Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

jueves, 31 de diciembre de 2009

Mujer de cuento de hadas

- Eres una mujer de cuento de hadas.
- ¿Perdón?
- Si, eres perfecta, te sacaron de un cuento de hadas. No tengo otra explicación.
- No sabes lo que dices.
- Si lo sé. Muero porque me ames como sé que sabes amar. Mientras me quieras no vale, querer se puede manejar. Quiero hacerte olvidar el pánico, que puedas decir teamo; que enloquezcas, que pierdas el control; que sepas que eres exactamente como una fantasía con la que soñé, desde ese primer día cuando te vi en el aeropuerto...
- ... créeme: no sabes, no tienes ni la más remota idea de lo que dices.


Lo que queda de Luna sumergida en tus brazos en la última noche, la más larga, absolutamente segura de que recorrer medio país por carretera hace desvariar a cualquiera.

martes, 29 de diciembre de 2009

Auxilio

Hace un rato, mientras desayunábamos, dijiste tomando mi mano: necesito ayuda profesional. Estoy en un punto en el que nadie puede confortarme, donde la paranoia y los ataques de pánico me estan venciendo. Necesito reconocer que sin ayuda no voy a librarla.

Así, natural y seguro, como siempre.

Luego propusiste venir a mi depa, quedarte dormido luego de un largo masaje... y ahora, horas más tarde, concluyo lo mismo.

Luego de todo este tiempo: necesito ayuda.

Profesional. Una lobotomía o algo severo que me ayude a superarlo.

Estoy rayando la locura y ya ha sido suficiente tiempo para mejorar y sólo empeoro.

...


Luna desahuciada

domingo, 27 de diciembre de 2009

Si alguien me ve, tenga piedad y avíseme

Soy increíblemente, pero absoluta y reverendamente estúpida.

¿Para qué me hago si me puse a ver si podía hallarte?... o no en realidad, pero si no era eso, ¿qué me motivaba, sabiendo tus filias..? ¿qué tan difícil podía ser llegar a ti siguiendo a quienes seguia?

Esa es la puritita verdad.

Y lo hice.

De nuevo tú, ahí... soso e insignificante como te calificas.

Pero es tan inocente como me suceden las cosas, así como no queriendo. Como me pasaste tú, como me pasan todos... sin querer. Lo que otras ven como suerte, mientras sé perfectamente que es maldición.

No dejo de pensar que ya no te amo - ¿Lo habré hecho alguna vez?... (no, ya sabemos que no, pero era lindo creer que lo hacía, al menos eso me daba un corazón, un vestigio de humanidad.)

Nada, que por lo pronto -también con pasaporte en mano-, concluyo que esto de cambiar de vida (de planeta) no es para mí.


Luna completamente extraviada

martes, 15 de diciembre de 2009

Vacío

Estoy -a una velocidad alarmante-,
vaciándome de sentidos...
de todos y cada uno.
Donde alguna vez hubo algo
cada día, queda menos.
Para lo que sea que te sirva saberlo.

Luna Hueca.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Ayuda para hallar un post (o servicio social)

Una de las pocas (por no decir, casi inexistentes) lectoras de éste blog, escribió un post que hablaba del dolor.

Era un crudo relato de su primera vez con alguien, en una descripción perfecta de la decepción de una relación no insatisfactoria, sino tremendamente dolorosa... físicamente.

Era tan exacto...

Lo he buscado por mucho tiempo y desafortunadamente no lo hallo. Si por algún azar del destino, tú que lo escribiste, puedes pasarme el link, te lo voy a agradecer en nombre de todas las que hemos querido escribir algo así y desafortunadamente Dios no nos dio el don de expresarnos por escrito.

Es cuanto.


Luna Inútil

sábado, 12 de diciembre de 2009

Mía

BO: Llevas 20 minutos hablando bien de ese cabrón.
LL: ¿Y?

