Este Blog se ve completo en Opera, Chrome, Safari y FireFox.

jueves, 26 de abril de 2007

¿Y qué?

Estoy a 24 meses de cumplir la edad que juré jamás tener.

A punto de ser evaluada por todos lo que creen que merecen (o peor aún, que deben) hacerlo.

Estoy a 24 meses de que hasta ese, cualquiera de estos días, crea que puede sentarse frente a mi, a analizar mi vida y sus nulos logros.

Vendrán todos a decirme ¿cómo? o ¿por qué? o ¿para cuándo? o ¿aún no?.

Estarán los que me creen loca, inestable, histérica, fugaz, floja, incapaz.

Habrá quien me sepa depresiva, maniática, neurótica, intolerante, voluble, esquiva, mal vestida, soberbia, estridente, invisible.

Y estaré yo que me conozco...

Llegarán un día los míos, pensando que esta bien pedirme que tenga un hijo, que "ya es tiempo", de paso un marido, un sueño cumplido, un cuerpo perfecto, menos insomnio, mas vida decente, un largo viaje, una cultura promedio aceptable, un staff de amigas normales (que jueguen canasta o lleven o recojan a los niños de la escuela), un comportamiento tradicional, educado, amigos productivos (que no sean filosos incomprendidos, mucho menos escritores. "Con un padre loco y escritor tienes", me dirán).

Se acomodarán entre las butacas del público, quienes solo vienen a ver, mas atrás los hijos o familiares de quienes me conocen, o los que se dijeron mis amigos, también ellos vendrán.

Habrá los que se siente con el derecho de establecer los criterios bajo los cuales estandarizar todos y cada uno de los juicios que se me harán. Qué serán los mismos que harán las odiosas comparaciones entre los que tienen mi edad y ya "lograron ser alguien en la vida".

Estará quien pretenda establecer que "por mi edad", debía ya de contar, por lo menos, con bienes (poco hablará de los males): casas, autos, terrenos, empresas, joyas, pieles, dinero... ese útil amigo que les haría creer, de tenerlo, que soy alguien porque tengo algo. Se olvidarían de otros juicios más profundos, importantes.

Quizá se encuentre también alguno de los que consideran que soy capaz, que no se explican porque no logré cambiar las normas establecidas, los partidos políticos o la forma de repartir la riqueza en mi país. Me preguntará porqué fue que no hice la revolución.

Los que me guiaron alguna vez se preguntarán porque siempre actúo extraño, porqué me muevo "como si persiguiera fines poco claros", que "ya tengo edad" para estar comprometida con algún grupo, con alguna religión, con alguna ideología, con alguna espera, con algún objetivo, que "estoy en edad" de comenzar a hacerme ese importantísimo cuestionamiento que me de una imagen mental sobre lo qué quiero "hacer de mi vida".

Él me preguntará porque carajos es que no estoy, que no me he dejado destrozar por un baobab de amor que me rompa en mil pedazos para esparcir mis partes en toda su vida. Qué ya es justo.. que ya es tiempo. Que ya "no tengo edad" de seguir soltera.

Arribará el que sin entender, recuerde mis relaciones, mi pasado, aquellos a los que dejé solos, a los que abandone, perdí, se fueron, los que no supe retener, aquellos que deje huir. Mas acá estará quien me escupa las promesas que no cumplí, las dependencias que ignoré.

Habrá el preocupado por mis filias, mis secretos, mis amores extraños, lejanos, que no conoce, que nunca ve, que nunca le puse en charola para que que los juzgara, para que corroborara que tan "convenientes" eran o no para mi.

Estarán los que más me toleran, preocupados por mi cuento de hadas, por mi reconocimiento nunca obtenido, por mis talentos desperdiciados, por los valores morales o depravados que jamás estructuré.

Por allá algún metiche gritará que jamás me ha visto en algún lío, con un corazón roto, víctima de una infidelidad.

Entonces, tomaré aire, tranquilamente diré: ¿Y qué?

¿Y qué si no me conformé con cualquiera para no estar sola? ¿Qué, si no agarre cualquier cosa para que no fueran a decir que era lesbiana? ¿Y qué si se me dio la gana elegir al mejor? ¿Y qué si nunca me caí de borracha? ¿Qué, si no me puse hasta la madre para acostarme con menos "peros" cuantas veces pudiera con el que se pusiera de modo o el novio en turno y en una de esas tener que aguantarme un hijito o una hijita para cumplir con mi ciclo biológicamente correcto?

[Conste que no fue porque no tomará alcohol hasta el hartazgo, es que mi organismo no lo procesa, no suelo embrutecerme; lo que no puedo decir de los hombres, que en mas de una ocasión me han atarantado mucho más de lo debido.]

