciones, los poemas que has escrito?

Luna, ¿qué pasa si me entrego, condenándome al infierno?
¿dejarías tu las nubes, por vivir conmigo el sueño?


Nunca, en toda mi vida habia entendido eso de la posición fetal.

Jamás la usé, me parecía tan inexplicablemente absurda.

Pero desde hace unos días es lo único que puedo hacer por mí: intentar conciliar el sueño de madrugada, en una partecita de mi cama, abrazando mis piernas y pensando en ti hasta quedarme dormida, cuando puedo dormir.

...Dueles tanto.

Luna de Elegantes Laberintos

PD."Que de ti si me puedo enamorar,
que hay tantas cosas que te quiero dar..."
si tu me dejas... si tan solo me dejaras.

sábado, 9 de agosto de 2008

Va a venir tu novia

Bueno, tu ex.

El asunto no es ese, el asunto es que debo confesarte que ambos sabemos que luego de que terminaron, ella fue novia de tu hermano (cada quien sus filias) y que no se puede negar que todo su disco, completito, es para él.

Ella lo conoce bien, como yo a ti... y nada, que cada rola que le compone -menos la que la hizo famosilla, esa si es tuya-, es como si yo te la dedicara, porque bueno, son tan parecidos. Pero a mi me gustan las versiones originales (y las versiones mayores, siempre).

Ahora que pasaba por el periférico y veía el espectacular con su carita de niña, pensé en cómo cambias de gustos, mira que saltar de aquella modelo negra (con la que cuando salias, tu que no tomas, pedías justamente una cerveza Negra Modelo para que el mesero siempre te preguntara ¿Otra?) que sale desnuda en el video de Celia Cruz a una actriz de cine y cantante, nos lleva a la pregunta obligada: ¿Cómo carajos llegaste aquí?.

Las carcajadas no se pueden escribir, y neta, qué ganas de hacerlo.

De verdad, que risa tan sana me da el explicarme que esas, entre muchas otras, son algunas de las razones por las que no estoy contigo.

La cosa es que ahora que tu ex ande por aquí, pienso entrevistarla, aunque no se si a la hora de la hora me raje. Sin embargo, sin hacer una sola referencia a ti... sabrás que te busco en su inmaduro arte, y potencial talento.

Sólo quería que supieras que un 'algo' de ti, viene ahora que ya no estás.



Luna en Pasado