Te acercaste, me agarraste del brazo y pegándome a la pared, dijiste:

BO: Que eres mía... Sólo y nada más, mía. Ese cabrón será muy mi amigo, mi hermano casi, pero no soporto, no quiero volver a oírte diciendo que alguien más es todo lo que has dicho de él, sencillamente porque me perteneces.

Yo, sorprendida y seriamente maravillada por la brutalidad del fuego de tu mirada, sonreí:

LL: Oye, nunca te perteneceré. N u n c a. -dije arrastrando la entonación-
BO: Jamás serás de nadie como eres de mí.
LL: Lamento tanto un día romper tu corazón cuando entiendas que jamás haré lo que esperas de mí.
BO: Cállate, porque voy a hacer que aprendas cuándo llega el momento de detenerte con un hombre que sepa y pueda controlarte.

Reí, levantando una ceja, buscando y obteniendo una sobrerreacción que necesitaba:

BO: ¿Lo quieres por la vía difícil? Bien, si aún no te queda claro, me ocuparé de hacértelo entender, Luna: eres mía. Toda tu, mía, para mí, para estar y ser conmigo.
BO: Despreocúpate, mi especialidad es hacer que las cosas pasen, y haré que lo entiendas.
LL: Mírame bien, ¿luzco, aunque sea, ligeramente preocupada?

Contuve las ganas de quejarme por la fuerza que usaste. Finalmente te percataste de lo dolorosamente cerca que estábamos, en una combinación de fascinación y verguenza, entraste en razón pasándome el saco y los guantes.

BO: Póntelos, hace frío
-dijiste mientras salíamos de mi habitación-.


Luna Sometida

PD. Panda: Me acabo de chutar un programa completo con KL…. Y sí, es clon de cierto instinto incestuoso que tengo… bien valdría la pena desgastarlo probando suerte. Reto interesante.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Boni:

Estábamos chiquititas (¿Qué tendríamos, Doc? ¿Cuatro y cinco?), cuando creo empezar a tener conciencia de eso, luego lo repetimos muchas veces por año, hasta cumplir los… pues estos años que tenemos ahora.

Primero era nuestro domingo (esa lana que te dan tus papás para gastártelo a tus anchas –ahora es hasta el sueldo-), siempre eran monedas que apenas cabían en nuestras manitas –juntas-, luego billetes. Íbamos con eso al súper para llenar un carrito con juguetes, luego, en mis cálculos, ya no me quedaba dinero para más juguetes (tuvo sus ventajas aprender a sumar a los cinco), tú en cambio llevabas como unos tres, por lo que siempre te sobraba dinero -casi todo-, y para mí se convirtió en normal que dijeras siempre lo mismo: toma, gástate el mío en lo que tú quieras.

Así, sin condiciones.

Lo mismo con la lana de los jueves de “la reunión” de nuestros papás (que ya de grandes supimos que eran parte de esos grupos discretos que dominan una parte del conocimiento del mundo), cuando íbamos a la tiendita, fiel receptora de mi dinero íntegro, mientras a ti te sobraba todo y hacías lo mismo: toma, cómprate lo que quieras. Yo, obedientemente, satisfacía mis instintos infantiles hasta ser feliz, sin interesarme qué pasara contigo por siempre comprar tan poquito y nunca pedirme nada de lo mío.

Sin decir: me prestas tus juguetes, o me los das después, ni alguna forma extraña en la que yo entendiera que me dabas algo que luego tenía que devolver; todo era solo dármelo y entender que lo tuyo era mío y ya.

A lo largo de mi vida, me ha pasado muchas veces, de formas similares, muy sanas unas y muy enfermas otras…

Pero nunca así, exactamente así, como cuando la Doc y yo, íbamos al súper y Mamá nos dejaba hacer lo que quisiéramos, mientras veía que una le daba todo su dinero a la otra, estudiar nuestro comportamiento y respetarlo –de forma muy extraña si me pregunto ahorita-.

¿Qué condenada probabilidad había de que luego de TA y de la Doc, alguien más me hiciera sentir esa absoluta irresponsabilidad de desmadrar hasta las finanzas que son las cosas que al resto del mundo siempre las pelean?