¿Y qué si no me acosté con medio Egolandia, si no vomité para ser esquelética y socialmente aceptable o si jamás me importó un carajo la marca de la ropa que uso? ¿Qué, si soy adicta al cuerpo de un sólo hombre o si soy masajista privada o si me excitan puros casados? ¿Qué si me parece ridículo el tener que vivir para acumular cosas y más cosas como objetivo primario de vida? ¿Y qué si nunca me metí coca ni aprendí a fumar? o ¿Qué, si jamás escribiré un libro decente, ni valoro a una persona por la cantidad de idiomas que habla o la gente que conoce? ¿Qué, si soy adicta al sexo o si soy virgen a 24 meses de cumplir la edad que juré jamás tener? ¿Y qué si por muchas (o poquísimas) cosas que tenga, pienso que valgo por las cosas que hago? ¿Qué, si por perversa me gustan puros tipos de 20 o 50 y por eso me oculto de la mirada publica?
¿Y qué si soy estéril, mesiánica, corrupta, torturadora de mascotas, asaltante? ¿Y qué si sólo hago las cosas por amor?

¿Y qué si he sido feliz? ¿Cuenta? ¿Más o casi tanto como ser millonaria, actriz porno o doctorada en bioquímica molecular? ¿Cómo ser Mamá de tres hermosos hijos egolandeses?

¿Ser feliz importa en estos días? ¿A alguien?

Pues sólo porque estoy a 24 meses de cumplir la edad que jamás pensé tener sabe esto: Si yo muriera aquí, hoy, justo en este momento, me voy sin quedarme con ganas de nada. DE NADA. SIN GANAS DE NADA... NI DE VOLAR.

...

A la hora de los juicios, solo afuera, quedarán los que me amaron, así, como soy... y espero, con muchas ganas, que cuando salga... por lo menos, por lo menos, estés tu.

¿Y qué?

Luna Líquida


PD. Empecé a escribir esto, simplemente por una puerta del Lunamóvil que me acabo de echar. A mí, estas cosas siempre me valen cuando son heridas de guerra, cuando son el resultado de una carrera brutal donde me pude matar pero lo evite por un volantazo decente, o por la idiotez del otro.
El gran trauma es que me eche una puerta del Lunamóvil, sin una guerra de por medio, pasó de pronto, sin avisos, sin torretas de patrullas persiguiéndome, sin sangre, sin gritos, sin escándalo de la gente que me ve haciendo hazañas magníficas...
A 24 meses de cumplir la edad que jamás creí tener, me estoy volviendo más senil. Dios se apiade de mí.

10 comentarios:

manuel dijo...

¡No es tan grave!

Agua y ajo... y se te olvida la edad

Carlos dijo...

buen cambio, has y tienes que decirme como le hiciste para poner una imajen asi

arboltsef dijo...

24 meses???

no manches!!! WAAAAA!!!!

espera, espera...

24 meses son dos años?

ajem, :P

Luna Líquida dijo...

Arbolito:
Ajá, dos años... (¡sabes sumar!)
Y la edad que juré jamás tener es: 24.
¡Qué miedo!...
= P
_____________

Carlos:
Cuando gustes, te lo explico.
(me aclaras cuál imagen y cuenta con ello)

BerenOiSe dijo...

tendré que leer más sobre bienestar subjetivo para poder hacer un comentario decoroso en esta entrada.

® dijo...

Feliz cumpleaños, Luna.

Un abrazo.

Luna Líquida dijo...

Jajajaja.

Gracias por las felicitaciones adelantadas.

raulmario dijo...

seguramente 24 meses pasarán en tu vida y aún quiza 540 más según el promedio de vida de una mujer en éste país...(si tu los deseas, te los deseo también).
Amiga, también seguramente conocerás ganas nuevas que despertarán y mantendrán el curso de una vida...en fin.
A la hora de los juicios, al final, de hecho no importará nada...
Ah! y ser feliz importa (aunque hay quien diga que no...)

desde Playas sinaloenses
con mucho cariño de escribirte.

un remaso tu espacio amiga, saludos!

Raul Mario

Ludaloguz dijo...

Es interesante tu blog, me gustan esas frases cortas y dialogis un tanto excentrico. Te dire que tambien estoy en eso de lamentar mis edades solo que estoy a 36 meses de los fatidicos 30 y recien ahora hago un blog al que te invito, si te interesa. ¿que como di contigo? a traves de un indice de blogueratura. Chao

Ludaloguz dijo...

Bueno tu blog, oye puedo utilizar una idea de eso de lamentar las edades que tienes y Visitame en mi blog por favor.