Mira que así es, vuelvo a vivir esa sensación absoluta de complementariedad (abuso le dirían otros), pero la onda es que no comprendo, cómo hallé a alguien con ese mismo espíritu de darlo todo a cambio de nada.

Lo de hoy es el canje, el intercambio, el “dame para darte”, pero tu sólo estas aquí y me haces todo mejor, sencillamente porque a ti como a la Doc, todo les sobra mientras a mí siempre me está haciendo falta.

Entonces llegas -sin importante un carajo-, para decir siempre: toma.

Y aplica en todo: tiempo, dinero, vatos (lo cual incluye desde hermanos hasta fans, exmorros, compañeros de jale, etc), cariño, confianza, medicinas, preocupación, atención… pero sobre todo fe.

Esa que pierdo sistemáticamente por fallarle a todo el mundo.

Debo confesar lo que ya sabes: tarde o temprano voy a decepcionarte. Será monumental. Confío plenamente que sabiendo cosas de mi vida que aún no puedo ni escribirlas, estés preparada para eso.

Por lo pronto me tiene asombrada el amor que Dios me tiene al hacer que coincidiéramos.

Ambas sabemos que es curioso –por no decir infernal- que dos entes como nosotras nos halláramos.

Me es tan fácil comunicarme contigo; por fin una persona con la que nada se juzga, ni se mal entiende, alguien tan sano que puede saber que estoy enferma, que hago que dependan patológicamente de mí, aceptarlo, aceptarme tan naturalmente (mis excesos, mi autodestrucción, ese respeto brutal por todo lo mío) y sabemos –¿lo sabemos, verdad?-, nunca será demasiado lo cercanas que seamos, el mundo se convierte en una enorme pelota con la que nos ponemos a jugar en el mismo idioma.

Sin que por decir las netas, pensemos en los términos con los que otros (esos que se asustan y se fascinan con nuestra forma y fondo de comprendernos) nos explican.

Aquí soberbia o irracionalidad, nos son conceptos tan inútiles.

En este mundo comprendemos más allá que nadie lo que queremos decir con solo mirarnos.

Para mí no es nuevo, ¿sabes? Y me queda claro que para ti tampoco… pero haré cuanto pueda por no echarlo a perder esta vez.

No lo soportaría, y confió plenamente en que tu podrás soportar lo fuerte que trituro todo lo que vibra en mi misma frecuencia, sin torturarte, ni confundir jamás el origen primario que nos tiene aquí: ser de una especie en extinción.

¿Qué te puede hacer falta si sabes que el mundo naturalmente -sencillamente- te venera? Será esa una de las tantas razones por las que puedes/sabes darte así. Empática y rotunda, como la amistad más chingona debe ser.

Mis respetos absolutos a tu manera de querer.

Feliz cumpleaños Panda… debo confesar que el que existas me ha hecho tanto bien. No sé como voy a pagar todo esto que haces por mí desde el primer día que me conociste… porque sé que no hay manera de regresar en la misma medida el cariño de tan alta pureza y calidad como el que tu tienes para todos… y eso, afortunadamente para mí, me incluye.

Ser circunstancialmente parte de tu vida, ha sido lo mejor que le pudo pasar a la mía.


Luna Abusiva, sanando.

Pd. Gracias por todo lo que me das, no puedo creer que exista alguien que nunca acaba de sorprenderme, y encima, que sea mujer –cuando sabes mejor que nadie, lo misógina que soy-.
PD1. Ya sabes que para mí "batos" con b, me suena al femenino de batas... y no, lo mío -bien lo sabes- es lo masculino.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Por algo gasto lo que gano en zapatos....

Sabía, que el día que usara un par de mis tantos tacones de teibolera (combinados con una falda lo suficientemente corta) en un evento con políticos y directores de medios (en ese orden), causarían estragos...



...cuánta razón tenía.




Luna en las posadas